Día del Periodista 50% DTO. eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galardones

El Reconquista recupera la normalidad como antesala de la ceremonia de los Premios Princesa de Asturias

La Familia Real al completo ha recibido a todos los galardonados en el salón Covadonga del hotel

La Familiar Real en los Princesa de Asturias. EFE

Lleno total. No hay una expresión mejor para definir la recepción del hotel de la Reconquista, en Oviedo, que durante este viernes por la mañana se ha engalanado para recibir a sus Majestades, los Reyes de España, y a sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía. Las recepciones con los galardonados, los mejores expedientes de la Universidad de Oviedo y los premiados con las Medallas de Asturias sirven de antesala a la ceremonia de los Premios Princesa de Asturias, que tiene lugar esta tarde en el teatro Campoamor.

Su majestad, el rey Don Felipe VI, entró en el salón de actos con un semblante sonriente, como suele hacer, y con su majestad, la Reina Letizia, a su lado. Ella, con un elegante vestido blanco que dejó las bocas abiertas a todo aquel que levantó sus ojos. Detrás, la protagonista del día. La Princesa Leonor entraba a la sala junto a su hermana, la Infanta Sofía.

La Familia Real al completo ha recibido a todos los galardonados con el premio Princesa de Asturias en el salón Covadonga del edificio declarado Bien de Interés Cultural desde 1973. En la sala, Carmen Linares y María Pagés (Artes), Eduardo Matos (Ciencias Sociales), Adam Michnik (Comunicación y Humanidades), Shigeru Ban (Concordia), Ellen McArthur (Cooperación Internacional), el Equipo Olímpico de refugiados (Deportes), Geoffrey Hinton, Yann Lecun, Yoshua Bengio y Demis Hassabis (Investigación científica y técnica); y Juan Mayorga (Letras). Todos los premiados saludaron uno por uno a los miembros de la Casa Real, haciendo especial hincapié en la princesa Leonor, anfitriona de estos galardones.

Previo a las recepciones de los premiados, sus majestades han pedido consejo a los mejores expedientes de la Universidad de Oviedo para "el futuro de sus hijas" durante la gala de entrega de premios de Fin de Carrera de la Universidad de Oviedo"Yo les he recomendado que disfruten y que se esfuercen", declaraba David Morales a La Nueva España, del grupo Prensa Ibérica. También pudieron hablar de la situación actual de los jóvenes y de las perspectivas de futuro.

Tras este breve, aunque intenso encuentro, la Familia Real acudió rauda a la celebración y el reparto de las Medallas de Asturias 2022, donde los galardonados con este honor fueron la Fundación Banco de Alimentos de Asturias; Comunidad de Monjas del Monasterio de San Pelayo; Alfredo Martínez Serrano, embajador de España en Canadá; Raúl Entrerríos, jugador de balonmano; e Isaura Souza Ordiales, quesera artesanal.

En el encuentro, uno de los temas que se trató con mayor interés fue el de potenciar los productos gastronómicos asturianos. Los Reyes y sus hijas se declararon "amantes del queso asturiano" y aseguraron a la quesera Isaura Souza que "siempre compran queso asturiano en Madrid.

"Hemos disfrutado un momento muy agradable con sus majestades. Otro momento para recordar al margen de mi carrera deportiva. La vida te regala estos momentos inolvidable", ha apuntado el jugador de balonmano gijonés Raúl Entrerríos al salir de la gala, coincidiendo con la entrada al edificio histórico de la Reina Emérita, acompañada por la presidenta del Congreso, Meritxel Batet. Doña Sofía acudió "con mucha ilusión" como cada año a esta cita que nunca se ha querido perder, aunque ha llegado algo tarde a las recepciones.

Pero el día comenzó unas horas antes de las ceremonias oficiales. Apenas transcurridos unos minutos desde la apertura de las puertas de este edificio histórico de la capital de Oviedo, en el que se llevan celebrando las antesalas de los premios desde su inicio, entraron las primeras personalidades. El primero en desfilar por la ya tradicional alfombra roja del Reconquista fue Ignacio Villaverde, rector de la Universidad de Oviedo. Muy tranquilo, llegó a sus segundos premios como rector "encantado de ver por fin las sonrisas de la gente (son los primeros premios que se celebran sin el uso de la mascarilla obligatoria desde que empezara la pandemia por el covid). Respecto a los premiados, no se decantó; aunque no pudo, o no supo, ocultar su especial cariño por Ellen McArthur, premio Princesa de Asturias a la Cooperación Internacional.

"Esperemos ver en el futuro, y estoy muy seguro de que así será, un premiado que se haya formado dentro de las paredes de nuestra querida Universidad", rezó Villaverde, que seguía caminando hacia la parte posterior del salón para que el presidente del Principado, Adrián Barbón, pudiera responder a los medios de comunicación: "Hoy es el día en el que Asturias se abre al mundo. Nuestra región es un refugio climático y un refugio político, aquí hay estabilidad y somos una tierra llena de oportunidades. Estamos en plena negociación presupuestaria es importante que Asturias tenga presupuestos y que se aprueben los presupuestos generales del Estado", declaró el lavianés, que asiste a la gala por tercera vez como Presidente de la región, y quien casi tiene que subir corriendo las escaleras ya que un eclipsante Eldric Sella, premio Princesa de Asturias de los Deportes, entraba en la recepción con los puños cerrados (como buen boxeador) y con una sonrisa de oreja a oreja: "Es un regalo estar aquí porque significa que lo que hacemos tiene un impacto", aseguró.

A su lado, Masomah Ali Zada, ciclista afgana y refugiada premio Princesa de Asturias de los Deportes, quien con una tímida sonrisa y mediante traductor, pronunció unas palabras que no dejaron indiferente a ninguno de los allí presentes: "No me gustaría representar a Afganistán en unos juegos olímpicos (su país natal). Con el equipo de los refugiados tengo la oportunidad de representar a todo el mundo, no solo a un país", aseveró la ciclista, que casi pudo saludar desde abajo a la Familia Real, que hacía su entrada por los balcones superiores del salón para presidir la entrega de premios "Fin de Carrera" de la Universidad de Oviedo, un acto que ha abierto la agenda de la Familia Real para este viernes tan ilusionante, como intenso, que finalizará con la ceremonia de entrega de los premios Princesa de Asturias en el teatro Campoamor.

Compartir el artículo

stats