Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal | El ocaso de Vasile y el berrinche de su escudero Risto

Risto en defensa de Vasile (‘TEM’, Cuatro).

Ha trascendido esta semana que Paolo Vasile va a dejar de ser el Consejero Delegado del imperio Mediaset España (Tele 5, Cuatro, Dininity, Energy, Boing, Be Mad, etcétera) tras más de 20 años seguidos ejerciendo la jefatura máxima de este grupo fabricante de contenidos televisivos. ¡Ahh! Ha producido un vendaval opinativo esta noticia. Hay quien lo considera un cese, un despido, un desalojo, una expulsión incluso.

Vasile ha tenido que salir al paso asegurando que su marcha estaba pactada desde 2019, pero que se ha retrasado por el coronavirus. Más restallante y en tono de berrinche ha sido la postura de una de sus estrellitas en nómina, Risto Mejide. Ha salido en tromba en su programa ‘Todo Es Mentira’ (Cuatro) señalando, indignado, una portada del diario ‘El Mundo’ porque han titulado ‘Mediaset prescinde de Vasile’ y ese ‘prescinde’ lo ha considerado una ruindad, una afrenta, una vileza. «¡Mienten, mienten!», gritaba con acritud apenas contenida. ¡Ahh! El papel del escudero que salta enfebrecido en defensa de su Señor es una actitud muy honrosa y bonita. Normalmente el ardor declina en cuanto el Rey nombra al sustituto del caído. En lo que hay unanimidad es en el motivo del finiquito de Vasile: entre agosto de 2021 y septiembre de 2022, Tele 5 ha perdido sistemáticamente todos los meses frente A-3 TV, menos uno. O sea, de 14 meses seguidos, ha perdido en 13. Eso no había ocurrido nunca desde que nacieron las teles privadas, en 1991.

Deja Vasile tras de sí dos décadas de tele sin escrúpulos. Ha creado un mercado nuevo en el mundo audiovisual: el mercado de la víscera. «Busco el éxito, no el prestigio», es una de sus frases preferidas. Y el éxito para él siempre ha sido que la empresa, no importa cómo, gane más dinero que ninguna. Devoto servidor y admirador de Berlusconi, acaba de declarar a ‘ABC’: «Si me pidiera que me tirase por la ventana, lo haría sin ninguna duda». Una vez un periodista le dijo en una entrevista: «Tiene usted suerte. Su familia vive en Roma y no tiene que pasar la vergüenza de ver la tele que usted fabrica». Bien mirado, no es más dañino el método ‘telecinqüe’ que el método de la intoxicación política que otras cadenas impulsan. Queda este imperio en España –dicen– a la espera del aterrizaje de nuevo ‘consigliere’. Cabe la duda de si querrá hacer otro tipo de tele. Más aún, cabe la duda de si saben hacerla.

Compartir el artículo

stats