Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Granadilla de Abona

Más de 400 alumnos del colegio Juan García Pérez, sin comedor

La causa es la merma de personal como consecuencia de la pandemia | Educación pretende restablecer el servicio hoy

Colegio Juan García Pérez, en San Isidro (Granadilla de Abona).

El Centro de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Juan García Pérez suspendió las últimas dos jornadas del servicio de comedor escolar «debido a la ausencia de gran parte del personal auxiliar», según el comunicado oficial del propio recinto académico. Dichos trabajadores se han visto afectados por bajas laborales a causa de los efectos de la pandemia. La reincorporarán de «varias auxiliares de comedor» durante el día hoy permitirá restablecer el servicio, según informó el equipo directivo a las familias.

Aunque la suspensión provisional del comedor no afectó al alumnado con cuota cero, «el que se considera como el más desfavorecido», que sí dispuso de comida en el centro, la medida alcanzó a unos 400 estudiantes de este colegio situado en San Isidro (Granadilla de Abona). El Sindicato de Inquilinas de Tenerife (SIT) critica que se haya llegado a esta situación por la falta de previsión y diligencia a la hora de sustituir al personal para garantizar la prestación del servicio.

«El cierre del comedor de un colegio público significa la desaparición de la comida esencial para muchos niños y niñas», sostiene el SIT. El caso del Juan García Pérez no es una excepción ya que «se trata de uno de los centros escolares más masificados». Cuenta con casi un millar de alumnos con edades comprendidas entre los 3 y los 12 años, sostiene el sindicato. De hecho, lo es en Granadilla de Abona.

El Juan García Pérez «es un centro masificado y con carencias de infraestructuras, necesitado de espacios para desdobles, por ejemplo». Entre esas deficiencias se menciona el uso como aula de «la pequeña biblioteca» del colegio, mientras que la dedicada a Música se emplea para impartir otras materias. «Es un centro de los llamados de línea 4», por lo que debe contar con cuatro grupos por curso, «pero hay algunos con cinco grupos», expone el sindicato.

Para el comedor escolar está especificado que debe disponer de ocho auxiliares de comedor (uno volante, de los que sustituye a personal de los comedores de la zona), un cocinero y un segundo también volante, así como tres ayudantes de cocina. El servicio atiende al alumnado beneficiario en dos turnos, debido a la alta inscripción que registra.

Desayunos

En el caso del CEIP Juan García Pérez, la Consejería de Educación aplica el Programa de Desayunos Escolares dirigida al alumnado «en situación económica crítica», por el que se atiende a este grupo de estudiantes antes de la entrada al centro «en un bar cercano», según destaca el sindicato.

La propia Consejería de Educación confirmó ayer que trabajaba para restablecer el servicio de comedor durante la jornada de hoy, objetivo que parece alcanzado, según señalan algunos padres y madres. En cualquier caso, coinciden con el SIT en manifestar su preocupación «porque esta situación se pueda repetir».

El Sindicato de Inquilinas de Tenerife recuerda que San Isidro es una localidad «que se ha ido empobreciendo» a raíz de la crisis del año 2008 y de la pandemia. «El paro, la precariedad laboral, la temporalidad de los contratos de trabajo, las colas del hambre y otros problemas parecen cebarse en este barrio». Entre los problemas socioeconómicos destaca «la falta de vivienda, siendo San Isidro uno de los barrios de Tenerife donde existen más ocupaciones de viviendas de grandes tenedores (bancos, fondos buitres, grandes inmobiliarias), pero también unos de los barrios donde más desahucios han tenido lugar».

Compartir el artículo

stats