Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad

Los donantes de órganos y tejidos tendrán derecho a una baja laboral

El Ministerio de Sanidad atiende una reclamación "histórica" y en breve hará un cambio en la normativa | Las asociaciones de pacientes en Aragón alertan de que ha habido "despidos" tras esta acción altruista

Varios cirujanos en una operación por un trasplante, en una imagen de archivo. EFE

Llevaban tiempo reclamándolo y, al final, lo han conseguido. Los donantes vivos de órganos y tejidos de España tendrán derecho a una baja laboral tras la intervención quirúrgica, una situación que no se estaba dando y que, en los casos más graves, ha derivado en "despidos". Así lo asegura a este diario Javier Arredondo, presidente de la Asociación de Enfermos y Trasplantados Hepáticos de Aragón. "Estamos muy contentos de que por fin se apruebe esto", señala.

"Se les concederá una baja por enfermedad común, pero de este modo ya está garantizado ese derecho. Y pedimos especial protección para estos pacientes porque, tras una intervención, su salud también puede verse empeorada", añade Arredondo.

De momento, la medida no es efectiva porque se requiere de una modificación en la normativa, pero se espera que el cambio sea una realidad "en breve". Así lo dijo esta semana la ministra de Sanidad, Carolina Darias.

Para llevar a cabo esta acción se está trabajando de forma conjunta con el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que es quien tiene que acometer la reforma legislativa

decoration

De hecho, para llevar a cabo esta acción se está trabajando de forma conjunta con el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que es quien tiene que acometer la reforma legislativa.

En el momento en el que esta baja sea viable, los donantes de órganos y tejidos podrán acceder al derecho "en condiciones de máxima garantía". A la espera de conocerse los detalles, la situación legislativa implicará, previsiblemente, una prestación de la Seguridad Social acorde con la misma, equivalente al 100% de la base reguladora correspondiente, para estas personas.

Pruebas y recuperación

Hasta ahora, el gesto altruista de quien donaba sus órganos o sus tejidos en vida acarreaba, en ocasiones, consecuencias negativas en los trabajos. Por eso mismo, las asociaciones de pacientes, con el respaldo de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), han exigido este cambio normativo y han denunciado durante años una situación de prejuicio en su entorno laboral.

Hay quien, ante la posibilidad de que le pongan problemas, opta por hacer estas visitas médicas en periodos de permiso o vacaciones si puede. Lo mismo a la hora de someterse a la cirugía

decoration

El paciente que dona debe someterse a pruebas antes de la operación, lo que puede llevarle a ausentarse del puesto de trabajo. Hay quien, ante la posibilidad de que le pongan problemas, opta por hacer estas visitas médicas en periodos de permiso o vacaciones si puede. Lo mismo a la hora de someterse a la cirugía.

Por otro lado, la recuperación posterior requiere de unos días que no están garantizados al 100% al no ser una baja reconocida. Además, no todos los procesos son iguales y puede darse el caso de que un paciente necesite de más tiempo si su evolución tras la donación es menos favorable.

En los seis primeros meses de este 2022, en Aragón ya se han registrado 26 donaciones (tres de ellas de donante vivo) que han permitido llevar a cabo 49 trasplantes. La cifra ya es superior a la registrada en el mismo periodo de 2019, por lo que la recuperación del ritmo de la actividad hace prever que la comunidad pueda alcanzar este año un nuevo récord.

En cuanto al perfil de los donantes, un 74% han sido hombres y la edad media se sitúa en 54 años. Esta ha descendido respecto a los dos años de pandemia debido a que, tras permitirse la movilidad, han crecido las donaciones por accidente de tráfico.

Compartir el artículo

stats