Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Observatorio

Deporverse

Depoverse

En estos últimos meses se ha publicado mucho sobre el metaverso con muchísimas definiciones que proviene del prefijo «meta» (que significa más allá o transcendente) y universo. Metaverso se referirá a todas las realidades digitales alternativas de los espacios físicos de donde se trabaja, juega y socializa. La realidad física se fusionará con el universo digital para crear un mundo Phygital (unión de lo físico y digital).

Aunque la noticia hasta ahora ha sido muy marketiniana y de luchas de varias empresas, el debate seguirá en este nuevo año 2022. Son conceptos que no nacen de un día para otro sino que en el siglo pasado Neal Stephenson en su novela Snow Crash lo describió pero no con tanta viabilidad tecnológica como hoy en día. El concepto básico es reconocible en las historias de Ready Player One y de Matrix. Será una experiencia inmersiva que abarcará el mundo digital y físico.

El metaverse un mundo más allá de internet con ramificaciones para todo, diseñando experiencias compartidas y productos digitales. Un mundo virtual inmersivo donde puedes trabajar, aprender, crear arte, comprar, ver conciertos, jugar, entretenerte y hacer ejercicio, etc. Intefaces más naturalistas con tecnologías que ofrecerán mayor telepresencia, o la sensación de moverse físicamente a través de un espacio virtual. Estos momentos covidianos han impulsado el uso del teletrabajo o simplemente los espacios para jugar digitalmente y por tanto los avances en estas soluciones digitales exponenciales no tendrán una vuelta atrás.

El mundo del fitness irá más allá del tradicional home fitness, viendo la realidad virtual y mixta como una herramienta en la práctica de los ejercicios. El entrenamiento ya no será entrenar online o por plataformas tipo zoom, ahora será de manera inmersiva y gamificada a través de videojuegos y haciendo ejercicio. Dentro del metaverso monitorizará su actividad física. No desaparecerán los gimnasios pero las barreras físicas se rompen con las nuevas soluciones digitales creando una nueva comunidad. Podrán sentir que están dentro de una sala física de ciclismo indoor, bailar, luchar u otras prácticas.

En el deporte se abren nuevas posibilidades revalorizando las formas en que las personas consumen deporte y facilitará nuevas formas de comunicación y conexión con los fans.

Cambiará el espacio deportivo en un entorno digital virtual, un estadio, polideportivo, gimnasio donde convivirán los avatares de cada uno según su implicación y participación. Cada uno generará su equipo deportivo, zonas de entrenamiento, de jugar virtualmente y socializar.

Permitirá participar en ligas e interactuar con sus equipo sin olvidar su propio entrenamiento físico. Podrán charlar con sus ídolos deportivos en tiempo real.

Romperá las barreras geográficas y físicas para ofrecer experiencias inmersivas antes, durante y después de los partidos mejorando la comunicación más allá de las experiencias del tiempo de partido. Una comunidad que sigue sintiendo y participando dentro de su equipo preferido. Permitirá a los espectadores escuchar a los jugadores e incluso el bote de la pelota en un partido de baloncesto y a los seguidores animando a sus equipo.

La NFL americana (National Football League) inauguró su tienda virtual en la plataforma de juegos Roblox, entrando en el metaverso y que verá la luz en todo su esplendor en el 2022.

Los clubes deportivos que no acepten e indaguen esta realidad seguirán en la cola del progreso. El creciente interés de los tokens no fungibles (NFT) en el espacio digital podría facilitar nuevas activaciones en el metaverso, de poseer elementos, productos que generarían nuevas fuentes de ingresos y compromiso.

Peter Moore, ex director ejecutivo del Liverpool, dijo: «Es un club de fútbol mundial, donde estaba muy claro para mí desde el principio que el 98 por ciento de nuestros fans a nivel mundial nunca llegarían a Liverpool». Acercar el club a esos seguidores, dice, fue un desafío en el que estaba ansioso por participar durante su mandato. «Y así construimos la infraestructura», agrega, «trabajamos con IBM, para poder traer cantidades masivas de contenido, interactuar con nuestros fanáticos de una manera única».

En esta plataforma no sólo se refleja el disfrute de los fans, sino también un análisis técnico de las jugadas y usarlas en futuros entrenamientos.

En esta sociedad tecnológica posmoderna el tiempo de juego no será sólo analógico.

Desde el ámbito de la educación o del propio diseño urbano de las futuras ciudades la gamificación de sus entornos mejorará el bienestar de las personas incidiendo en entornos virtuales que fomenten la vida activa. Habrá juegos en el espacio virtual para jugar en cualquier momento aunque la clave será educar en su uso y con el apoyo de profesionales del ámbito tecnológico, de la salud, educación y de la actividad física. La cultura de los likes o me gusta de las redes sociales flaquea y el jugar formará parte de esas conversaciones sociales como un medio de socialización y expresión personal.

Las ciudades tendrán sus gemelos digitales del juego, un mapeo de juegos según edades y usos de los colectivos. No sólo se juega en la ciudad sino también con la ciudad usando las tecnologías digitales. Cada entorno urbano tendrá alguna forma de realidad aumentada, virtual o mixta a su alrededor que facilitará una serendipia entre sus ciudadanos.

Habrá entretenimiento en vivo como los conciertos musicales para ser vistos por toda la ciudad y más ante esta pandemia que no para de crecer y reproducirse. Ya en 2019 se realizó un evento musical dentro del videojuego del Fortnite, que fue visto por más de diez millones de personas dentro del juego.

Todo ello les llevará a repensar su estrategia de propiedad intelectual en el mundo virtual y la creación de valor para sus partners.

Y no podemos olvidar el poder de promover nuevos empleos como sería el desarrollador de nuevos contenidos digitales o programadores de esos espacios. Las cadenas de gimnasios tendrán que contratar a expertos de gaming design.

Hay muchas preguntas sin resolver sobre el metaverso, y hay mucho que entender sobre lo que realmente podría suceder. Si hace años los equipos tenían la necesidad de definir sus estrategias en redes sociales, hoy deberán definir su estrategia de metaverso para no quedarse rezagados y perder competitividad y visibilidad en este siglo que más que un cambio de época es una época nueva.

El deporte deberá conocer y comprender el metaverso para seguir siendo relevante y evitar perder a estas nuevas generaciones de jóvenes.

Compartir el artículo

stats