Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un total de 600.000 niños en España no tienen ningún pediatra asignado

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria atribuye la falta de especialistas a las condiciones precarias que existen

Una pediatra atiende una visita en un centro de salud de Aragón. ARCHIVO

Los datos los pone sobre la mesa la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap): son cerca de 600.000 los niños y adolescentes que no tienen a un pediatra asignado, y tampoco a otro médico, un clamoroso déficit de profesionales que viene arrastrándose desde hace dos décadas. Madrid, Catalunya y Andalucía encabezan el ranking de vacantes. «La atención primaria (AP) se desangra. Es el momento de cortar la hemorragia», sentencia Concepción Sánchez Pina, presidenta de la AEPap.

Las contundentes cifras se dieron a conocer en la presentación del 18º Congreso de la AEPap, en el que, desde el miércoles y hasta el próximo sábado, se dan cita en Madrid más de 700 profesionales. Son pediatras que, en los últimos dos años, con la crisis sanitaria encima, han hecho «un gran esfuerzo» por intentar seguir atendiendo a sus pacientes. La crisis sanitaria, inciden los médicos, ha impactado de lleno a los menores, como han visto durante estos dos años: más trastornos alimentarios, más problemas de salud mental, más obesidad y más problemas en el desarrollo –neurológico o del habla– de los más pequeños por el uso de las mascarillas.

Vacantes sin cubrir

En la presentación del miércoles se habló de colapso y déficit. Un déficit histórico. La asociación, que agrupa a más de 5.000 pediatras de AP de toda España, calcula que en la actualidad faltan alrededor de 1.300 pediatras en los centros de salud. Médicos que, recuerdan, ahora deben hacer frente a desafíos como la recuperación total de las coberturas de vacunación. La media nacional es que una de cada 10 plazas de asistencia infantil está vacía, precisó la presidenta de la sociedad científica.

El resultado: hay al menos 595 plazas de asistencia infantil vacantes, sin ningún profesional médico –pediatra o de otra especialidad– que quiera trabajar en esos destinos. «Son plazas tan malas que están vacías; con consultas abarrotadas, donde el profesional está solo, a veces sin enfermera, en zonas rurales, con contratos precarios», explica Sánchez Pina. Sobre una población total de 7,18 millones de menores de 15 años en España, al aplicar los porcentajes de vacantes facilitadas por las asociaciones autonómicas, la muestra desvela que la cifra de niños no atendidos por ningún médico es de casi 600.000. En concreto, son 595.592 menores.

Por comunidades, la situación es peor en algunos territorios como Madrid, con un 20% de plazas de pediatría vacantes; Navarra, con un 16%, y Andalucía y Catalunya, con un 10% de plazas vacantes cada una. La AEPap lleva dos décadas denunciando la falta de pediatras en atención primaria. Por eso no es ninguna sorpresa, apuntan. Tampoco para las administraciones, que «conocen la fecha de jubilación de todos los profesionales».

Compartir el artículo

stats