Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio histórico | Iglesia de San Francisco de Asís

La Consolación recupera su esplendor

El Cabildo y la Diócesis Nivariense presentan la rehabilitación del conocido también como retablo de Santa Rita, que fija ahora su origen en la segunda mitad del siglo XVII

13

Presentación de la restauración del retablo de Nuestra Señora de la Consolación María Pisaca

El retablo, que en el pasado estuvo en el convento dominico donde hoy se levanta el teatro Guimerá y la Recova Vieja hasta llegar a la parroquia de San Francisco, luce flamante tras la mejora desarrollada por las especialistas Carmen Suárez y Lucía Irma Pérez. El director insular de Patrimonio, Emilio Fariña, anuncia que la próxima semana se reúne la comisión del Cabildo y Obispado para establecer nuevos objetivos.

La parroquia de San Francisco de Asís, en pleno corazón de Santa Cruz, recupera uno de sus retablos gracias a la colaboración llevada a cabo entre el Cabildo de Tenerife y la Diócesis de Tenerife y en especial por la labor desarrollada por las restauradoras Carmen Suárez y Lucía Irma Pérez.

El retablo de La Consolación, popularmente también conocido como de Santa Rita –por la veneración que despierta entre la popular chicharrera–, fue sometido desde marzo a diciembre pasado a un proceso para garantizar su esperanza de vida, que ha supuesto una inversión de 45.617 euros que han sufragado a partes iguales la Corporación insular y la Diócesis nivariense, esta última gracias a las colectas y donaciones de la feligresía o otros colaboradores.

La llegada del delegado diocesano de Patrimonio Histórico, Miguel Ángel Navarro Mederos, a la iglesia de San Francisco también como párroco ha supuesto un revulsivo en la recuperación de la iglesia, como lo acreditan los otros tres retablos que están en fase de rehabilitación o pendiente de ella: San José, en el que el Cabildo aporta 22.600 euros y la parroquia otros 51.000. Miguel Ángel Navarro se refirió a esta joya como un «mueble versallés» por su espectacularidad. «Es un escándalo de bonito», adelantó a falta de que concluya su mejora.

No es el único que está en fase de recuperación. El retablo de San Buenaventura también está pendiente de concluir su recuperación, gracias a la decidida colaboración de una familia que, a título anónimo, se comprometió a costear el 100% del trabajo, un desembolso de 53.000 euros. «El camino se hace al andar», precisó Miguel Ángel Navarro, que se mostró agradecido a la aportación del Cabildo que ha permitido que otras personas se hayan animado a participar en el cuidado del patrimonio histórico del templo.

«Solo buscamos el bien común», precisó el delegado de Patrimonio Histórico de la Diócesis, para justiciar la inversión en una «motivación estética y histórica», para precisar que «San Francisco es un templo muy transitado, no solo por el alto número de turistas sino también por muchas personas que vienen a rezar», acuñó el párroco deslizando su lado de Fe.

Un cuarto retablo está también en capilla para su rehabilitación, el de la Soledad, de marcado barroco andaluz, precisó con entusiasmo el párroco de una iglesia con su patrimonio en obras.

45.617 euros. El Cabildo y el Obispado Nivariense -con las colectas y donaciones de los parroquianos de San Francisco- han costeado al 50 por ciento la restauración del retablo de La Consolación.

Atrás queda el mal estado que presentaba el retablo de La Consolación. «El problema más grave era el debilitamiento de la estructura y los problemas mecánicos asociados a la acción de las termitas», así como las alteraciones, deformaciones y añadidos que presentaba la estructura. «Para dar solución a estas patologías, llevamos a cabo una desinsectación y se devolvió la consistencia mecánica al soporte de la madera», explicó la experta en rehabilitación, que mostró su admiración por su compañera en esta labor, Carmen Suárez Benítez.

A nivel estético, se le devolvió la apariencia original «y ha salido a la luz la recuperación y el esplendor original de la policromía, apareciendo jaspeados de colores cálidos, de influencia portuguesa», continuó Irma Pérez. El sacerdote también tuvo palabras de agradecimiento para el historiador Gerardo Fuentes, y también para Jesús Rodríguez, colaboradores del patrimonio de la parroquia.

El director insular de Patrimonio, Emilio Fariña, elogió el resultado del trabajo «respetuoso y exquisito», «que permite devolver a la ciudad una de las manifestaciones de estilo barroco más importante de la Isla», en cumplimiento de la Ley de Patrimonio Cultural de Canarias y el compromiso del Cabildo para recuperar bienes eclesiásticos, dijo Fariña.

La historia de este retablo de La Consolación traslada al visitante hasta la nave principal del antiguo convento dominico que tuvo su sede donde ahora está el teatro Guimerá y en la Recova Vieja. Ahí se veneró la imagen de campaña de la que se acompañó el adelantado Alonso Fernández de Lugo en su conquista de Tenerife, talla de pequeñas dimensiones que se venera en La Concepción, mientras que el retablo que trasladó a San Francisco y encargó la fábrica de una nueva imagen.

El párroco invita ahora a ahondar en la historia y la autoría del retablo, después de que la rehabilitación haya permitido datarlo en la segunda mitad del siglo XVIII y no en el primer tercero del XVIII.

Navarro dio un motivo añadido para visitar San Francisco y disfrutar de un museo de arte sacro que poco a poco recupera su esplendor gracias a la decidida aportación de su feligresía.

Compartir el artículo

stats