29 de mayo de 2019
29.05.2019

Anticonceptivos (anti)naturales

La alta contaminación por tóxicos químicos provoca que las hormonas femeninas de las orcas se alteren, afectando a la reproducción de esta especie marina, según una investigación realizada en Loro Parque

29.05.2019 | 06:11
Los investigadores estudian una de las orcas de Loro Parque.

La presencia de sustancias químicas tóxicas en el mar están provocando que el ciclo reproductivo de las orcas se altere. Estas sustancias, concretamente los PCBs (Bifenilos Policlorados), estarían actuando en estos cetáceos, según un reciente estudio, como anticonceptivos.

El estudio científico realizado por expertos internacionales en salud de cetáceos ha revelado que estos anticonceptivos (anti)naturales, tienen efectos nocivos en las orcas y, a su vez, contribuye a entender cómo la contaminación química de los mares afecta a la reproducción de estos y otros cetáceos.

El estudio se ha llevado a cabo en las instalaciones y con los animales en cautividad de Loro Parque, ya que es la única forma de estudiar correctamente a esta especie. La voz cantante e investigadora principal del estudio ha sido la doctora en Veterinaria Geraldine Lacave, que presentó recientemente el informe en el Congreso Internacional sobre medicina de animales acuáticos celebrado en Sudáfrica.

En la investigación se ha conseguido demostrar el grave daño que los tóxicos químicos causan en los ciclos regulares de ovulación, que por ende, afecta a la reproducción de esta especie de cetáceo a largo plazo.

La sospecha de que los tóxicos químicos como los PCBs (Bifenilos Policlorados) interfieren en los receptores de hormonas sexuales femeninas que regulan los ciclos reproductivos en orcas y afectan a la reproducción de las especies marinas lleva rondando la cabeza de los científicos desde hace tiempo. Pero no fue hasta el caso de la orca Lulú, varada en 2017 en Escocia, cuando la preocupación por el estudio del efecto de los estrógenos se acentuó notablemente. Y es que esa hembra en concreto registró los mayores niveles de PCB hallados hasta el momento y se encontraron evidencias de que nunca se había reproducido.

Al respecto y para poder investigar el asunto, Lacave analizó más de 57.000 vídeos de los ovarios de las orcas alojadas en Loro Parque, Tenerife, obtenidos en más de 4.500 ecografías realizadas por los veterinarios y entrenadores de este núcleo zoológico desde el año 2012. Gracias al acceso a esta información pudo reconstruir el proceso completo de la ovulación de las orcas. En este sentido, cabe destacar que este tipo de investigación puede hacerse solamente con animales en entornos controlados como los zoológicos, ya que se requiere tener acceso regular a los animales para poder realizar ecografías y seguir en detalle todo el proceso de ovulación de las hembras.

La posibilidad de analizar minuciosamente la ovulación de las orcas, ha brindado la oportunidad a estos investigadores de realizar un seguimiento diario a docenas de ovulaciones. De esta manera, se ha podido detectar ciclos irregulares (anormalmente acortados o alargados), así como retrasos en los ciclos, periodos muy prolongados sin ovulación, quistes foliculares, cuerpo lúteo persistente e incluso una ovulación durante el tratamiento con anticonceptivo.

Dado que este estudio se ha realizado de manera más intensiva en los últimos 5 años, aún no se dispone de información sobre los problemas que podrían causar los tratamientos anticonceptivos a largo plazo, pero la intensidad y variedad de los problemas ovulatorios hacen sospechar que podrían ser graves. En este sentido, y dado que se cree que los PCBs podrían bloquear los receptores de hormonas femeninas en las orcas por un mecanismo similar al de los anticonceptivos, estos resultados explicarían que incluso pequeñas concentraciones de esas sustancias tóxicas afectaran gravemente a los ciclos reproductivos de las orcas, reduciendo su fertilidad.

Lo más importante del hallazgo científico es que la información estudiada en Loro Parque contribuirá con la conservación de esta especie de cetáceo en la naturaleza, ya que el conocimiento que se obtenga de cómo los estrógenos afectan y perturban los ciclos regulares en las orcas podría ayudar a entender cómo la contaminación química está afectando a la reproducción de las poblaciones salvajes, no solo de orcas, sino también de delfines y, en el futuro, de otras especies de mamíferos marinos. Esta es una evidencia clara del papel que juegan los zoológicos modernos en la conservación de las especies.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook