Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS

¿Para qué sirve la vacuna? Para reducir muertes

Las personas vacunadas tienen 20 veces menos probabilidades de que la infección se complique

Una sanitaria vacuna a un joven en el Santiago Martín de La Laguna. Andrés Gutiérrez

Por franjas de edad, las personas de más de 70 años son las que han registrado las mejoras más significativas gracias a la administración del suero. El riesgo de hospitalizacion se reduce a un tercio.

Con la escalada de nuevos contagios de las últimas semanas, los expertos insisten en que, ahora más que nunca, es necesario mantener el ritmo de vacunación. Quienes han recibido ya el suero tienen hasta 20 veces menos probabilidades de que la infección se complique y termine siendo letal, recuerda el médico e investigador Salvador Macip, que cita, a su vez, los datos recogidos y analizados por expertos por la Universidad de Oxford en su portal Our World in Data.

Mayores de 70, el escudo de la tercera dosis.

Entre la población de edad más avanzada, las personas no vacunadas presentan el triple de probabilidades de ser hospitalizadas y el riesgo de muerte se cuadruplica. En esta franja de edad, que ha recibido mayoritariamente la dosis de refuerzo, el efecto de la vacuna se nota en los enfermos críticos: por cada vacunado que ingresa en la uci, lo hacen siete no vacunados.

De 50 a 69, cuando más se nota la vacuna.

Aunque en la tasa de contagios tiene poco impacto el hecho de estar o no vacunado, lo cierto es que para las personas de esta franja de edad es determinante haber recibido el suero para mitigar las probabilidades de una complicación severa de la enfermedad. En el último mes, por ejemplo, por cada persona de entre 50 y 59 años ya vacunada que moría tras haberse contagiado de covid, fallecían cinco no vacunados. También se ha registrado una importante diferencia en lo relativo a ingresos en las ucis. Por cada persona vacunada que ha sido atendida en las unidades de pacientes críticos, había seis no vacunadas.

De 30 a 49, los más expuestos

Las personas de esta franja de edad son, en estos momentos, los que hace más tiempo que recibieron la última dosis, ya que los otros grupos o están recibiendo terceras dosis (los mayores) o bien se han vacunado más recientemente (los de menor edad). Por tanto, tienen un nivel de inmunidad más bajo y son las que se están contagiando más. En su caso, no haberse vacunado multiplica por 10 el riesgo de acabar siendo ingresado en una uci. En cuanto a las hospitalizaciones, la diferencia entre vacunados y no vacunados es de uno a siete.

De 10 a 29, un grupo heterogéneo

Por cada persona de entre 10 y 29 años que está vacunada y se contagia, se infectan tres jóvenes de la misma edad que no están vacunados. El problema a la hora de analizar las tasas de inmunización en esta franja de edad es que difieren mucho entre los grupos que la integran. Mientras un 83,5% de las personas de 16 a 19 años y un 76,3% de los que tienen entre 12 y 15 han recibido ya la pauta completa de la vacunación, entre los mayores de 20 años, la tasa es de poco más del 73%.

Compartir el artículo

stats