Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigadores hallan ocho cuevas de difícil acceso con restos guanches en Tenerife

La mayoría se encuentra en buen estado de conservación y se les daba un uso sepulcral

Los investigadores Nuria Álvarez y Eduardo Díaz escalan en busca de cuevas con restos guanches. E. D.

Un equipo de investigación dirigido por la arqueóloga Nuria Álvarez y el espeleólogo Eduardo Díaz han encontrado ocho cuevas de muy difícil acceso con restos guanches en Tenerife. Se encuentran en lugares tan remotos de los municipios de La Laguna, El Rosario y Los Realejos que el equipo ha tenido que hacer escalada para localizarlos. La mayoría de estas cavidades, hallados en los altos de montañas, los usaban los primeros pobladores de la Isla para dejar restos de fallecidos.

Los hallazgos se han realizado gracias a un proyecto de prospecciones arqueológicas en las llamadas cuevas colgadas de La Palma y Tenerife, bajo la coordinación de la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias. Es un proyecto pionero en Canarias que pretende encontrar, estudiar e inventariar aquellas cuevas que conservan elementos arqueológicos relativamente intactos y sin expoliar de la época aborigen. De hecho, con este proyecto, iniciado en 2017 en La Palma, se localizaron las primeras pinturas rupestres de la Isla Bonita, en concreto en la Cueva Tiznada, en El Paso.

Los buenos resultados de las investigaciones arqueológicas en La Palma llevaron al grupo a profundizar en las prospecciones en Tenerife. Además, al igual que en la isla palmera, en Tenerife hay una gran cantidad de cavidades en lugares remotos y de difícil acceso, que se han salvado por ello del expolio. La aparición de este tipo de yacimientos en buen estado de conservación es clave para mejorar los conocimientos sobre las primeras poblaciones de las Islas. Facilita la interpretación de las formas de vida de los antiguos canarios con rigor científico, tal y como aclara la arqueóloga Nuria Álvarez. «Va a ser muy importante para entender mejor cómo vivieron y murieron los integrantes de estas poblaciones», matizó.

Con el desarrollo de las prospecciones superficiales se inician nuevas líneas de investigación en la arqueología canaria relacionadas con las pautas de ocupación, el uso de de las cuevas y los accesos que empleaba la población prehispánica para llegar a estas cavidades, localizadas en barrancos, acantilados o riscos. Nona Perera, directora general de Patrimonio Cultural, explica que «el estudio de las cuevas colgadas se ha ampliado a Tenerife para tener elementos comparativos», pero también con el objetivo de «obtener todo el compendio y el potencial de la arqueología canaria en esta área para poder planificar de forma más optima medidas de corrección, de peligro, de erosión, en función de la cavidad».

Los trabajos en Tenerife se encuentran en «una fase preliminar», aclara Nuria Álvarez, «pero cuando hayamos prospectado un número significativo de cuevas podremos ver esa similitud o no en las cavidades de las distintas islas». Las cuevas a las que han entrado hasta el momento tienen mayoritariamente un uso funerario, pero en las próximas campañas se espera visitar nuevos municipios que puedan albergar otro tipo de yacimientos. En primer lugar, se realizó un listado de las principales cavidades susceptibles a ser estudiadas a través de las referencias tanto escritas como oral, ya que las fuentes etnohistóricas determinan que los guanches utilizaban las cuevas con una finalidad habitacional y funeraria.

Sin embargo, desde el punto de vista arqueológico, poco se sabe de los usos de las cuevas de difícil acceso situadas en barrancos, en paredes de acantilados o en riscos aunque existen trabajos previos en los que se especifica la complejidad de entrar a ciertos yacimientos por su ubicación y orografía. Ahora bien, por recomendación de diferentes instituciones de Tenerife, se eligieron aquellas zonas o cavidades que consideraban su investigación prioritaria por distintos motivos. A petición del Ayuntamiento de La Laguna, se realizaron prospecciones en el entorno del Becerril con la intención de encontrar la famosa necrópolis excavada por Luis Diego Cuscoy. Al respecto, el equipo multidisciplinar localizó cinco cavidades sepulcrales en este entorno que serán estudiadas en profundidad próximamente. Esta primera fase ha concluido con resultados «muy positivos», según la directora de Patrimonio, porque la mayoría de las cavidades visitadas estaban «en perfectas condiciones y presentaban restos arqueológicos en superficie». En este sentido, los resultados obtenidos en Tenerife «demuestran la importancia de este tipo de proyectos para tener una visión global del uso de las cavidades colgadas por parte de la población aborigen de Canarias».

Compartir el artículo

stats