Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Biodiversidad | Salvar a las crías de las pardelas

El mes de las pardelas

La campaña de protección de estas aves empieza hoy con dos factores adversos: la contaminación lumínica y los depredadores

Un ejemplar de pardela El Día

Las pardelas cenicientas necesitan protección. El Cabildo la fomenta cuando llega su mes, el de la reproducción, entre noviembre y diciembre. Con dos factores en contra: el exceso de luz, que las hace tropezar y caer, y los gatos. Domésticos o asilvestrados son felinos y se comen los pollos, una presa fácil. 

El Cabildo, a través del área de Gestión Natural y Seguridad, inicia hoy la campaña de protección de pollos de pardela. Hasta el próximo 15 de noviembre se prevé que los juveniles de esta especie propia de la Isla levanten el vuelo en su camino hacia el océano. Cada año entre 2.000 y 2.500 ejemplares caen desorientados por la contaminación lumínica y otros factores. Entonces son presa fácil de los felinos, tanto gatos domésticos como asilvestrados, los llamados cimarrones.

Foto de grupo de parte del equipo de trabajadores y voluntarios que forman parte de la campaña de este año. El Día

La coordinación técnica del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Tahonilla ha sido clave para poner en marcha la campaña de protección y ayuda a la Calonectris borealis, que en los meses de octubre y noviembre emprende su primer vuelo hacia el mar, donde permanece unos cuatro años. El mensaje recalca la colaboración ciudadana a la hora de identificar y notificar la caída de pollos, así como la disminución de luces en las zonas del litoral.

José Alberto Delgado es biólogo del Cabildo y trabaja en La Tahonilla. Recuerda que «hace veinte años empezamos con estas campañas y ha habido una evolución positiva en la concienciación, pero queda mucho por hacer y trabajar». Valora: «Ahora es un periodo clave por las fases lunares». Y recalca: «Le hacen mucho daño a las crías las luces de un campo de fútbol o de una instalación hotelera». Señala que «estas han colaborado y el año pasado las apagaban por la noche».

«Ciego como una pardela»

Este dicho canario se suele repetir en noches de fiesta. José Luis, después de reírse, reconoce que lo ha oído muchas veces pero que no sabe de donde viene. Porque «la pardela, como todas las aves, ve muy bien». Cree que tiene que ver con los tropiezos que da cuando se encuentra con barreras de luz que frenen su vuelo. Sobre todo las más jóvenes no pueden seguir y caen al suelo. Entonces, asegura Delgado «sobre todo los pollos, no pueden retomar el vuelo».

El proceso determina que «si las aves necesitan asistencia sanitaria van a La Tahonilla o sino hay que liberarla al día siguiente ». Delgado señala que nos suelen avisar a través de una llamada y acudimos. Resulta habitual sobre todo en el Sur de la Isla y en municipios del Norte como el Puerto de la Cruz. Destaca la tarea de voluntarios y personal del Cabildo «siempre atentos». E insiste en que «el 99% de ejemplares remontan vuelo».

El biólogo desvela: «El principal enemigo es el gato, doméstico o asilvestrado, como el gran depredador de los pollos de pardelas». Desvela que «por fortuna cada vez hay menos gatos cimarrones –los asilvestrados–, que en las zonas naturales hacen mucho daño. De ahí que sea necesario retirarlos del medio natural». Por eso, sentencia: «Hay que actuar con rapidez» . Y subraya: «Las pardelas remonten el vuelo en acantilados o lugares escarpados» . De ahí las imágenes frecuentes de las sueltas.

  • LAS CIFRAS

    15 Noviembre

    Fecha en la que culmina la campaña que se inicia hoy para proteger a los pollos de pardelas. Ya son veinte años de la concienciación que «ha ido cada vez a mas, aunque queda camino»

    2.500 Ejemplares

    La cifra aproximada de las crías de pardela que caen al suelo por la contaminación lumínica y otros factores. Están desorientadas y si no se las rescata son presa de los felinos.

    99% Media del retorno

    Sólo el 1% de los ejemplares rescatados tiene que ser trasladado al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Tahonilla. Esta inmensa mayoría remonta el vuelo al soltarlas.

La pardela cenicienta es habitual en todas las islas, goza de buena salud, sus poblaciones son amplias y su adaptación mejora, Sin embargo sufre este problema grave relacionado con su hábitat y la urbanización sistémica del litoral.

Cuando emprenden su primer vuelo, siempre en horas de oscuridad y guiadas por las estrellas, confunden la iluminación de calles, edificios o empresas y choquen por accidente. Entonces caen al suelo desde donde no pueden volver a emprender el vuelo.

«Las campañas de recogidas de pollos de pardela cenicienta recuperan cada año entre 2.000 y 2.500 ejemplares, la mayoría ayudados a remontar el vuelo», indica la consejera Isabel García, quien añade que «la organización de esta campaña corre a cargo del Centro de La Tahonilla y se realiza de manera coordinada con las administraciones municipales, policías locales, la Oficina Insular del Voluntariado, y otras asociaciones». La consejera mantuvo la semana pasada una reunión de coordinación con el personal de La Tahonilla, encargado de la coordinación de la campaña, a la que asistieron también representantes municipales, de Protección Civil, y miembros de asociaciones conservacionistas, además de biólogos y ornitólogos.

Los esfuerzos se van a centrar en los próximos días en coordinar los rescates, localizar los ejemplares, recogerlos, evaluar su estado de salud y liberarlos para que lleguen a su destino final. Al mismo tiempo se insiste en las medidas que la ciudadanía pueda adoptar para minorar los accidentes y permitir así menos intervención de los rescatadores. Por ejemplo, al disminuir la intensidad o apagar las luces potentes en los exteriores de las viviendas, edificios y empresas. Además de avisar al 900282228, o al propio teléfono del centro, el 922 44 57 77 para alertar de los pollos que se encuentren en el suelo.

En este sentido, se recomienda tomar las debidas precauciones antes de intentar coger un ejemplar caído, habida cuenta de su poderoso pico y el daño que puede ocasionar. De ahí, la necesidad del uso de guantes o el empleo de una toalla. Además de colocarlo en una caja ventilada y un lugar fresco, llevarlo hasta la policía local o llamar a los teléfonos indicados.

Aarón Gómez se suma

El cómico tinerfeño Aarón Gómez se suma a la campaña de protección de la pardela cenicienta que el Cabildo ha puesto en marcha para proteger a los juveniles que cada año, durante octubre y noviembre levantan vuelo rumbo al océano. El humorista ha tomado parte en el rodaje de un vídeo que ya circula en las redes sociales con la participación de Seo Birdlife. «La colaboración de Aarón ayudará a difundir un mensaje de concienciación de la protección de especies propias como la pardela cenicienta», indica la consejera del área Isabel García. Señala que «a través de su humor, tan característico, intentaremos llegar a la población para que conozcan los hábitos de la pardela y cómo se enfrenta a su primer vuelo así como los peligros a los que se enfrenta». Gómez. por su parte, subraya como mensaje: «He participado con todo el cariño hacia una especie muy característica de las noches de la costa de nuestras Islas». Subraya que «es importante saber identificar la biodiversidad que nos rodea y trabajar para protegerla». |

Compartir el artículo

stats