Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arico

El gobierno ariquero propone desplazar el parque eólico marino hacia el puerto

En sus alegaciones al proyecto plantea que causa afecciones socioeconómicas notables al municipio | El alcalde requiere la previa planificación y ordenación del sector eléctrico

Parque eólico en Arico. Andrés Gutiérrez

El gobierno municipal de Arico reclama el estudio de alternativas para emplazar el parque eólico marino del Sur y propone colocar los aerogeneradores directamente en el entorno directo del Puerto de Granadilla. En las alegaciones presentadas asegura que la actividad que se pretende instalar genera importantes afecciones socioeconómicas al municipio, teniendo en cuenta su emplazamiento frente a la costa ariquera.

Parque Eólico Marino Granadilla, SL solicitó la ocupación de 619.750 metros cuadrados de lámina de agua, 5.300 metros cuadrados de lecho marino y 1.375 metros cuadrados de subsuelo para ser destinados a la instalación de un parque eólico marino en el Puerto de Granadilla de 50 megavatios, frente a las localidades ariqueras de Las Maretas y Tajao. Es el primer gran proyecto de parque eólico off shore que se presenta en la provincia de Santa Cruz de Tenerife cuya concesión administrativa otorga la Autoridad Portuaria.

El alcalde ariquero, Sebastián Martín, presentó alegaciones en las que hace constar que la propuesta «afecta negativamente a la calidad de vida de las poblaciones de la costa» y recuerda «el consenso social e institucional de preservar toda la franja del litoral de la instalación de parques eólicos y fotovoltaicos para la protección del paisaje y el medio natural, así como favorecer el desarrollo sostenible en este territorio municipal». Incide en requerir la previa planificación y ordenación del sector eléctrico y un plan territorial especial que «regule la implantación de cualquier infraestructura de producción, transformación y distribución energética, con especial referencia a parques eólicos, fotovoltaicas y termosolares».

La pesca.

El proyecto de parque eólico marino del Sur «afecta directa e indirectamente al desarrollo de una actividad económica preexistente en la zona». Su construcción «entraría en conflicto con este sector económico primario, declarado de carácter estratégico», porque condicionaría, limitaría e impediría «la actividad pesquera que tradicionalmente se ejerce en la zona, además de afectar a los fondos marinos sustento de dicha actividad». La cercanía a la costa y el ruido ambiental «afectaría directamente a los núcleos de población más próximos, así como a la vida silvestre marina».

Sebadales.

En el anteproyecto de parque eólico marino se alude a que en la zona hay existe una comunidad de sebadales «muy bien conservada y considerada como vulnerable en el Catálogo Español de Especies Amenazadas y como de interés para los ecosistemas canarios en el Catálogo Canario de Especies Protegidas».

La ejecución de este proyecto generaría «ruidos ambientales y un importante impacto paisajístico sobre la cuenca visual marina de Arico», sobre todo a Las Maretas, La Caleta, Las Arenas, Tajao, La Jaca, La Listada, Abades, el Porís y Las Eras. Al tiempo, reduciría la actividad de la restauración, del turismo rural y el alquiler vacacional «al devaluar el destino por la pérdida de valor ambiental».

Sin alternativa.

«No consta en la documentación un análisis de alternativas con localización en otros lugares de la Isla de menor afección a la población, mayor proximidad a los puntos de consumo y con igual o mayor potencial eólico marino», señala el Ayuntamiento de Arico en sus alegaciones. De hecho, el gobierno municipal considera como alternativa para instalar el parque eólico marino el mismo Puerto de Granadilla. Emplea como argumento que «tendría una menor afección a la población residente, ya que se trata de suelo industrial», señala en sus alegaciones

La Dirección General de Salud

En consonancia con las asociaciones de vecinos y los pescadores, el alcalde de Arico, Sebastián Martín, pide a la Dirección General de Salud del Gobierno de Canarias –que ha advertido del impacto que pude ocasionar el parque eólico marino de Gran Canaria (situado a mucha más distancia de la costa que el que propone la concesión la Autoridad Portuaria para el frente de la costa del municipio)–, «que se manifieste de igual manera con el proyecto de Arico». El concejal de Medio Ambiente, Andrés Martínez, mostró su apoyo «a los colectivos que más directamente se verían afectados» y reiteró que Arico «está a favor del uso de las energías renovables, pero no cómo se está llevando a cabo, sin consenso con nuestro municipio». La concejala del Sector Primario, Davinia García, indicó que estas alegaciones «se han elaborado con la ayuda de todas las asociaciones del municipio, sobre todo con las más afectadas.

Compartir el artículo

stats