17 de octubre de 2019
17.10.2019

Treta, no broma

16.10.2019 | 23:18
Pedro de Silva

A lo largo de todo el procés, el personaje en el que se encarnaba -en este billete- la actuación de sus dirigentes era el astuto Ulyses, experto en tretas, engaños y trampas. De hecho, si los demás cíclopes no ayudan al Polifemo herido es porque Ulyses le había dado un nombre falso, nadie, y el gigantón respondía nadie cuando sus colegas le preguntaban quién le había herido. El caso es que al astuto Ulyses le funcionaban las trampas en sus aventuras y guerras. Pero, atención, eran tretas, no bromas. Si el punto culminante del procés, aquel 27 de octubre de 2017, hubiera sido solo una broma (iocandi causa), las penas resultarían desproporcionadas. No fue una broma, sino una treta, un ardid, un gran farol si se quiere ver así, pero de los que, con las calles a reventar de manifestantes y la Policía autonómica inhibida, pueden funcionar, y acabar cambiando la geometría de un Estado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook