Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Al margen del humor o de la crítica o la interpretación artística que hoy en día pueda ofrecer en libertad cualquier grupo musical gracias a la democracia que afortunadamente disfrutamos, la letra de la canción Volver al 36, interpretada en la fiesta Viva22 del partido ultraderechista Vox el pasado 8 de octubre en Madrid, sin entrar en sus valores, o no, musicales, se ensaña con cuestiones muy delicadas como la exaltación del fascismo, la violación a grupos de mujeres, con especial mención a las de Senegal, o con los derechos del colectivo LGTBI.

Pero, además, el grupo que la canta, Los Meconios, aborda un acontecimiento, parte en broma, parte muy en serio, cual es el inicio de la Guerra Civil que asoló a España desde 1936 a 1939, dejándonos cerca de un millón de muertos de los dos bandos, el franquista y el republicano, pero, sobre todo, y con mucha diferencia, del vencido, el republicano, y además, de paso, nos marca la vida para siempre a los españoles con una dictadura militar de cuarenta años.

Y muy significativa resulta la declaración del autor de la canción, Isaac Parejo, escrita en 2019 con el título Fachas Héroes, al considerarse el primer youtuber de derechas de la Historia de España, declarándose gay al tiempo que ningunea los derechos del colectivo LGTBI, y justificando la letra actual al afirmar que «la izquierda nos quiere mandar al 36».

Con los efluvios mitineros de Vox, después de cantar Los Meconios «qué fascista es Santiago Abascal» y «Otegui es un hombre de paz», el ambiente de la fiesta se caldea y el público menciona despectivamente al presidente constitucional del Gobierno, Pedro Sánchez, y más se calienta cuando uno de Los Meconios lo califica con adjetivos irrespetuosos, gravísimo error por parte de un artista, si bien habrá que esperar a si hay o no actuación de la Fiscalía General del Estado por un posible delito de odio, lo que probablemente quedará en nada o casi nada por lo del consagrado derecho a la libertad de expresión, aunque, en cualquier caso, la polémica generada es económicamente rentable para Isaac Parejo y Los Meconios.

Y para curarse en salud, el autor de Volver al 36 la justifica porque su pretensión es «denunciar la actitud guerracivilista del Gobierno», arremetiendo también contra la derecha, y lo mismo afirma «qué válida es Irene Montero» que «Ana Botella es mujer florero».

No entro en el valor artístico o musical de la canción, que según para quien puede generar buenas vibraciones o no, pero sí me paro en su contenido de tinte político burlándose mucho más de la izquierda que de la derecha, normal al ser contratados Los Meconios por Vox, y por ello insisten en que «vamos a volver al 36», «la izquierda que ya gobierna se llama Frente Popular», «la izquierda ya va a gobernar, rodeada de revolucionarios pajilleros de sofá», «tu enemigo es el dueño de Zara, mientras le compras las bragas», «cabreamos siempre a los comunistas, feministas y progres», momento en que en la pantalla del escenario aparece y desaparece rápidamente la bandera con la hoz y el martillo.

Y tras escuchar detenidamente la canción y patear por internet, quizá he encontrado la clave «económica» de Los Meconios, y es que nos ofrecen a los internautas hacernos una canción original o el mensaje musical que queramos por una módica cantidad de euros, incluso una canción de regalo para nuestra amada o amado por el día de San Valentín. O sea, que, en el mundo pícaro de Los Meconios, el que no corre, vuela.

Compartir el artículo

stats