Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Maderos de mierda, me vais a comer la polla", el grito de uno de los detenidos por los altercados del fin de semana en Oviedo

Los cinco arrestados por agredir a agentes de la Policía Nacional reconocen los hechos y aceptan 600 euros de multa por un delito de resistencia

El operativo policial del sábado por la mañana en el Antiguo.

"Que se vayan a la mierda, que se vayan de aquí, maderos e mierda, me vais a comer la polla". Así, con una mano en los genitales alentó a agredir a los agentes de la Policía Nacional uno de los cinco detenidos en la madrugada del sábado en los altercados generados a raíz de un operativo policial especial en locales de ocio nocturno de la calle Ildefonso Martínez del Antiguo. Tanto el autor de esta frase como los otros cinco detenidos inicialmente acusados de un delito de atentado, aceptaron 600 euros por respectivos delitos de resistencia en un juicio rápido celebrado en el juzgado de instrucción número 3.

Según fuentes de la Fiscalía, los hechos se produjeron cerca de las seis de la madrugada del sábado, cuando la brigada de Seguridad Ciudadana del Cuerpo Nacional de Policía estableció un dispositivo de seguridad en el Antiguo para prevenir posibles alteraciones en el orden público, como las producidas en fechas recientes y a esa misma hora en la zona.

En el curso del dispositivo, en torno a las seis y media de la madrugada, varias dotaciones policiales establecieron un perímetro de seguridad para actuar en la calle Ildefonso Martínez, donde iban a controlar un local. Fue en ese momento cuando uno de los acusados intentó acceder al perímetro y cuando se lo impidieron decidió increpar a los agentes. "Os creéis que la calle es vuestra, hijos de puta, os tenían que matar a todos".

Los policías le pidieron identificarse y apartarse a una zona alejada. Entonces, el varón se abalanzó sobre uno de los agentes, con el que comenzó a forcejear, haciendo que el policía cayera en el suelo, provocando que varios funcionarios le redujeran en ese momento.

En la misma calle se congregaron numerosas personas, entre ellos los otros cuatro detenidos. Fue entonces cuando el acusado citado al principio de la información arremetió contra los agentes, tratando de incitar a la multitud a revolverse contra los funcionarios. Tras esto trató de huir, pero fue seguid por los agentes y, una vez que le dieron alcance, el acusado se revolvió contra ellos, lanzándole patadas y puñetazos, por lo que tuvo que ser reducido. Algunas personas trataron de impedir la detención, entre ellas el tercer detenido, que llegó a empujar y arremeter contra los policías.

Tras estos momentos de tensión, la Policía estableció un cordón de seguridad en torno a los detenidos para evitar más agresiones. En ese instante, una mujer que también intentó evitar las dos detenciones anteriores de forma agresiva y violenta dio una patada a uno de los agentes, por lo que también fue detenida.

Por último se detuvo a un quinto hombre que incitó al resto de personas a agredir a los policías, realizando para ello cánticos, gestos obscenos e insultos por lo que los agentes se dirigieron a él para identificarlo. El acusado trató de huir, por lo que los policías lo persiguieron y alcanzaron, momento en el que empujó a uno de ellos, por lo que también fue detenido.

Los hechos fueron considerados constitutivos de un delito de resistencia contra la autoridad por el cual asumieron el pago de una multa de cinco euros diarios durante cuatro meses, suponiendo en total 600 euros para cada uno.

Compartir el artículo

stats