Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un avión aborta el despegue para evitar impactar con otro en Tenerife Norte

El comandante del aparato de Iberia comunicó a los pasajeros que de no haber anulado la maniobra habrían chocado en el aire | Tras enfriar frenos y repostar, reanudó el vuelo

Imagen de archivo de un avión de Iberia en la pista del aeropuerto de Los Rodeos. | | E.D.

Los pasajeros que se dirigían ayer sábado por la tarde en un vuelo de la compañía Iberia desde el aeropuerto de Tenerife Norte con destino Madrid han vivido momentos de verdadera tensión y nerviosismo, cuando al poco de haberse iniciado la maniobra de despegue, el avión frenaba en seco para de esta manera evitar la colisión contra otra aeronave que iba a aterrizar en la misma pista.

El incidente, según comentaba ayer un controlador a este periódico, es uno de los peores que se han vivido tras el grave accidente aéreo de la historia de España, cuando aquel infausto 27 de marzo de 1977 un Boeing 747 de la compañía holandesa KLM y otro 747 de la compañía norteamericana Pan Am impactaron, dejando sobre el aeródromo tinerfeño el trágico saldo de 583 cadáveres.

Según informó COPE Canarias en su página web, los hechos tuvieron lugar en torno a las 14:30 hora local, cuando el vuelo Iberia 23937 había comenzado la operación de despegue y, a pocos segundos de levantarse del suelo, el piloto tuvo que abortar la maniobra y frenar en seco.

Tal y como manifestaba uno de los pasajeros, una vez que el avión se detuvo fue el comandante quien informó al pasaje, a través de la megafonía, que se había visto obligado a tomar esta decisión porque «al mismo tiempo, otro avión estaba iniciando la aproximación para el aterrizaje en la misma pista», y señalando que de haber despegado «habríamos chocado los dos aviones en el aire».

El vuelo que se habría cruzado en su camino era el que llevaba como referencia el código UX9118, un aparato de la compañía Air Europa, procedente de Madrid y con destino en Los Rodeos, que por causas que se desconocen tuvo que frustrar el primer intento de aterrizaje y volver a realizarlo 20 minutos después de lo previsto.

Fuentes de Aena indicaban ayer que la tripulación del avión que emprendía la maniobra de aterrizaje consideró que no contaría con tiempo suficiente para sincronizar ambas acciones y, en consecuencia, optó por demorar su maniobra, emprendiendo un rodeo para de esta forma ganar tiempo. A su vez, el piloto del avión de Iberia recibió indicaciones para que frustrara el despegue. La aeronave salió de pista y, tras las comprobaciones pertinentes, acabó despegando con destino a Madrid, desde procedía el avión que se vio implicado en esta situación.

«La azafata estaba pálida»

«La azafata que se encontraba al lado mío se quedó completamente pálida y la verdad es que todos estábamos muy nerviosos, porque ha sido un susto grande”, relataba un pasajero del avión de Iberia, que decidió apearse del avión y suspender su viaje a Madrid.

No es la primera vez que se dan este tipo de situaciones de alarma en el aeródromo ubicado en suelo lagunero. En el mes de diciembre del año 2013, con un fuerte temporal de lluvia y viento azotando el Archipiélago, un aparato que cubría el trayecto entre las islas de Gran Canaria y Tenerife se salió de la pista cuando estaba realizando la maniobra de aterrizaje sin que afortunadamente el pasaje sufriera daño alguno. La compañía precisó que el aparato se había salido de la pista «debido a un exceso de agua», pero que no tenía daños de consideración.

Un diciembre de 2013

En aquel avión viajaban 51 pasajeros y 4 tripulantes. En un principio ninguno de ellos pareció haber sufrido heridas, hasta el punto de que todos pudieron desembarcar del aparato por sus propios medios. No obstante, con posterioridad al accidente se informó de que, como consecuencia de la maniobra de urgencia, una persona había padecido un leve esguince de tobillo.

Este incidente obligó a mantener cerrada temporalmente la pista del aeropuerto de Los Rodeos, por espacio de unas dos horas, en una jornada en la que hasta una veintena de vuelos interinsulares tuvieron que ser cancelados como consecuencia del temporal de lluvia y viento que aquel miércoles de hace casi ocho años estaba afectando al archipiélago.

Comunicado de la compañía

Iberia señala en un comunicado que el vuelo I23937 tuvo que abortar el despegue cuando estaba en la pista «por orden de la torre de control». La compañía precisa que «en todo momento se han cumplido los procedimientos de seguridad y se han seguido las indicaciones de los controladores que, ante el aterrizaje de otro avión, han solicitado abortar el despegue». Destacan que se trata de una maniobra habitual, «para la que las tripulaciones están preparadas», y que tanto esta como otras «se entrenan en simuladores». Constatan que, siguiendo con los procedimientos de seguridad requeridos, «la tripulación ha actuado adecuadamente y en ningún momento la seguridad se ha visto comprometida». Una vez abortado el despegue, el avión volvió al parking para repostar, dejar que los frenos se enfriaran tras la maniobra, realizar la revisión de seguridad y operar de nuevo con normalidad el vuelo programado, despegando finalmente a las 15:24 hora local. | E.D.

Compartir el artículo

stats