Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

Irse de vacaciones o haber pasado la covid en enero: los motivos del aumento de demanda de la vacuna en julio

La Conselleria de Sanidad decide reabrir hasta 17 vacunódromos en las tres provincias para absorber la demanda generada en plena séptima ola | Los contagiados en la sexta ola tenían que esperar cinco meses

Colas en el centro de salud La Fábrica de Alcoy el pasado día 30 tras una citación masiva por SMS para terceras dosis. Juani Ruiz

La imagen de las colas para vacunarse contra la covid-19 sin cita previa va a volver a reproducirse, cuatro meses después de que vacunódromos emblemáticos como el de la Ciutat de les Arts de Valencia echaran el cierre. La Conselleria de Sanidad de la Generalitat Valenciana ha decidido reabrir algunos de estos vacunódromos (17 en total) para inocular vacunas covid sin cita previa por toda la Comunitat Valenciana con el ánimo de absorber la creciente demanda de, sobre todo, terceras dosis.

Según anunció ayer la administración, por ahora se abren puntos de vacunación sin cita en varios centros de salud y se hace en pleno repunte de casos de covid. La motivación para hacerlo no está directamente relacionada con el aumento de infección, que también, sino con el inicio de las vacaciones y la necesidad de demostrar que se tiene la dosis de refuerzo para entrar en ciertos países y que ha pasado ya el tiempo recomendado para ponerse la dosis adicional para toda esa bolsa de personas que se infectaron en enero y febrero, decenas de miles de valencianos.

Fuentes de la conselleria consultadas por este diario confirmaron que , efectivamente, hay una "demanda dispersa" de estos perfiles de personas que ahora se quieren vacunar ya sea para viajar o porque ya pueden ponerse esa tercera dosis tras haberse contagiado en la sexta ola. Volver a ofrecer lugares para hacerlo sin cita "facilita el acceso" para quien busca vacunarse y, además, hace las cosas más fáciles a la hora de la gestión y el reparto de los viales. Además, ofrecer sitios sin cita facilitará también que aquel que no se la quiso poner y se lo haya repensando con la séptima ola, lo pueda hacer de manera más accesible, aunque la vacuna se ha seguido poniendo todos estos meses con cita en los centros de salud.

Precisamente en centros de salud, por ejemplo, de Alcoi que han organizado ya campañas de vacunación específicas para terceras dosis citando a las personas vía SMS han visto desbordadas sus previsiones.

Y es que este va a ser el verano en el que, quien se lo pueda permitir, va a recuperar el hábito perdido de viajar y aunque en los últimos meses los países han ido relajando los requisitos de entrada, todavía hay muchos destinos que exigen las tres vacunas. Y no todo el mundo ha querido ponérsela hasta ahora o ha podido. Porque cabe recordar que si, tras las dos dosis, fuimos uno de los cerca de 790.000 valencianos que se contagiaron de covid entre diciembre y mediados de marzo, el Ministerio de Sanidad marcaba un periodo de al menos cinco meses para ponernos la tercera dosis, y este tiempo cumple ahora.

La cobertura desciende con la edad

De hecho, las cifras de valencianos que tienen en estos momentos la tercera dosis varían y mucho según el grupo de edad. Entre los más mayores son muy pocos los que no la tienen ya (el 93 % se la pusieron, muchos junto a la de la gripe), pero el porcentaje desciende conforme baja la edad. Todavía entre las personas en su cincuentena, están cubiertos con la tercera dosis ocho de cada diez, pero el porcentaje baja ya al 68 % entre los de 40 años, al 54 % entre los treintañeros y al 49,57 % entre los veinteañeros.

La explicación es que la sexta ola alcanzó de lleno a estos grupos de edad que todavía no habían sido llamadas a vacunarse de la dosis de refuerzo. Además, muchas personas, tras recibir la pauta completa consideraron que no era necesario la de refuerzo y optaron por evitarse ese tercer pinchazo.

Los expertos insisten en la necesidad de la dosis de refuerzo y más ahora con el aumento de contagios en la llamada séptima ola. Cierto que los sublinajes de la variante ómicron BA.4 y BA.5 (que son ahora los que están circulando con más fuerza) están demostrando "escapar" mejor a la vacuna, pero este escape vacunal se está viendo en la protección que se adquiere para no contagiarse. La protección que genera la vacuna frente a la enfermedad grave y a la hospitalización, sin embargo, se está manteniendo aunque, como todo, conforme pasa el tiempo esta puede decaer.

Sin ayuda "externa"

La reapertura de vacunódromos llega en uno de los peores momentos, organizativamente hablando, para los centros de salud. Los profesionales acaban de empezar sus turnos de vacaciones y los centros están ya cerrados por la tarde ya que, ante la falta de sustitutos, los profesionales que trabajan concentran el trabajo por las mañanas. Ahora, cada departamento de salud tendrá que reorganizar sus (pocos) recursos humanos para dar también cobertura a estos puntos de vacunación ya que según la Conselleria de Sanidad, será cuestión de cada área de salud resolver cómo se gestionan el personal para ello, ya que no habrá equipo específico.

Este verano muchos consultorios no han podido abrir y se han quedado servicios cerrados por la falta de profesionales para atenderlos: las bolsas de empleo están vacías.

Compartir el artículo

stats