Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En Santa Cruz ya es Navidad

El alcalde Bermúdez procedió al encendido de la iluminación en la plaza del Príncipe, que reunió a centenares de personas

21

Encendido de la iluminación de Navidad en Santa Cruz de Tenerife Carsten W. Lauritsen

3,5 millones de bombillas led adornan los collares de luces y los arcos instalados en 162 calles de la capital tinerfeña, 22 más respecto al año pasado. Apenas se había activado el dispositivo, vecinos y visitantes aprovecharon para hacerse las primeras fotografías para colgar en sus redes sociales.

No había pleno y era día de bodas en el ayuntamiento, pero a la primera fila de la plaza del Príncipe acudieron con sus ternos y trajes de gala lentejuelas incluidas– casi el equipo de gobierno al completo, salvo la concejala de Anaga negociaba en una moción sobre el alcantarillado de Taganana. Sobre el escenario del recoleto aforo, el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, junto al responsable de Servicios Públicos, concejalía que ha asumido el peso de la instalación de la luz de Navidad, así como la responsable de Seguridad Ciudadana y el titular del Organismo Autónomo de Fiestas.

Casi a la par que la presentadora del acto, María Doménech, saludaba al público presente, un chipichi hizo acto de presencia, como si el responsable de la inauguración, Javier Caraballero, hubiera contado con la lluvia para a ambientar más si cabe la Navidad.

La presencia de vecinos y visitantes desbordó los aledaños de la plaza del Príncipe, si bien el acceso al acto se hizo por invitación por medidas de seguridad. La primera en actuar fue la artista chicharrera Ariann Music, que con solo 16 años cuenta ya con más de diez millones de seguidores en redes sociales, y ha participado en concursos de televisión como ‘La Voz Kids España’ o ‘Canta Mi Niño’ y que regaló a Santa Cruz que acababa de montar 24 horas antes.

Cuando la lluvia cogió fuerza, tomó la palabra el alcalde que reconoció su emoción por volver a recuperar el tradicional encendido de Navidad tras las limitaciones de la pandemia en la edición anterior, para aprovechar su intervención y pedir a precaución y prevención en estas fiestas.

Junto a la joven cantante Ariann Music, se requirió la presencia de la reina infantil del Carnaval de Santa Cruz 2020, Violeta García, que con el alcalde activaron el encendido de Navidad que convirtió el lugar en un escenario de cuento. En el escenario, dos renos con sus respectivas bolas de Navidad, pero el mayor encanto, las luces entrelazadas y de colores que recorren los troncos de los árboles entre collares de luces que cruzan las copas de la vegetación en las que están engarzadas figuras como estrellas y bolas, como si de un gran árbol de Navidad.

Era la antesala de lo que estaba por descubrir con la ciudad encendida de Navidad. Pero antes, actuación del primer coro de góspel de Canarias que es de La Laguna y ensaya en Santa Cruz. Solo ver a su director, Gustavo Campos –que rompía con su vestuario la homogeneidad del coro– ya era un espectáculo, por su gestualidad y entrega entre cantos que relegaron ‘Lo Divino’ al 23 de diciembre y se entregaron a ritmos más americanos. Fue activarse la luz y reinar la felicidad, y hasta se contagiaron los propios concejales, entre los que se vio a José Ángel Martín, del PSOE. La cantante Ariann Music dijo haber estrenado un tema y algunos, como la concejala del IMAS, parecía que se lo sabía, mientras el de Urbanismo Carlos Tarife apuraba el móvil para ser el primero en subir el vídeo del encendido a sus redes sociales.

Cuando el alcalde accionó el encendido, se activaron unos cañones de papelillos que, con la lluvia, parecían haberse tornado en nieve, que tapizó los paraguas, mientras los ediles, sentados de dos en dos por protocolo covid, se resguardaban juntos del agua al ritmo de la música, como los ediles de Viviendas Municipales y de Deportes, o de la responsable del IMAS y el de Accesibilidad, Javier Rivero, que acabó lleno de papelillos como quien reinvidica al Muñeco de Nieves de El Sobradillo.

La actuación del coro góspel fue tan generosa que dio tiempo a que el alcalde recorriera la calle del Castillo, llena de arcos en forma de paquetes de regalos, o San José, un icono de la Navidad chicharrera, para seguir por el túnel de luz LGTBI –según la semejanza que le encontró la edil de Cultura– que pasa junto al exterior de la plaza del Príncipe, y llegar a la figura gigante del paquete de regalo instalado en el exterior Centro Comercial Hollywood, uno ‘estudio fotográfico’ para transeúntes.

Mientras, el alcalde y el concejal de Fiestas ya hablaban de cara al nuevo pliego de luz que marcará el futuro de la iluminación navideña los próximos cuatro años con la vocación de que vecinos y visitantes se conviertan en embajadores de la ciudad a través de sus fotos en las redes sociales.

162 calles –22 más que el año pasado–, 207 arcos, 908 motivos navideños y 29.000 metros de guirnaldas y 90 metros de túneles iluminan la Navidad.

Compartir el artículo

stats