Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alexis Trujillo Coordinador del área deportiva del Real Betis Balompié

«No le cambio el puesto ni las responsabilidades a mi hermano»

Alexis Trujillo (1965, Las Palmas de Gran Canaria) El Día

Joan Plaza entrenaba al Coosur Real Betis de la Liga ACB cuando se comió un plátano en una rueda de prensa para apoyar al sector platanero por las pérdidas ocasionadas por el volcán de Tajogaite. Más tarde, el equipo para el que trabaja Alexis Trujillo (1965, Las

 Palmas de Gran Canaria) donó a La Palma un euro por cada entrada del Betis-Valencia. 

La solidaridad con los afectados por el volcán de Tajogaite ha sido inagotable, pero el caso del Betis es muy llamativo...

El Real Betis ha demostrado que es un club solidario y abanderó varias iniciativas para estar cerca de los damnificados. Ese tipo de gestos son los que nos gusta sentir y ver cuando la gente lo está pasando mal: La Palma ha sufrido mucho en los últimos tres meses.

¿Algún capotazo habrá echado usted para que las ayudas de la Fundación del Real Betis se hicieran realidad?

El impacto inicial fue brutal y visibilicé en la medida de mis posibilidades la tragedia que estaba ocurriendo en La Palma. Llamé a mi hermano (Blas Trujillo, consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias) para ver los pasos que debía dar la Fundación del Real Betis Balompié para canalizar las ayudas.

¿Qué fue lo primero que se le pasó por la cabeza al ver los ríos de lava el 19 de septiembre?

Pensé en el dolor de las personas que se han pasado la vida trabajando para tener un patrimonio y la fragilidad con la que se pierde todo como consecuencia de una catástrofe natural. Este proceso ha sido doloroso y necesita de la solidaridad de todos para afrontar una reconstrucción que será compleja.

Problemas de conectividad, la pandemia, la erupción... ¿parece que la «mala suerte» se ha cebado con las Islas?

La verdad es que hemos encadenado unas cuantas desgracias seguidas... ¡Habrá que ir a una santera para que nos haga un rezado; no es fácil sobreponerse a tantos palos!

Sin desvelar un secreto de familia, ¿qué le cuenta su hermano sobre la evolución de la pandemia en Canarias?

«Que la cosa está fastidiada.» Solo hay que analizar los datos para ver que la situación no es la más adecuada. En Canarias hay mucha gente peleando para contener el avance de la ómicron, que es una variante altamente contagiosa que está ocasionando un auténtico desastre.

¿Le cambia el puesto a su hermano?

Ja, ja, ja... Son trabajos distintos. Curiosamente, a él le tocó asumir la dirección de la consejería de Sanidad dos semanas antes de que me colocaran en el banquillo del Betis para tratar de cambiar una situación que era extremadamente delicada. La salud es prioritaria y, sinceramente, no le cambiaría el puesto ni las responsabilidades a mi hermano... Esta crisis sanitaria se salva con gestión, pero necesita de la colaboración de la ciudadanía: hay que poner cabeza para salir de esta.

Se «apaga» el volcán y el virus se desboca, ¿no hay respiro?

Sí, no hay tregua. El virus se queda entre nosotros un rato más y tenemos que poner las medidas necesarias (conciencia social, distancia de seguridad e higiene) para aislarlo. Respecto al volcán, creo que el daño causado ya ha sido más que suficiente y toca salir adelante. La Palma necesita muchas manos solidarias para su reconstrucción.

¿Una «reconstrucción» como la que usted tuvo que iniciar en el banquillo del Betis?

Hace dos años logramos salvar una situación límite; seguimos en Primera y decidimos entregar la dirección del equipo a Pellegrini. Los resultados de la temporada anterior ya fueron buenos y en esta estamos teniendo continuidad. Estamos peleando en los puestos altos, pero hay que tratar de llegar a mayo en esta situación de privilegio.

Contar con un ingeniero en el banquillo es una garantía, ¿no?

Es un hombre con mucha experiencia, que conoce muy bien a la plantilla y, sobre todo, pone mucho trabajo y sentido común en todo lo que hace. Manuel Pellegrini –el chileno es ingeniero civil– le sabe sacar un alto rendimiento a este grupo.

¿La pandemia está cambiando el fútbol?

Venimos de un ciclo complicado, con campos de fútbol sin aficionados y unos ajustes marcados por este dichoso virus. Es evidente que los cimientos tradicionales se han visto afectados y hay que limitar el número de errores en la gestión de un club.

Dado su pasado blanquiazul, es inevitable que le pregunte por la marcha del CD Tenerife.

El equipo tiene buena pinta: su primera vuelta está siendo fantástica, es regular y juega bien al fútbol. Si a eso le sumas que tiene una plantilla bastante compensada y el hecho de que se siente cómodo en los puestos altos de la clasificación, las posibilidades de que nos regale una alegría son altas.

Lo ve «peleando» hasta el final por el ascenso.

Eso es una realidad que estamos viendo cada semana, el equipo está muy bien... Es un candidato para luchar por el ascenso.

¿Y su otro equipo, la UD Las Palmas?

Tiene una buena plantilla. Ahora está un poco más retrasada, pero la competición es larga y queda mucho por decidir. Ojalá los dos equipos canarios puedan jugar el próximo año en Primera División.

Compartir el artículo

stats