Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ENTREVISTA

Roberto Verino: "Hay que mirarse al espejo y verse reflejado, desnudar el alma con el vestido"

"La Reina es una magnífica embajadora de la moda española, la cuida, y si no fuese por ella, fuera lo tendríamos más difícil"

Roberto Verino, este jueves en Oviedo. Fernando Rodríguez

Roberto Verino (Verín, Orense; 1945) conmemora sus primeros 40 años de carrera en la moda con una exposición fotográfica, "#estiloverino", que es una de las últimas contribuciones que su hija, Cristina Mariño, hizo a la firma. Estaba destinada a ser su heredera al frente de la empresa y el pasado verano falleció, a los 52 años. A Verino se le nota el esfuerzo que hace para mantener la compostura cuando habla de ella. Este jueves les mostró a los Reyes y a sus hijas esas imágenes seleccionadas por su hija, con sus creaciones en el cuerpo de grandes modelos o de mujeres anónimas. Para el resto de los ciudadanos, la exposición seguirá abierta hasta el 2 de noviembre en el Auditorio.

Cuarenta años en la moda, nada menos.

Más, cuarenta son con marca propia. Yo me fui a estudiar Bellas Artes a París a los 17 años, soy el tercero de siete hermanos y me parecía que lo justo era trabajar para ayudar a la economía familiar. Hice trabajos bastante convencionales, hasta que por una feliz coincidencia, una empresa de moda me contrató. La alta costura estaba pasándose al "prêt-a-porter" y había una gran demanda de gente salida de las escuelas de arte. Encontré un mundo que no conocía, que me cautivó y me hizo involucrarme. Tanto me involucré que la empresa francesa con la que trabajaba me propuso volver a España y montar una delegación desde Verín.

¿Con que elementos construyó su marca?

Siempre he intentado ofrecer a mis clientes soluciones, que sus compras fueran inversiones y no gastos, y piezas que pusieran en valor su identidad. Vestirse es una necesidad vital, se trata de mirarse al espejo y verse reflejado, desnudar el alma con el vestido, ser tú, tú de verdad. Cuando no es así vas disfrazado, llevas algo que te está denunciando: tu imagen no responde a tu realidad.

¿Ve a mucha gente disfrazada por la calle?

Sí, sí, a mucha. Mucha gente confunde estar bien con aceptar lo que imponen las modas. Esa es una tiranía de la que yo me aparto. Propongo prendas que tú lleves, no que la prenda te lleve a ti, y que las puedas utilizar de muchas maneras, en el trabajo y en ocasiones especiales, que compongan un armario emocional, como un diario personal.

Hay ropa tan barata que los jóvenes compran y tiran.

Porque es más barato que lavar. Los mismo jóvenes que nos reclamas productos ecológicos y reciclables son los que van a una tienda con 20 euros y salen con la bolsa llena. Cuando te ofrecen precios que no se justifican algo raro está pasando. La conciencia social aún no ha llegado a comprender que es preferible menos, de más calidad y usado de manera consecuente.

¿La prenda más antigua que guarda en su armario?

Tengo un chaquetón heredado de mi padre, que lo disfrutó mucho tiempo, y yo lo conservo y lo pongo de vez en cuando. Quizá tenga más de 50 años. Las prendas cuando las quieres las cuidas, y si están bien hechas perduran, por eso intento que mi estilo sea atemporal. Acabas haciendo tuyas las prendas, cada pieza tiene una historia que contar, pequeñas cosas que son las que nos hacen felices. Aprovecha el día a día y sé feliz con lo que te pones, la vida es una. No malgastes el momento, ese es el estilo Verino.

Compartir el artículo

stats