Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'Lightyear': un juguete fuera de contexto

Prometía más de lo que ofrece, pero quizá es que esperamos de ella tanto o más de lo que ofreció el personaje del guardián galáctico en la franquicia de ‘Toy Story'

Una imagen de 'Lightyear'.

'Lightyear' ★★★

Dirección Angus MacLane

Estreno 17 de junio de 2022

Pixar nos acostumbró mal. Hubo un tiempo en que todas sus películas eran o muy buenas u obras maestras. La revolución en el cine de animación. Pero ese tiempo pasó y, desde hace años, quizá desde ‘WALL·E’ y ‘Up’, dos obras magníficas realizadas al concluir la primera década de este siglo, el interés de la productora ha decaído. No vertiginosamente, pero ha decaído. En estos más de 10 años han aparecido títulos interesantes y logrados, como la tercera y cuarta parte de ‘Toy Story’ y ‘Del revés’, junto a filmes más acomodados, como ‘Cars 3’ y ‘Soul’. ‘Lightyear’ está en esa línea. Prometía más de lo que ofrece, pero quizá es que esperamos de ella tanto o más de lo que ofreció el personaje del guardián galáctico en la franquicia de ‘Toy Story’. Y sin el universo de juguetes que le rodeaba, sin formar pareja con el cowboy WoodyBuzz Lightyear pierde fuerza. No es héroe para aguantar él solo todo un filme, ya que los personajes que le rodean en este caso son simples comparsas.

‘Lightyear’ es una aventura de ciencia ficción. Buzz es el piloto que podría rivalizar con Maverick Top Gun en su obsesión por rebasar la hipervelocidad. La película no es otra cosa que el supuesto filme cuyo éxito generó el juguete que le regalaron a Andy en ‘Toy Story’. Aquí está en su hábitat, con una mezcla de ingredientes y referencias que van de ‘Star Trek’ a ‘2001: una odisea del espacio’. Su interés estaba en verle enfrentándose a las adversidades de un mundo poblado por humanos. Su lucha contra robots y lianas asesinas resulta más indiferente pese a buenos momentos de ingeniería visual.

Compartir el artículo

stats