Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias ayudará a los jóvenes a reconocer la adicción a internet

El Gobierno aprueba el IV Plan Canario sobre Adicciones para prevenirlas y limitar sus consecuencias negativas en la población

Un joven haciendo uso de su teléfono móvil. E. D.

Canarias ayudará a los jóvenes a reconocer las adicciones emergentes a internet y las redes sociales así como al resto de tecnologías de la comunicación (TIC). Así lo contempla el IV Plan Canario sobre Adicciones, aprobado ayer en el Consejo de Gobierno, que establece programas de actuación específicos para que el alumnado de las Islas sea capaz de tomar decisiones «informadas y autónomas» sobre el posible abuso de estas plataformas, así como juegos de azar.

De esta manera, el nuevo plan añade a los tradicionales programas de sensibilización de la juventud a las drogas, estas nueva información para dar a los estudiantes las herramientas adecuadas para poder reconocer y abordar una adicción a las nuevas tecnologías. No obstante, sigue preocupando los altos consumos de alcohol, tabaco e hipnosedantes (ansiolíticos y antidepresivos) en las Islas. Según los últimos datos de la encuesta Edades 2019-2020, casi la mitad de la población (49,8%) consume alcohol y el 30,4% tabaco. La marihuana es la droga ilegal más consumida, con un 5,8% de adeptos.

El plan es resultado de la colaboración de diferentes instancias, administraciones públicas, entidades sin ánimo de lucro del tercer sector, agentes sociales y profesionales en la materia. Se enmarca en la Estrategia Nacional sobre Adicciones 2017-2024 del Plan Nacional sobre Drogas, vigente actualmente, en consonancia con la misión, principios, valores y objetivos en la misma.

El documento plantea varias líneas de actuación que comienzan con la prevención y sensibilización, en la que se establecen acciones para reducir los factores de riesgo y aumentar la protección frente al consumo de drogas y otras conductas susceptibles de generar adición. A continuación se incluye la línea de atención integral para promover y garantizar una asistencia continuada adaptada a las nuevas realidades de las adicciones y atendiendo a los distintos perfiles de las personas, en especial las vulnerables, excluidas o en riesgo de exclusión social.

Prosigue con la línea de reducción del daño, en la que se aborda cómo reducir o limitar las consecuencias negativas de las adicciones en las personas con dicha problemática. También se aborda la incorporación social y laboral con acciones para promover la participación y la colaboración en los procesos de incorporación social y laboral de los agentes sociales y económicos, de las instituciones y de las entidades, así como para sensibilizar en relación con el cumplimiento de la normativa vigente en esta materia a las diferentes instituciones públicas.

Además se especifican las acciones en materia de reducción de la oferta y otras cuestiones relacionadas con conductas adictivas desde un enfoque integral y coordinado.

Asimismo se aborda la gestión del conocimiento, la formación de los profesionales e investigación en adicciones y la coordinación y participación creando mecanismos de coordinación a nivel regional, insular y municipal facilitando la participación de todos los agentes públicos y privados relacionados con el ámbito de las adicciones, entre otros objetivos.

Compartir el artículo

stats