Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Por qué acudir a un psicólogo?

Lo cierto es que para acudir a un psicólogo no tienes por qué tener un problema. La terapia psicológica consiste en mucho más que estar sentado en un sillón contando la parte que no funciona de tu vida. Cada vez son más las personas que piden cita simplemente para desarrollar su crecimiento personal. Mejorar su rendimiento profesional, su concentración, mejorar como padre o madre, mejorar sus relaciones personales o la relación que tiene consigo mismo, mejorar la toma de decisiones para salir de su zona confort, etc. Acuden al psicólogo, no por considerar que lo hacen mal, sino porque algo les dice que nutriéndose de otras herramientas, podrían hacerlo mejor.

Por supuesto, en muchos casos, acudir al psicólogo es un acto de responsabilidad con uno mismo. De igual manera que cuando a uno se le pica una muela acude al dentista antes que la infección le llegue al nervio, lo más lógico es que cuando alguien esté pasando por cierta situación donde sus emociones le limitan e impiden dirigir su vida con normalidad, debe acudir a un profesional antes de empeorar. No es cierto que el tiempo lo cure todo. Es verdad que es una variable importante cuando hablamos de pasar un mal momento, pero dependiendo de la gestión que uno hace a nivel pensamiento, emociones y comportamiento, la duración del tiempo puede ser más corta o más larga.

Todos queremos ser felices y no nos damos cuenta que para serlo, lo primero de todo es tener salud mental. A día de hoy, existe un gran desconocimiento de como funcionamos a nivel mental, de todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance y que podrían servirnos para gestionar, de mejor manera, los malos momentos. Es cierto que determinadas emociones como por ejemplo la ansiedad, a pesar de ser muy incómoda y fatigosa, no tiene peligrosidad alguna. Pero también es cierto que su mala gestión puede condicionar la vida por completo de una persona e incluso, derivar en otros trastornos como es la depresión.

En consulta, la primera sesión siempre es para tomar información sobre el caso que tengo delante. No todos tenemos las mismas habilidades, la misma resistencia al cambio, los mismos mecanismos de defensa, etc. Cada caso es un mundo por lo que no hay un manual para tratar a todos los pacientes de la misma manera. Pero sí que a la gran mayoría, si no es en la primera sesión es en la segunda, les explico cómo funciona lo que en psicología llamamos triada cognitiva, que es la gestión de emociones a través de la gestión correcta del pensamiento y del comportamiento. Entender como funcionamos a nivel mental, nos ayuda muchísimo a detectar los detonantes de ciertas emociones y reacciones. Necesitamos saber cómo funcionamos para hacer los cambios necesarios alcanzar nuestro bienestar.

Los psicólogos no tenemos una varita mágica que elimine todos tus problemas. ¡Ojala!, pero si podemos asesorarte, enseñarte a utilizar determinadas estrategias y herramientas necesarias que te permitan regular tus emociones, o acompañarte mientras superas un mal momento ayudándote a gestionar pensamiento y comportamiento para que tus emociones no te bloqueen o limiten.

Acaba con el mito social de que acudir al psicólogo es cosa de locos. ¡Al revés!, si estás viviendo cualquier situación que te haga sentir mal, inundándola de sensaciones desagradables que te impiden llevar tu vida con normalidad, sería de locos no pedir ayuda profesional.

Tamaradelarosapsicologa.com

Compartir el artículo

stats