Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Violencias

1.500 docentes se forman para detectar abusos en menores

La Dirección General de Protección a la Infancia y la Familia pone en marcha el programa ‘Clave-A’ este curso escolar en Canarias

Imagen de archivo de alumnos en un aula sin relación con la noticia | | FREEPIK.ES

1.500 docentes se forman para detectar abusos en menores . El curso escolar que arrancó hace cerca de un mes contará por primera vez con docentes formados para detectar y prevenir casos de abusos sexuales y violencia en los menores gracias a la puesta en marcha del programa Clave-A, que desarrolla la Dirección General de Protección a la Infancia y la Familia del Gobierno de Canarias. Hasta el momento 1.500 docentes han pasado por esta formación que arrancó el pasado 1 de junio, según confirmaron desde la Consejería de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud.

El curso, de 60 horas de duración, está dirigido a profesionales y personal técnico que trabaja en el área de infancia con el fin de formarlos en el funcionamiento de los protocolos de actuación existentes ante indicios de abuso sexual infantil y cualquier otra forma de violencia. 

Uno de los objetivos de esta formación es dotar a los docentes, que tienen varias horas al día a lo menores a su cargo, con los conocimientos necesarios en términos legislativos a la protección de la infancia y adolescencia, planes de sensibilización, prevención, detección y protocolos de actuación frente al abuso sexual y violencia infantil. Una prevención activa que busca detectar los posibles casos para ponerlos en conocimiento de la justicia.

Contenidos

Entre las materas que tratan en la formación se incluye conocimientos sobre el marco legislativo en lo referente a la protección de la infancia y la adolescencia, la dotación de conocimientos y herramientas metodológicas que permitan detectar posibles casos de abuso sexual en menores y la adquisición de técnicas básicas para una realizar una entrevista en situaciones de sospecha de un posible abuso sexual junto con el conocimiento de los protocolos existentes de implantación e implementación que exige la normativa. Fomentar espacios de protección y seguridad contra el abuso sexual infantil y reconocer la sintomatología asociada al abuso sexual infantil para su detección. A todo esto se suma una Guía de Claves de Ayuda para pedir auxilio ante un abuso a menores y adolescentes: aprender el significado y su utilización ante la revelación. Formar tanto al personal docente, que pasa horas con los menores, como a los propios jóvenes puede ayudar a detectar casos y reducir la impunidad de los presuntos agresores.

El curso, de 60 horas de duración, está dirigido a profesionales y personal técnico

decoration

Tras la formación del personal docente de Canarias el siguiente paso, que comenzará en breve, será llevar esta formación a otros ámbitos donde los menores están presentes, como es el caso de las asociaciones y federaciones deportivas. La idea es sumarles a esta red de prevención y detección de casos de abusos sexuales a menores y violencia. También se contempla llevar la formación a empresas del tercer sector que trabajen con menores de edad.

Especializada

El programa Clave-A también contempla entre sus objetivos ampliar la formación especializada que reciben las fuerzas y cuerpos de seguridad en materia de prevención de del abuso sexual infantil, incentivar acciones de sensibilización de la sociedad y de la prevención del abuso sexual infantil, mejorar la respuesta institucional a las víctimas de abuso sexual infantil a través de la coordinación y el trabajo en red y perfeccionar e intensificar la asistencia, ayuda y protección que se ofrece a niños, niñas, adolescentes y jóvenes víctimas de abuso sexual infantil.

Más allá de la formación Clave-A consta de diferentes acciones dirigidas a proporcionar a la persona menor y adolescente un conjunto de señales que les permita denunciar que está siendo víctima de una situación de abuso o se siente en peligro y cómo denunciarlo. Por ejemplo, se da visibilidad a cuatro canales de ayuda para pedir auxilio, verbal y no verbal: mediante el gesto de A invertida con los dedos (indica la clave), la escritura de la A en cualquier formato (escribe), contarlo a otras personas (di clave-A) o denunciar directamente al 112 (llama al 112).

Un cuadro con docentes multidisciplinares


El cuadro docente del curso lo conforman Tomás Luis Martín Rodríguez Magistrado titular del Juzgado de Instrucción número tres Juzgado de Violencia contra la Infancia de Las Palmas de Gran Canaria, Zaira Santana, doctora (PhD) en Ciencias Humanas, Sociales y Jurídicas, y Licenciada en Psicopedagogía; Cintia Sánchez-Vazconcellos, médico forense de la Unidad de Valoración Forense Integral del Juzgado de Violencia contra la Infancia y la Adolescencia; Ramón Guillermo García, subinspector operativo de la Unidad Operativa de Menores y Familia (UMEFA) Cuerpo General de la Policía Canaria; María González, oficial Operativa de la Unidad Operativa de Menores y Familia (UMEFA) Cuerpo General de la Policía Canaria y Nicolás Puga Naveiro, psicólogo y agente de la Unidad Operativa de Menores y Familia (UMEFA) Cuerpo General de la Policía Canaria. Curso está subvencionado por la Consejería de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud, en colaboración con la Fundación MAPFRE Guanarteme. | C. S. B.

Compartir el artículo

stats