Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esquivar el contagio para no faltar al examen MIR

Más de un millar de graduados se presentan en Canarias para acceder a una plaza de formación sanitaria especializada

18

Exámenes MIR en Tenerife Andrés Gutiérrez

Autoconfinamiento para evitar el contagio y así no faltar al examen que da acceso a una plaza de formación sanitaria especializada. Esta fue la fórmula aplicada por muchos de los 1.149 graduados que este sábado 29 de enero se presentaban a la prueba en Tenerife, ante la negativa del Ministerio de Sanidad a ofrecer a aquellos aspirantes que hubieran dado positivo en covid una alternativa para realizar el examen, obligándoles a resignarse y esperar al año que viene.

«Me he aislado durante varios días porque tenía miedo de contagiarme y no podía permitirme no venir a hacer el examen», justifica Daynelis Pérez, una graduada en Medicina que se presentaba por segunda vez a esta prueba, después de que el año pasado no consiguiera plaza en la especialidad y la provincia donde le gustaría realizar su especialidad. «Deberían haber buscado una alternativa para las personas contagiadas», señala, ya que no presentarse a la prueba supone para ellos «tirar un año a la basura, muchas horas de estudio y dedicación».

Ella misma se ha preparado durante siete meses dedicándole once horas diarias. «Tu vida es el examen», aclara y recuerda que desde que cursaba sexto de carrera «no se piensa en nada más». A ella le gustaría conseguir una plaza para Pediatría o Neurología, aunque lo que tiene claro es que «querría quedarme en Canarias».

Sin embargo, no es nada sencillo para estos graduados lograr no solo realizar la especialidad en el Archipiélago sino conseguir siquiera una plaza en cualquier parte del país. En toda España se presentan 28.714 personas para un total de 10.634 plazas para las especialidades de medicina, enfermería, farmacia, física, psicología, biología o química. Por lo que apenas el 37% de ellos tiene opciones de conseguir una. 

Las posibilidades varían también según la especialidad ya que mientras en medicina es mas alta, en farmacia solo uno de cada siete aspirantes llega a su objetivo. Paula Pérez y Javier Ybarra esperan ser dos de los graduados en farmacia que finalmente obtengan su plaza. Esta es la segunda vez que se presentan al examen y aseguran que, como en todo, la veteranía es un grado. En esta segunda ocasión, los nervios se reducen y también los repasos de última hora, aunque nunca pierden de vista su meta. «Queremos una plaza como sea, aunque tengamos que marcharnos a Ceuta», señala Ybarra.

«Llevamos dos años preparándonos y hay que dedicarle muchas horas», aseguran. Tantas como diez al día durante toda la semana, sobre todo en la recta final antes del examen.

Por eso, contagiarse de coronavirus y no poder acudir a la prueba -que en Tenerife se celebró en el Aulario de Guajara de la Universidad de La Laguna (ULL)- no entraba en sus planes. «Nos hemos autoconfinando porque no puedes estar dos años preparándonos y perder ahora la oportunidad», sostiene Pérez. Acuden al examen no sin un poco de temor, ya que aseguran que son conscientes de que habrá gente contagiada que por no perder la oportunidad de presentarse no se habrá realizado ningún test. «Yo también lo hubiera hecho», reconoce Ybarra, que apunta a que Sanidad «debería haber buscado fórmulas para estas personas».

Los nervios se dejaban sentir en el exterior del Aulario de Guajara poco después de las 13:30 de la tarde cuando se iniciaron los llamamientos que permitían acceder a las aulas. Poco a poco los graduados iban entrando para ser dirigidos hasta las clases donde realizarían después el examen. Pero primero, algunos se despedían de sus acompañantes, padres, madres, novios y amigos, que habían acudido para darles apoyo moral en uno de los días que puede determinar el resto de su carrera profesional. «Bueno chicas, mucha suerte y a por todas», se despedían varias compañeras antes de dirigirse a sus aulas.

Una vez allí, las explicaciones sobre cómo realizar el examen y las últimas dudas consumieron los minutos hasta que llegaron las 15:00 horas, momento en el que debía arrancar la prueba de forma sincronizada en toda España. Por delante, algo más de cuatro horas de examen en el que tienen que demostrar sus conocimientos para hacerse con alguna de las codiciadas plazas.

Compartir el artículo

stats