Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

el recorte

Aviso de tormenta

«Las finanzas públicas están en una situación de vulnerabilidad y el entorno de incertidumbre que vivimos no hace otra cosa que agravarla», ha advertido la presidenta de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, organismo encargado de velar por la estabilidad de la cuentas públicas, Cristina Herrero. El próximo mes de julio, cuando el Banco Central Europeo acabe su programa de estímulos y apoyo a la deuda pública, los tipos de interés van a subir. Y España, con un billón quinientos cuarenta mil millones de deuda (ayer), va a adentrarse en un escenario muy peligroso si los mercados empiezan una ofensiva contra países endeudados, como el nuestro. España sigue gastando más de lo que recauda y no ha conseguido reducir el déficit de las cuentas públicas. Con una economía que solo está empezando a regresar a la normalidad, estamos demasiado débiles para aguantar tormentas como la que se produjo hace una década, con el incremento de la prima de riesgo y la desconfianza que se creó en torno a la solvencia financiera de nuestro país. Años después, seguimos sin haber hecho la tarea pendiente: sin haber saneado las cuentas, sin controlar el déficit, con una deuda desbocada, con un problema de sostenibilidad del sistema de pensiones… La casa sigue sin barrer. Y vienen curvas.

Compartir el artículo

stats