Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio prevé demoler el tercer piso de la vieja escuela de comercio

Un estudio del edificio alerta de problemas en la cubierta modificada a finales del siglo XX | Por ahora no será desalojado

Exterior del edificio Villasegura, donde tuvo su sede la antigua escuela de comercio. Carsten W. Lauritsen

La Concejalía de Patrimonio, Infraestructura y obras que dirige el nacionalista Dámaso Arteaga, tiene previsto la necesaria demolición de la tercera planta del edificio Villasegura, que se localiza en la calle 25 de julio, que desde la década de los años treinta del siglo pasado fuera sede de la antigua escuela y en la actualidad es utilizada por la Universidad de La Laguna y también Menéndez Pelayo.

Arteaga explicó que, a raíz de las obras para la rehabilitación de Villasegura, se encargó la realización de un estudio para conocer el estado de la estructura del inmueble y también de sus posibles patologías, advirtiéndose problemas en los forjados de cubierta en la tercera planta del edificio a consecuencia de las humedades padecidas.

Por este motivo, el responsable del área de Patrimonio e Infraestructura comunicó ayer a la Junta de Gobierno el mal estado que presenta el tercer piso que se habilitó a finales del siglo veinte, modificando la estructura inicial del inmueble que se levantó en el año 1909, según el proyecto del arquitecto Manuel de Cámara y que en 1929 fue modificado, según la propuesta del también arquitecto Antonio Pintor, fraccionando en aulas las dos salas destinadas a biblioteca y museo. Dada la situación, la Junta aprobó ayer la declaración de la emergencia de las obras en Villasegura ante las deficiencias detectadas, según acredita un informe preliminar de evaluación estructural y constructiva.

«Hemos solicitado permiso al Cabildo para ejecutar la obra dado que se trata de un BIC»

Dámaso Arteaga - Edil de Patrimonio e Infraestructura

decoration

«Nada más hemos tenido conocimiento de las conclusiones técnicas, que aconsejan demoler los forjados que se construyeron a finales del siglo, así como la estructura que se levantó en esa época y que nada tiene que ver con la arquitectura original, nos hemos puesto en contacto con el Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de Tenerife, dado que el inmueble goza de protección como Bien de Interés Cultural, siendo necesaria que la comisión especializada de la Corporación Insular apruebe la intervenciones que proponemos para sanear el edificio» de la calle 25 de Julio, explicó el concejal de Patrimonio.

En paralelo a la consulta remitida al Cabildo, Dámaso Arteaga hizo constar en la Junta de Gobierno de ayer que el informe técnico insta a las autoridades competentes a que procedan, por la vía de urgencia, a tomar las medidas oportunas para garantizar los forjados de cubierta en la última planta del antiguo edificio de la que fuera escuela de comercio de Santa Cruz.

Los trabajos necesarios para consolidar la estructura del resto del inmueble pasan por suprimir los forjados de la cubierta de la tercera planta, que no solo no aportan valor artístico al edificio Villasegura y que además se encuentran en mal estado conservación.

El estudio de patología concluye que la estructura ha padecido constantes filtraciones de agua a través de la cubierta del inmueble que ha deteriorado precisamente la parte que se construyó a finales del siglo XX, sin que le reconozca valor artístico.

Ante la proximidad del invierno y las posibles lluvias, el autor del estudio advierte de que se incrementa el riesgo de l colapso de los elementos constructivos de la cubierta con las nuevas precipitaciones, con el consiguiente riesgo para los usuarios del inmueble y para preservar la seguridad de sus plantas inferiores.

El primer objetivo es aligerar las cargas en la cubierta del edificio, como una solución inmediata y provisional que se centra en la cubierta para evitar nuevas filtraciones, y que se culminará con la rehabilitación integral del edificio Villasegura para garantizar su correspondiente mantenimiento.

El informe que recomienda la demolición de la remonta del edificio que condiciona a la autorización del Cabildo concluye que la obra realizada a finales del siglo pasado distorsiona la imagen del BIC y supone un añadido discordante, lo que argumenta ante la comisión insular de patrimonio. La propuesta es suprimir la tercera planta e impermeabilizar la segunda, además de garantizar reconducir la evacuación de aguas pluviales. De momento el ayuntamiento no contempla que sea preciso el desalojo de las otras dos plantas de uso y disfrute en la actualidad de la Universidad de La Laguna y de Méndez Pelayo.

Compartir el artículo

stats