Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias

Cascos, en el banquillo: afronta dos años de cárcel y una fianza de 290.000 euros

La jueza cierra la instrucción por la presunta apropiación indebida del exministro, acusado de utilizar para gastos personales fondos de Foro

Francisco Álvarez-Cascos.

Francisco Álvarez-Cascos, expresidente del Principado y exministro de Fomento del Gobierno de Aznar, se sentará definitivamente ante el juez para responder de una acusación por apropiación indebida que enfrenta al que también fuera secretario general del PP a dos años de cárcel. El juzgado de instrucción número 2 de Oviedo ha emitido un auto en el que decreta la apertura de juicio oral y obliga a Álvarez-Cascos a depositar una fianza de 290.000 euros. Con esa cantidad deberá responder a la reclamación que le efectúa Foro Asturias, el partido que él mismo fundó y que terminó expulsándole.

La formación que ahora preside Carmen Moriyón considera que Álvarez-Cascos utilizó el partido como forma encubierta de lucrarse. Así, una de las principales cuantías son los 174.000 euros que Foro Asturias abonó en total a la exmujer de Cascos, María Porto, en concepto de alquiler de una sede del partido en Madrid y que, según los denunciantes, nunca fue utilizada. Además, se añaden costes de reparación del vehículo de la expareja de Cascos (entonces aún estaban casados) por 12.500 euros. Pero sin duda una de las cuantías más significativas para los actuales dirigentes de Foro sobre el proceder de quien fue su dirigente es la de los casi 25.000 euros que el exministro facturó a su propio partido por mítines de 2011 y que hizo constar como conferencias.

Este es el segundo auto judicial para decretar la apertura de juicio oral por esta causa. El primero fue recurrido por Foro Asturias al considerar que la cuantía objeto de sentencia era demasiado baja. La juez titular, Simonet Quelle Coto (la misma que instruyó el caso del dinero del que se apropió el exsindicalista José Ángel Fernández-Villa), elevaba la fianza a 10.390 euros por las responsabilidades pecuniarias. Ahí se computaban gastos que incluían hoteles, comida a domicilio, videojuegos, billetes de AVE o entradas para eventos deportivos y museos. Foro consiguió que la Audiencia Provincial estimase un recurso para incluir más gastos, por lo que la factura que el partido pasa al exministro engorda de manera considerable. Ahora, el juzgado cierra la instrucción, da por formulada la acusación contra Francisco Álvarez-Cascos por un delito continuado de apropiación indebida, señala que el juicio debe celebrarse en la Audiencia Provincial (que deberá fijar fecha) y marca una fianza de 290.000 euros. Si el exministro no la abona, se procederá al embargo de bienes.

La Fiscalía reclama dos años de prisión y que indemnice a Foro Asturias por casi 8.000 euros, una cantidad sensiblemente inferior a la que exige el partido y que finalmente ha sido determinante a la hora de fijar la fianza.

“Este auto demuestra que teníamos razón sobre la apropiación indebida de la que acusábamos a Cascos y pone en su sitio su legado real de fraude económico, político y moral a la sociedad asturiana”, señalaron fuentes de Foro. “Este es su punto final”, recalcaron.

El juicio al que previsiblemente se someterá Álvarez-Cascos es el desenlace de su azarosa vida política tras abandonar el PP. Impulsó el partido Foro Asturias Ciudadanos (cuyas siglas coincidían con las iniciales del exministro) y bajo su férreo control logró alcanzar la presidencia del Principado. Pero tras convocar elecciones anticipadas el partido entró en una fase de caída en la que él permanecía al mando en la sombra como secretario general. Finalmente, parte de los dirigentes de Foro se alinearon con la presidenta, Carmen Moriyón, y forzaron la salida y expulsión del fundador entre acusaciones de convertir el partido en una fuente de financiación personal. La revisión de las cuentas dio pie a que presentasen una denuncia ante el juzgado por presunta apropiación indebida, ya que presuntamente Álvarez-Cascos cargaba a Foro viajes, habitaciones de hotel de parientes, comida a domicilio e incluso mobiliario. Pero la principal cuantía se camuflaba como el alquiler de unos locales en Madrid, que el partido abonaba a la exmujer de Cascos y que, según los denunciantes “nunca se utilizó y resultó ser una sede fantasma”.

Compartir el artículo

stats