Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias contará con psicólogos en los centros de salud en un mes

La región es una de las primeras en implantar esta figura en España

Un hombre acude a la consulta de un psicólogo. Shutterstock

Los primeros psicólogos de la Atención Primaria de las Islas aterrizarán en los centros de salud en menos de un mes. Este nuevo perfil profesional – que se incluye por primera vez en esta área sanitaria – , por el momento, será limitado, dado que el nuevo servicio solo estará disponible en aquellos centros de salud con mayor número de usuarios. Con esta prueba piloto, Canarias se convertirá una de las primeras regiones en España en poner en marcha esta iniciativa. El periodo de pruebas se demorará hasta final de año, cuando se planean evaluar los resultados obtenidos hasta diciembre. 

Serán un total de 18 los psicólogos clínicos que se sumen a este nuevo proyecto de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, que forma parte de la Estrategia Integral de Atención Primaria y Comunitaria (2022-2023). La idea es que, durante este año, estos expertos trabajen con «un perfil concreto de paciente», como explica la directora de Programas Asistenciales del Servicio Canario de la Salud (SCS), Elisabeth Hernández. Los profesionales velarán por dar una asistencia a los pacientes que les permita afrontar problemas de salud mental comunes, como la ansiedad, los trastornos del sueño o la depresión leve. 

Si el programa funciona bien, el próximo año se espera contratar otros 18 psicólogos, lo que sumaría un total de 36 en la estructura del SCS. En toda Canarias hay 262 instalaciones de Atención Primaria, siendo 107 considerados centros de salud y otros 155 consultorios locales. 

A finales de 2023, Canarias contará con 36 psicólogos para toda la Atención Primaria isleña

decoration

Uno de los primeros obstáculos a los que se está enfrentando la Administración para poner en marcha este nuevo programa piloto es la falta de psicólogos clínicos. «En general hay muy pocos psicólogos clínicos porque antes este perfil no existía», insiste Hernández. Y aunque a largo plazo se pretende elevar el número de plazas PIR ofertadas por Canarias –día de hoy, son solo cuatro–, a corto plazo el SCS se ve obligado a buscar soluciones más imaginativas. La respuesta está en contratar profesionales, de manera «provisional», que tengan la especialización sanitaria pese a no haber pasado por el PIR. 

«Lo primero es agotar todas las vías posibles para conseguir a psicólogos que tengan el PIR, pero es cierto que ahora mismo es un perfil muy demandado», relata la directora de Programas Asistenciales. Si con ello no consiguen una suficiente provisión de plazas, se pasaría a admitir a psicólogos que tuvieran el máster en la rama sanitaria. «Esta formación sí les vale para ejercer en la privada, así que podríamos contratarlos en la pública hasta que salieran nuevos psicólogos clínicos», explica Hernández, que insiste que, «lo que no va a pasar», es que una plaza se quede sin ocupar. 

Cuando acaben los dos años de pilotaje, se evaluarán los resultados con el objetivo de ampliar la figura al resto de los centros de salud del SCS. «Prevemos que va a ir bien, y entonces vamos a ser una figura que va a crecer mucho más dentro del sistema sanitario público», relata. Dentro de este programa piloto, también habrá un apartado en el que se evaluará el consumo de fármacos, dado que uno de los objetivos de incluir los psicólogos clínicos en el SCS es conseguir reducir las altas tasas de consumo de benzodiacepinas e hipnosedantes debido al abuso de recetas. «Nuestro programa evaluará una serie de indicadores que van desde la frecuentación al sistema sanitario y las urgencias hasta el consumo de fármacos», explica. Estos trabajos se complementarán con los orientados a proporcionar una mejor asistencia a los trastornos graves y a la población infanto-juvenil. 

Compartir el artículo

stats