50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Proceso judicial

Cascos se queda solo en su demanda contra los líderes de Foro por el uso de datos

La Fiscalía no ve pruebas suficientes contra Pumares, Cachero y Lanza sobre la filtración de datos a la prensa sobre la nómina del exministro de Fomento, que se enfrenta a sus antiguos compañeros ante en el juez

Francisco Álvarez-Cascos y la cúpula de Foro se encuentran en los juzgados. Miki López

Francisco Álvarez-Cascos y sus antiguos compañeros de Foro Asturias se han visto en los juzgados. El expresidente del Principado y exvicepresidente del Gobierno de Aznar se ha presentado ante el juez pero, esta vez, como parte demandante en un proceso civil. Cascos reclama que se ha vulnerado la protección de datos en informaciones filtradas a la prensa en las que se incluía, por ejemplo, su nómina. La Fiscalía, por su parte, no aprecia pruebas que sustenten la acusación. Se trata de un proceso paralelo al procedimiento penal en el que Cascos deberá responder de una acusación por apropiación indebida que le enfrenta también a una pena de dos años de cárcel. El juzgado de instrucción número 2 de Oviedo ya ha emitido un auto en el que decreta la apertura de juicio oral y obliga a Álvarez-Cascos a depositar una fianza de 290.000 euros. Con esa cantidad deberá responder a la reclamación que le efectúa Foro Asturias, el partido que él mismo fundó y que terminó expulsándole.

El exlíder forista retiró hace poco más de un año la demanda interpuesta contra el secretario general de Foro, Adrián Pumares; el vicesecretario de Implantación Territorial, Enrique Lanza Morán y el vocal José Luis Arias Cachero por un presunto delito de vulneración del derecho al honor, pero ha reactivado la demanda circunscribiéndose ahora a la protección de datos. Así, los tres demandados se sentaron en el banquillo del Juzgado de Primera Instancia número 5 de Oviedo. Fue un encuentro tenso en los juzgados de Oviedo en el que Cascos entró acompañado por su abogado y sus testigos a escasos minutos del inicio del proceso y sin dirigir la palabra a sus antiguos compañeros de partido.

Desde la formación forista, Arias Cachero se pronunció sobre el proceso penal, reiterando que el auto judicial le da la razón a la cúpula actual del partido asturianista. “Teníamos razón cuando le acusábamos de apropiación indebida”, sentenciaba antes de entrar en la sala. Cachero apuntaba también a que el exministro “es el político asturiano de más nivel que se sienta en el banquillo y se sienta por iniciativa de Foro (su antiguo partido), no hay equivalencia de nuestra ejemplaridad”. Tras el juicio, que los acusados han valorado muy positivamente, Cachero señaló que se trata de la séptima causa abierta por Cascos contra ellos en su proceder de "judicializar la política". "Será también el séptimo juicio que le ganemos a Cascos", celebró el vocal del partido.

En el juicio civil, Álvarez-Cascos estuvo asistido por el letrado Eduardo Estrada. El abogado considera que los datos personales de Álvarez-Cascos se consiguieron “de manera ilícita”. Junto al exministro se presentó en el juzgado Pedro Leal, diputado de Foro Asturias en la Junta, pero expulsado de la formación por su afinidad a Álvarez-Cascos, con quien la cúpula actual mantiene una guerra abierta. El pasado viernes, el partido que ahora dirige Carmen Moriyón retiró todas las competencias al diputado en las cinco comisiones parlamentarias de las que formaba parte en la Junta. El abogado del partido, Iván de Santiago, por su parte, aseguraba antes de entrar en la sala que el asunto civil no tenía “ningún recorrido”. Estrada, por su parte, manifestó que, pese a lo señalado por la Fiscalía en el juicio, los fiscales deben defender los derechos fundamentales que se habrían vulnerado al filtrarse los datos personales del exlíder de Foro a los medios de comunicación.

La Fiscalía, al término del juicio, durante la exposición de sus conclusiones manifestó que hay demasiados "puntos grises" y que faltan pruebas para condenar a los acusados por revelar el número de cuenta y la nómina del expresidente del Principado. Unos datos que, como apuntó Arias-Cachero, resultaron ser ciertos por lo que se ha probado en el proceso penal evidenciando que Cascos utilizaba Foro como "un plan de pensiones".

La formación considera que Álvarez-Cascos utilizó el partido como forma encubierta de lucrarse. Así, una de las principales cuantías son los 174.000 euros que Foro Asturias abonó en total a la exmujer de Cascos, María Porto, en concepto de alquiler de una sede del partido en Madrid y que, según los denunciantes, nunca fue utilizada. Además, se añaden costes de reparación del vehículo de la expareja de Cascos (entonces aún estaban casados) por 12.500 euros.  Este es el segundo auto judicial para decretar la apertura de juicio oral por esta causa. El primero fue recurrido por Foro Asturias al considerar que la cuantía objeto de sentencia era demasiado baja. Una de las cuantías más significativas para los actuales dirigentes de Foro sobre el proceder de quien fue su dirigente es la de los casi 25.000 euros que el exministro facturó a su propio partido por mítines de 2011 y que hizo constar como conferencias.

Foro consiguió que la Audiencia Provincial estimase un recurso para incluir más gastos, por lo que la factura que el partido pasa al exministro engorda de manera considerable. Ahora, el juzgado cierra la instrucción, da por formulada la acusación contra Francisco Álvarez-Cascos por un delito continuado de apropiación indebida, señala que el juicio debe celebrarse en la Audiencia Provincial (que deberá fijar fecha) y marca una fianza de 290.000 euros. Si el exministro no la abona, se procederá al embargo de bienes.

En el proceso penal, la Fiscalía reclama dos años de prisión y que indemnice a Foro Asturias por casi 8.000 euros, una cantidad sensiblemente inferior a la que exige el partido y que finalmente ha sido determinante a la hora de fijar la fianza.

Compartir el artículo

stats