15 de septiembre de 2019
15.09.2019

Unos 70.000 venezolanos se refugian en Tenerife tras huir de la crisis política

El número de empadronados llegados del país sudamericano supera los 12.400, pero los colectivos de inmigrantes aseguran que la cifra se quintuplica con los que están pendientes del permiso de residencia

15.09.2019 | 02:07

"Son alrededor de 70.000 los venezolanos que residen en Tenerife", muy lejos de las cifras oficiales que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE) a través de los censos de empadronamiento. Esta base de datos fija en 12.420 el número de residentes empadronados en el Archipiélago, pero la realidad es bien distinta, tal y como apunta el abogado José Antonio Carrero, cuyo bufete está especializado en materia de Extranjería, sobre todo con la comunidad venezolana que emigra a Tenerife.

Carrero afirma de forma contundente que "de los 70.000 venezolanos que residen en las Islas, un tercio está de forma irregular en España: o no han arreglado aún sus papeles de residencia o están a la espera de cumplir tres años aquí para, con un contrato de trabajo, solicitar su permiso". Explica que, en segundo lugar "otro tercio de los venezolanos afincados en las Islas cuenta con la doble nacionalidad hispanovenezolana; otro tercio de ellos son residentes legales comunitarios o régimen general", destaca.

El letrado asevera que "los datos que ofrece el INE ni están bien recogidos ni bien interpretados. En primer lugar porque hay venezolanos que no se empadronan por temor; en segundo lugar, porque empadronarse requiere entre otros trámites, llevar el contrato de alquiler de una vivienda, y para arrendar un piso hay que tener al menos una nómina, como es lógico, como aseguramiento de que la unidad familiar podrá hacer frente a los pagos de ese alquiler, así que hay familias que tienen que sortear esa situación de una u otra manera", apunta.

Carrero señala que conoce también casos de personas empadronadas en un municipio "porque algún allegado o amigo les hace el favor de empadronarlo para obtener un contrato de trabajo, la residencia o no perder sus becas de estudio, aunque después se tenga constancia de que reside en otro lugar, y luego encontramos grandes dificultades a la hora de sacarlas luego del censo". En esta línea señala también los casos de "venezolanos que llegaron a España por algún aeropuerto no canario, pero que se sabe que reside en las Islas". "No es cuestión de números o cifras que se puedan contabilizar, son historias de vidas y de dramas".

Los 'aeropuertos de las lágrimas'

"El aeropuerto de Maiquetía lo llamamos el aeropuerto de las lágrimas, pero es que Los Rodeos también se ha convertido en un aeropuerto de lágrimas, no por tristeza sino por alegría. Un domingo cualquiera se puede ver en el aeropuerto tinerfeño a decenas de venezolanos que ya están en Tenerife yendo a recoger al centenar de venezolanos, sus familiares, que llegan en ese vuelo", apunta el abogado.

"El venezolano está viviendo, hoy por hoy, una historia inédita en un país que es tremendamente rico. Es una cuestión que va más allá de lo político y lo económico, pero nos hemos convertido en los balseros del aire. Muchos nos encontramos en el vuelo de Plus Ultra del domingo, que llega al aeropuerto de Los Rodeos".

La crisis política y económica que vive Venezuela deja una importante huella en Canarias: fue país de acogida de miles de canarios que huían del hambre a mediados del siglo XX. Sin embargo, con el cambio de siglo el viaje ha sido a la inversa: el retorno de quienes se marcharon o sus descendientes, pero también muchos miles que huyen de un país en crisis a pesar de sus enormes riquezas. Según Acnur, cerca de 5.000 personas huyen de Venezuela a diario, escapando de la emergencia humanitaria compleja que ha nacido bajo la administración de Nicolás Maduro.

Unos 15.000 extranjeros se han beneficiado entre enero y agosto del permiso de residencia por razones humanitarias, pero hubo cerca de 40.000 solicitantes de asilo a los que se les denegó. Bajo estas líneas, la familia Muñoz y Pérez relatan al periódico EL DÍA la situación que atraviesan.

Huida masiva

La huida permanente de venezolanos como consecuencia de la crisis política y económica que vive el país no cesa. Los venezolanos lideran el ranking de las nacionalidades de los solicitantes de asilo en España: desde el 1 de enero hasta el 30 de julio de 2019, unos 23.102 ciudadanos de Venezuela pidieron protección internacional en España, lo que supone la mitad de las 65.500 personas que la han pedido este año.

Permisos de residencia humanitaria

Unas 15.315 personas, la inmensa mayoría ciudadanos de Venezuela, se han beneficiado del permiso de residencia por razones humanitarias en lo que va de año, según datos del Ministerio del Interior a fecha 30 de agosto. El Gobierno activó el pasado mes de enero esta herramienta para autorizar la residencia y trabajo a aquellos ciudadanos venezolanos a los que se les haya denegado la protección internacional desde el año 2014.

De uno a dos años

El permiso tiene una duración de un año y es prorrogable a dos. Está contemplado en la Ley de Asilo y Refugio bajo la figura de ayuda humanitaria, pero muchos venezolanos deciden no acogerse a él porque no tienen clara la situación en la que quedan cuando agotan el plazo de 24 meses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook