Día del Periodista 50% DTO. eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Partido Popular

Asturias, último conflicto territorial que le queda por solventar a la dirección del PP

"Cuanto antes, mejor", piden en el seno del partido en la región después de ver cómo, tras Cantabria y La Rioja, Navarra ya tiene perfilado un líder

Alberto Núñez Feijóo y Teresa Mallada, en un acto celebrado en el Campoamor el pasado mes de marzo. Irma Collín

La situación del PP asturiano será la última de las crisis territoriales que aborde la dirección nacional del partido, tras haber despejado en las últimas semanas los problemas existentes en las organizaciones de Cantabria, La Rioja y Navarra, con la vista puesta ya en las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2023.

"Cuanto antes, mejor", es la impresión más repetida entre distintos dirigentes, veteranos y actuales, del PP asturiano sobre la designación del candidato a las elecciones autonómicas. La designación del próximo cartel electoral, una vez descartada Teresa Mallada por el líder del partido, Alberto Núñez Feijóo, marcará el futuro a corto plazo de una organización acostumbrada a largas travesías por el desierto en el escenario político regional, sobre todo en la última década, en la que ha visto menguar su peso tanto en el parlamento regional como en el mapa político municipal de Asturias y también en el Congreso y el Senado.

Asturias formaba parte del póker de territorios más delicados, en el ámbito interno, cuando el gallego Alberto Núñez Feijóo tomó las riendas de la sede de Génova, en la pasada primavera. En las últimas semanas, la dirección nacional ha despejado las incógnitas que amenazaban la unidad del partido en Cantabria, La Rioja y Navarra, todas con problemas y disensiones internas en los últimos años, si no idénticas a las de Asturias, sí con el denominador común del lastre que supone la división interna para tratar de alcanzar buenos resultados electorales.

A siete meses de la cita con las urnas, lo único que tiene claro la militancia del PP en Asturias es que Teresa Mallada no presentará su candidatura al congreso del partido, que no tiene todavía fecha de celebración, y que da "un paso a un lado", como ella misma anunció hace menos de un mes. En esta situación, la intuición y también el deseo de diferentes dirigentes populares es que habrá novedades pronto. "Conviene que el ruido que acompaña este tipo de procesos y decisiones no coincida con la precampaña electoral", argumentaba un dirigente popular. "Cuanto antes, mejor; era preferible que ya estuviera resuelto", corrobora otro, con más de un máster en batallas internas. "Seguro que habrá novedades pronto", confirma un tercero. Otro, más escéptico, apunta que dejar Asturias para el final, tras desbrozar Cantabria, La Rioja, y Navarra, "demuestra que no somos relevantes". Otro dirigente popular, pero de ámbito nacional, certificaba desde la distancia que "es evidente que en Asturias hay problemas internos y graves".

Está por ver la fórmula que finalmente elige el PP nacional para Asturias, aunque las experiencias previas en Cantabria, La Rioja y Navarra demuestran que cuenta con un "libro de estilo" de lo más variado y que no se limitan a un solo modelo o fórmula.

La opción que el vicesecretario general de Organización, Miguel Tellado, bendijo en Cantabria no se repetirá en Asturias, ya que en la comunidad vecina un congreso regional ratificó el pasado día 7 la continuidad de María José Saénz de Buruaga, que había ganado el convulso cónclave de 2017.

En cambio, Génova optó por una bicefalia para tratar de dar carpetazo a la agitada situación de La Rioja, designando a Gonzalo Capellán como candidato a la presidencia autonómica, mientras que Alberto Galiana fue designado en un comité regional extraordinario, que tuvo lugar el 20 de este mes, como presidente del partido para la etapa de transición hasta las elecciones.

Una solución que no parece haber cicatrizado las heridas internas ya que Alberto Bretón, ex delegado del Gobierno con Rajoy, lamentó que "tendremos una dirección provisional con un presidente no elegido por los afiliados y un candidato designado sin contar con la decisión de los militantes de este partido".

En Navarra, la actual presidenta popular, Ana Beltrán, anunciaba este viernes que no se presentará al congreso del 4 de diciembre, aunque piensa seguir en política, a disposición del partido. "Ha llegado el momento de dar paso a una nueva dirección en el partido", decía la dirigente "casadista". Para su puesto, ya se ha postulado el parlamentario autonómico Javier García Jiménez (1985), tras contar con la preceptiva luz verde de la dirección nacional.

Continuidad en Cantabria. María José Sáenz de Buruaga fue reelegida como presidenta del partido el pasado día 7 después de que la dirección nacional aprobase la labor que realizó, pese a las pugnas internas desde el convulso congreso que ganó en 2017. 

Bicefalia en La Rioja. Génova optó por una bicefalia, al menos temporal, en el territorio de Cuca Gamarra, dividido en varios sectores. El presidente regional, hasta las elecciones, será Alberto Galiana (a la derecha en la imagen), mientras que Gonzalo Capellán (a la izquierda) liderará la candidatura autonómica. La solución a este conflicto ha recibido críticas.

Apuesta por un nuevo líder en Navarra. La actual presidenta, Ana Beltrán, ha acabado por dar paso a una nueva dirección. El joven parlamentario autonómico Javier García Jiménez (a la derecha en la foto) ha formalizado su candidatura, tras recibir el visto bueno de la dirección nacional, y se perfila como el único candidato al congreso regional de diciembre.

Compartir el artículo

stats