Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una investigación avala que «no hay peligro» a la hora de consumir plátanos palmeros

La presencia de elementos químicos emitidos por el volcán en los plátanos recogidos durante la erupción no supone un peligro para el consumo humano, ya que en ningún caso se excedería el 5% de la ingesta diaria tolerable de cualquiera de ellos.

Esta es la principal conclusión de un estudio publicado en la revista científica Chemosfere por investigadores del Instituto de Investigaciones Biomédicas y Sanitarias de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, del Instituto Tecnológico de Canarias y del Centro Español de Investigación Biomédica en Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición.

La investigación ha demostrado que la deposición de cenizas y nanopartículas de material magmático en la superficie de los plátanos afecta mucho menos al interior de la fruta que a la piel, que absorbe una mayor cantidad de elementos que en determinadas concentraciones podrían resultar tóxicos.

Esto permite que gran parte de la contaminación desaparezca con el lavado que tiene lugar en las plantas de procesamiento, con reducciones del 74% en 37 de los 50 elementos analizados. Incluso después del lavado, resaltan los investigadores, hay un aumento significativo de la concentración de elementos de claro origen magmático respecto a los plátanos cosechados en circunstancias normales, como el hierro, el aluminio, el titanio, el vanadio, el bario, el plomo, el molibdeno y el cobalto.

Compartir el artículo

stats