La patronal advierte que sin vacunación no hay recuperación y «no va tan bien»

Los empresarios señalan que la inmunización es el principal indicador para la reactivación

El presidente de CEOE-Tenerife, José Carlos Francisco

El presidente de CEOE-Tenerife, José Carlos Francisco / Efe

La vacunación en Canarias no va al ritmo necesario para que la economía de las Islas pueda recuperarse. Así lo cree al menos la patronal que advierte que la campaña de inmunización en el Archipiélago está siendo más lenta de lo que hacen creer, algo que consideran de especial gravedad, ya que ahora mismo las vacunas contra la Covid-19 son la única arma y el indicador más importante para medir el pulso a la reactivación económica. El presidente de la Confederación de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife (CEOE-Tenerife), José Carlos Francisco, aseguró este jueves 6 de mayo que la campaña «no va tan bien como decimos», ya que el porcentaje de inoculaciones «está por debajo que el de la mayoría de las comunidades autónomas» y «no se dice por qué».

El responsable de la patronal tinerfeña manifestó, en una comparecencia en la comisión sobre el escenario de la Unión Europea para 2021-2027, que la vacunación es «un asunto prioritario en estos momentos», al que deben dedicarse «todos los esfuerzos posibles» y matizó que según los cálculos de la organización no se va a lograr tener al 70% de la población vacunada en junio, pero matizó que es «bastante posible» que se logre en septiembre. 

La vacunación es uno de los tres grandes asuntos que Francisco señaló que Canarias debe tener sobre la mesa para atajarlos de forma urgente. Otro es la correcta gestión de los fondos europeos de recuperación. Sin embargo, los empresarios consideran «imposible» que se cumplan los plazos para gestionar la financiación que Canarias recibirá a través del mecanismo Next Generation EU. «La regulación que tenemos, con sus tiempos y requisitos, no está pensada para que llegue esa cantidad de dinero», explicó, por lo que ve necesaria «una radical transformación» de la normativa de subvenciones y de la ley de contratos del estado, pero ni así cree que será suficiente.

Francisco reiteró que debido a la debacle económica que ha sufrido Canarias, –que perdió 9.800 millones de su Producto Interior Bruto (PIB) en 2020 y otros 1.500 millones más en el primer trimestre de este año–, ninguna cantidad que reciba el Archipiélago de los fondos europeos será suficiente para compensarlo. Recordó que tras sostener la economía, la segunda fase, una vez que se normalice la situación sanitaria, será la recuperación y la tercera será la transformación económica, que es precisamente el objetivo de los fondos europeos Next Generation, con los que Europa quiere mantener su competencia global frente a las economías de Estados Unidos y China.

Sin embargo, el presidente de CEOE-Tenerife rechazó el mantra «un poco estúpido» de la diversificación de la economía canaria. En su lugar abogó por «hacer crecer la tarta, no quitar trozos y sustituirlos por otros», de manera que «hay que mantener lo que funciona y hacer más cosas nuevas».

Francisco lamentó que al igual que la UE pierde posiciones en la escala económica mundial, Canarias las pierde a su vez dentro de las regiones europeas. En 2019 ocupaba el puesto 166 de 245 respecto a la renta per cápita, pasando de contar con el 89% de la renta media en 2008 a solo el 73% en 2019. Sin embargo, con toda probabilidad la situación será mucho peor ahora, ya que la crisis ha golpeado con mucha dureza a las Islas que perdieron solo el año pasado el 20% de su PIB.

El tercer asunto que la CEOE considera determinante para las Islas es la inmigración. Francisco aseguró que «tiene un gran impacto», por lo que Canarias y Madrid deben mirar a Bruselas «y seguir presionando para que se haga algo y la situación vuelva a ser manejable». En este sentido, abogó por reclamar para que se saque el máximo partido a los 22.000 millones presupuestados en Europa para la gestión de las fronteras y de los 51.800 millones en políticas de vecindad con África.

Otro de los retos que enfrentará Canarias en los próximos años respecto a su vinculación con la Unión Europea es la salida del Reino Unido. Francisco recordó que hasta la llegada de la pandemia este era «el gran asunto» y ha quedado relegado a un plano muy secundario. Sin embargo, bajo su punto de vista Canarias no debe perder de vista sus relaciones con esta país, que tiene que ser candidato prioritario para poner en marcha un corredor turístico seguro con el que reactivar lo antes posible la principal industria económica de las Islas.