Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

patrimonio | Una publicación para conocer mejor la ciudad

De la Cruz de Piedra a Ángel Guimerá

El libro ‘Lo que los ojos no ven en las calles y plazas de La Laguna’, de Domingo Medina, realiza un recorrido didáctico por las calles laguneras y las figuras que les dan nombre

Tramo empedrado de la calle La Carrera, en el casco histórico de La Laguna, iluminada estas navidades | | ANDRÉS GUTIÉRREZ

La calle Bencomo tuvo diferentes denominaciones a través del tiempo. «El de Las Piteras fue por la gran cantidad de plantas que había de esta especie. Pero el nombre antiguo, hasta denominarse Bencomo, fue el de calle El Tambor, porque las bodegas que tenía el corsario Amaro Pargo en la misma, contiguas a la casa de José de la Santa y Ariza, que es el actual número cinco de la calle del Agua, y hace esquina con la de El Tambor (Bencomo), estuvieron en las tres viviendas que construyó en los solares que compró al teniente coronel Bartolomé Benítez de Aponte y su mujer, María Rita de Lugo, el 16 de abril de 1728». La anterior es solo una de las historias del ayer del callejero local que recoge Lo que los ojos no ven en las calles y plazas de La Laguna, una obra presentada este lunes y en la que su autor, el expolítico Domingo Medina, recorre medio centenar de enclaves de la ciudad en un tono entre histórico y didáctico.

Domingo Medina presentó la obra en el Cicop acompañado por el alcalde, Luis Yeray Gutiérrez, destacados miembros del PSOE, amigos y su nieta. | carsten w. lauritsen

La Cruz de Piedra es el punto de partida de un libro, editado por la Fundación Cicop, que ofrece en sus 200 páginas un itinerario que llevará por la avenida Leonardo Torriani, la plaza de San Cristóbal, la calle Santo Domingo… Continúa por el Cristo y el antiguo convento franciscano, la zona verde de La Vega, el entorno de La Concepción…, y concluye en las más modernas avenida de La Trinidad, calle Heraclio Sánchez y avenida Ángel Guimerá. Medina no deja atrás su barrio de San Juan, en el que nació, y sus calles Baltasar Núñez, El Peso, Ciprés y San Juan. Precisamente, los ingresos que se obtengan mediante la venta del libro está previsto que se destinen a Cáritas Diocesana y ayudar al citado enclave.

El presidente del Cicop, Miguel Ángel Fernández Matrán, que ejerció de maestro de ceremonias, destacó la «percepción visual» que ofrece la publicación y el papel que en ella tiene «la gente». La fotografía de portada es de Maricruz del Castillo, que también es autora de imágenes interiores, mientras que otras son de Fotos Rochera. Domingo Medina explicó en su intervención las características de un trabajo que germinó, detalla en la introducción, «al ver las rutas guiadas de estudiantes o extranjeros conociendo la ciudad». Observó ahí que muchos desconocían «quién da nombre a nuestra calles y menos aún de dónde vienen sus antiguos nombres, como pueden ser las calles El Tambor o El Jardín». Y prosigue: «En ese mismo momento me vino al pensamiento el título del libro que me propuse escribir: Lo que los ojos no ven, sencillamente porque detrás de cada placa de las calles, plazas, casas y edificios nobles de nuestra ciudad hay interesantes datos históricos y populares dormidos en libros, documentos en archivos, en mi memoria y en lo que nos han transmitido nuestros antepasados».

«El objetivo que pretendo con este libro es el de colaborar aportando datos históricos y vivencias, donde el lector pueda conocer la vida, anécdotas e historias de quien da nombre a las calles y plazas laguneras, que caracterizan esta singular e histórica ciudad». Esa es la declaración de intenciones que Medina formula al inicio del libro. «La historia de la Cruz de Piedra se remonta a la sesión celebrada por el Cabildo el 13 de septiembre de 1560 (...)», arranca el capítulo destinado a este símbolo ubicado en la parte baja de la ciudad. En los apartados centrados en vías o plazas dedicadas a personas –que son mayoría– añade Medina un despiece bajo el encabezado ¿Quién fue...?, para pasar a relatar la vida y obra de personajes como Leonardo Torriani, el obispo Ruiz Cabal, Nava y Grimón o el deán Palahí, entre otros.

Anchieta o El Jardín

Domingo Medina destacó ayer la figura de san José de Anchieta, el primer santo lagunero y segundo de Canarias. La calle Anchieta tiene su protagonismo en la obra: «También a esta calle se le conoce como El Jardín, uno de sus antiguos nombres, porque durante mucho tiempo en un amplio espacio entre esta vía y la de Tabares de Cala (Los Álamos), el VI marqués de Villanueva del Prado, don Alonso de Nava y Grimón, su propietario, convirtió esta huerta en un hermoso jardín de estilo francés, donde se celebraban veladas, actuaciones musicales y las tertulias literarias de Nava, así como reuniones de la Junta Suprema de Canarias», expone.

«Creo humildemente que este trabajo puede ser un buen documento, útil para aquellas personas que nos visitan y tienen interés en conocer nuestra historia, incluso para aquellos que viven en ella, la de la primera ciudad de Tenerife», sostiene. El proyecto recibió el elogio durante su presentación del presidente del Parlamento de Canarias, Gustavo Matos, así como del alcalde La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez. «Nuestras calles tienen una historia que contar. Domingo Medina ha escrito un libro valiosísimo, en el que nos invita a mirar La Laguna con los ojos de su historia y su memoria a través de los personajes ilustres que hoy dan nombre al callejero de la ciudad. Un libro que todos los laguneros deberíamos conocer. Enhorabuena a su autor por este magnífico trabajo y a la Fundación Cicop, que ha hecho posible esta publicación, presentada en el día de hoy», expresó posteriormente el regidor lagunero en las redes sobre esta obra.

Compartir el artículo

stats