Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El recorte

Confusa estrategia

España tiene yacimientos de gas para darse energía durante cuarenta años. Y de petróleo. Pero ha decidido no explotarlos. Nuestro Gobierno prefiere comprar el gas argelino; al menos mientras nos lo sigan vendiendo. Y petróleo a EEUU ¿Es más barato? No. No se trata de una medida de carácter económico, sino de «responsabilidad» en la lucha contra el cambio climático. Por eso, dicen, España quiere apostar por el desarrollo de las energías renovables. El discurso no puede ser más cínico. ¿Qué sentido tiene que no contamines el planeta aquí pero sí en Argelia o en EEUU? ¿Qué tipo de hipocresía es la que te permite abominar del carbón en España pero comprar energía producida por carbón en Marruecos, que al estar fuera de la UE no está penalizada por las emisiones de CO2? Lo mismo podría decirse de los yacimientos de hidrocarburos en aguas próximas a Canarias. Las leyes españolas prohíben explotarlos. Pero Marruecos lo hace. ¿Qué sentido tiene que no hagas una parrillada en tu casa mientras te llega el tufo y la humareda de la que está haciendo el vecino en la suya? Esa estrategia solo consigue que el vecino coma y tú te comas el humo. Alguno diría que es propio de idiotas.

Compartir el artículo

stats