Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Policía Local de Santa Cruz que retrata a los peces

El agente Juan Carballo ha ganado 6 veces el campeonato nacional de CazaFotoSub, la «apasionante» especialidad deportiva que combina la apnea con la fotografía y los misterios del mar

Juan Carballo, policía local de Santa Cruz y ganador del campeonato nacional de CazaFotoSub apnea, durante una de sus inmersiones.

El ruido se desvanece y el vertiginoso ritmo del día a día se detiene. La sensación de libertad es embriagadora. Solo por eso valen la pena los sacrificios y el ímprobo esfuerzo que conlleva esta apasionante pero desconocida especialidad deportiva, que combina la apnea con la fotografía y los misterios del mar. Así lo cuenta el policía chicharrero Juan Carballo, que ha ganado seis veces el campeonato nacional de CazaFotoSub.

El ruido se desvanece y el vertiginoso ritmo del día a día se detiene. La sensación de libertad es embriagadora. Solo por eso valen la pena los sacrificios y el ímprobo esfuerzo que conlleva esta apasionante pero desconocida especialidad deportiva, que combina la apnea con la fotografía y los misterios del mar. Así lo cuenta el policía local chicharrero que ha ganado seis veces el campeonato nacional de CazaFotoSub.

Ha logrado fotografiar a 73 peces de diferentes especies en tan solo cinco horas, batiendo el récord de España, que se situaba en 71. Y lo ha hecho aguantando la respiración debajo del agua. Su pasión por la fotografía, su relación de «amor» con el mar y su formación como apneísta llevaron al policía local de Santa Cruz Juan Carballo a introducirse en el emocionante mundo del CazaFotoSub. Se trata, según lo explica , de una especialidad deportiva subacuática en apnea cuyo objetivo es capturar el máximo número de fotografías de peces. Carballo ha vuelto a ganar el campeonato nacional, celebrado en esta ocasión en las aguas de la localidad almeriense de Roquetas de Mar. Esta es ya la sexta medalla que consigue. Este deporte también se ha convertido para él en un modo de vida, en aquel que le permite sentirse libre, «sin estrés y sin prisas», y disfrutar de una experiencia «indescriptible».

Ha sido galardonado también por la mejor y más curiosa imagen, la de un caballito de mar

«Prácticamente, te conviertes en otro pez, porque no te ven como un enemigo. No se escuchan ruidos y pasas a formar parte de la naturaleza. La paz del fondo marino te envuelve y el mundo se detiene mientras estás allí. Es todo tan diferente y tan apasionante. Es otra manera de disfrutar el mar. Es cierto que se trata de un deporte muy duro, de una prueba que requiere de un gran esfuerzo y de una exigente preparación física, pues estamos hablando de que tienes que dejar de respirar. Pero todo esto vale la pena. No hay nada igual en tierra, nada. Las sensaciones y la satisfacción de conseguir fotografiar a numerosas y extrañas especies logran que olvidemos los sacrificios que requiere esta disciplina, como quitarle tiempo a tu familia y amigos o cuidar de manera estricta la alimentación», cuenta a EL DÍA Carballo.

La relación de Carballo con el mar comenzó cuando solo era un niño, pues vivió su infancia en La Caleta, en el municipio de Adeje. «Allí nos pasábamos todo el día en el agua e, incluso, cogíamos pulpos y chocos. Ya después me sentí atraído por el Surf y también, hace unos 14 años, por la práctica de apnea. Me formé y me acabé convirtiendo en apneísta e instructor de esta especialidad de buceo», relata este agente de Santa Cruz, que forma parte de la plantilla de la Policía Local chicharrera desde hace 19 años, dedicándose en la actualidad a la vigilancia de Anaga.

Dice que es capaz de aguantar la respiración debajo del agua durante unos cinco minutos, aunque aclara que en el CazaFotoSub «no estás todo el rato sin respirar, sino que puedes salir las veces que sean necesarias para coger aire, pues tenemos que sacar el máximo número de fotografías posible ». Con respecto a esto, indica que su pasión por la fotografía también se despertó desde muy temprano. «Ya en el instituto participaba en diferentes talleres e, incluso, me presenté a algún que otro concurso. Con el CazaFotoSub puedo combinar y disfrutar de todo lo que me gusta, el deporte, la apnea, el mar y la fotografía», manifiesta.

Explica que la preparación para este campeonato no solo consiste en un duro entrenamiento físico, sino que también «tenemos que estudiar y casi convertirnos en unos expertos en biología». «Durante tres meses, antes de que empiece la competición, realizamos una labor de estudio e investigación de la zona en la que vamos a participar y de todas sus especies. Asimismo, durante unas dos semanas antes, prácticamente todos los días nos metemos en el agua unas ocho horas diarias, haciendo solo una comida al día, la de la cena, y bebiendo únicamente agua. La verdad es que cuando todo acaba, terminas agotado, pero reitero que vale la pena». Destaca que en estos campeonatos no participa solo, sino con un equipo, y aprovecha para nombrar a su compañero, Isidro Felipe, bombero de Tenerife, pues «ha sido subcampeón».

«Se trata de una disciplina muy dura, pues tienes que dejar de respirar, pero, sin duda, vale la pena»

decoration

Para poder realizar este deporte, insiste Juan Carballo, «se debe estar muy preparado físicamente», llevar una alimentación sana, no fumar, no beber alcohol y dormir bien, pues «cada vez que bajamos al fondo del mar, nuestra vida depende de nuestra capacidad para aguantar la respiración». Apunta que, en esta ocasión, alcanzó una profundidad de 26 metros para poder fotografiar a los peces más curiosos. Entre estos, logró retratar a un pez dorado marino o de tres colas (Anthias anthias); un tordo o peto (Symphodus tinca); un galán, pez peine o pejepeine (Xyrichthys novacula), una vaqueta (Serranus scriba), un góbido (Chromogobius zebratus), y un caballito de mar (Hippocampus hippocampus). Precisamente, por esta última fotografía le otorgaron otro premio, «al tratarse de la más especial, pues era la especie más difícil de encontrar, y por la calidad de la imagen obtenida».

La edición de 2021 de CazaFottoSub se desarrolló entre los días 22 y 26 de septiembre en Almería. Carballo comenzó a participar en esta disciplina deportiva hace ocho años y ya ha ganado en seis ocasiones. Lo hizo durante cuatro veces consecutivas, pero durante dos años tuvo que retirarse debido a un accidente que sufrió en su trabajo como policía de la capital tinerfeña. «Volví en 2019, justo antes de que se produjera la pandemia del coronavirus Covid 19, y repetí este año, ganando ambos campeonatos», cuenta.

Desde la Federación Española de Actividades Subacuáticas se señala que esta especialidad deportiva supone también «un valor potencial histórico de datos fehacientes para estudios científicos con rigor: fotografía, fecha, especie identificada y zona marina». Han sido varios los lugares del país en los que se ha realizado este campeonato, como Benidor, Mallorca, Barcelona, Almería y también en Tenerife (en Los Abrigos). En la actualidad, «España e Italia son los países de referencia en esta modalidad deportiva». El agente Juan Carballo continúa en estos días con su duro entrenamiento porque ahora se prepara para los campeonatos que se celebrarán en los próximos días en la isla de El Hierro, en La Restinga.

El agente chicharrero ha logrado fotografiar a 73 peces de especies diferentes en solo cinco horas

Además de su amor por el mar, Juan Carballo también muestra pasión por su profesión. Es uno de los dos policías locales de Santa Cruz de Tenerife que se encargan de la vigilancia del Parque Rural de Anaga, «lo que también me permite estar en contacto con la naturaleza mientras desarrollo mi labor profesional». Para este agente, prestar servicio en Anaga es muy «gratificante» pues «estamos cerca del ciudadano y para los vecinos no somos los dos policías, sino Toño y Carballo».

Informa de que son numerosos los servicios que tienen que realizar, «muchos de ellos relacionados con la atención a las familias que lo necesitan, pero también llevamos a cabo servicios de tráfico, medioambientales y de vigilancia, entre otros». Con respecto a la vigilancia, resalta que, gracias a la colaboración con la Policía Nacional, los robos a turistas en Anaga han disminuido considerablemente, pasando de unos cinco robos diarios a uno al mes. Mañana, el policía que retrata a los peces, volverá a vigilar Anaga.

Compartir el artículo

stats