Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ERUPCIÓN EN LA PALMA | Un alcalde al pie del volcán

El alcalde evacuado y al frente de la emergencia por el volcán de La Palma

El alcalde de El Paso, Sergio Rodríguez, no ha dejado de ayudar a sus vecinos a pesar de que también tuvo que abandonar su casa

Sergio Rodríguez, alcalde de El Paso, consuela ayer a dos vecinos afectadas por la catástrofe del volcán. RAMÓN PÉREZ

Casi 6.000 vecinos de la isla de La Palma están desplazados de sus hogares. Entre ellos, más de medio millar lo perdieron absolutamente todo y permanecen en acogida en hoteles o casas de familiares. El resto vive con la incertidumbre de lo que pasará con sus casas, de las que tuvieron que salir con lo puesto y con el miedo de que la lava del Tajogaite siga provocando destrozos en las propiedades. Entre los evacuados hay personas de toda edad y condición, trabajadores del campo, funcionarios, obreros, parados... Y también un alcalde. Es el del municipio que alberga la erupción y el de las primeras casas destruidas por la lava en los barrios de El Paraíso y Alcalá. Sergio Rodríguez, también diputado regional, lideradesde el primer momento a todos los equipos municipales para colaborar en la evacuación de los vecinos. Sabe perfectamente por lo que están pasando. Él también tuvo que abandonar su domicilio por la amenaza de la lava y las cenizas.

En el momento de la erupción

En el momento de la erupción, el alcalde estaba al sur del municipio, precisamente visitando a vecinos de Jedey para trasladarles los consejos que en esos días se habían dado desde el Plan de Emergencia Volcánica de Canarias (Pevolca) ante la amenaza de una erupción. En esa tarea había pasado «mañanas, tardes y noches», tocando puerta a puerta, incidiendo mucho más en esa zona de Jedey que todas las previsiones apuntaban que iba a ser el epicentro de la erupción. No acertaron por poco. Fue a unos pocos kilómetros, en Tajogaite.

En esas jornadas previas notaba en sus vecinos que poder estar cerca de los concejales les daba cierta tranquilidad. «Se veía que la gente tenía miedo», rememora Sergio Rodríguez. Ese domingo, mientras visitaba a los vecinos, ni siquiera escuchó la explosión. Fue al salir de un domicilio cuando vio la columna de humo. «Empezó a llamarme todo el mundo». Desde ese momento pudo ir dos veces a su casa, esperando su turno como un vecino más a formar parte de los convoyes de recogida de las pertenencias esenciales. Las tres primeras noches las pasó en el campo de fútbol municipal, «porque no había tenido tiempo ni de coger ropa». Se duchaba en el Ayuntamiento y dormía en la instalación deportiva. «Allí comenzaba la jornada, yendo de aquí para allá y echando una mano en lo que fuera». Así hasta que por fin logró otro alojamiento.

«Cómo me voy a ir a descansar cuando estás viendo tanto sufrimiento», asegura Sergio Rodríguez

Su casa está en una de las zonas evacuadas. Tendrá dificultades para acceder por carretera, pero al menos no ha sido afectada por las lenguas de lava. Tiene a familiares que lo perdieron absolutamente todo en el barrio de El Paraíso. «En estos momentos no eres alcalde, eres un vecino más». Mientras mantienes la conversación es imposible evitar que decenas de vecinos se acerquen hasta él para intercambiar unas palabras, aunque en la mayoría de las ocasiones basta con un gesto de complicidad y un abrazo. Con la mirada se dicen todo. Es el caso de una vecina de edad avanzada de la zona de Alcalá, que espera a que abra la administración de lotería para comprar un número, «porque nos va a cambiar la suerte». El alcalde pone de relieve que «son historias que te rompen». «Cada vecino tiene una distinta, a cual más conmovedora».

Ante la pregunta de cuántas veces ha llorado en estos días, espeta una de las expresiones más palmeras que puede haber: «Qué se yo». Deja bien a las claras que más allá del sufrimiento personal por vivir la situación de incertidumbre que también le está tocando, está el hecho de tener que atender cada día a los más perjudicados. También destaca lo duro que es para esas personas afrontar esta situación. «Todos mantienen la esperanza de que sus casas se puedan salvar pero no siempre se cumple. La lava lo engulle todo a su paso».

Los científicos recogen muestras de rocas incandescentes para entender la trayectoria de la colada

Los científicos recogen muestras de rocas incandescentes para entender la trayectoria de la colada Vídeo: Agencia ATLAS Foto: Reuters

Bajo un río de lava

El regidor lamenta que gente con la que un día mantiene una conversación y le cuenta, mostrando fotografías, que su casa aún sigue en pie, a la jornada siguiente comprueba que en su lugar sólo hay un río de lava. Sergio Rodríguez también destaca que hasta en esas circunstancias, «para lo bueno y para lo malo», los vecinos también agradecen estar informados.

El alcalde de El Paso rehúye hablar de su situación como evacuado de este suceso catastrófico. Se refiere constantemente al trabajo que hay que hacer con sus vecinos, e incide en que «ahora es una fase de acompañamiento, que es importantísima». «Es el momento de ser claro con la gernte». «La incertidumbre es lo peor del mundo en estas situaciones», remata. Así afronta el día a día de esta erupción. A pesar de que sus compañeros y vecinos le dicen que tiene que descansar, el reúsa. «¿Cómo me voy a ir a descansar cuando estás viendo tanto sufrimiento?».

Hace unos días, una intervención de Sergio Rodríguez en el Parlamento canario se convirtió en viral. En ella se rompe por completo, dejando aflorar todos los sentimientos acumulados durante estas duras jornadas, al transmitir la angustia, la emotividad y también las lágrimas de impotencia ante una situación sobre la que no se pueden cambiar nada. Al alcalde le fue imposible contenerse cuando narró a sus compañeros de hemiciclo lo que ocurre en la Isla. Además, pidió «medidas concretas» para ayudar a los damnificados por la erupción volcánica y se garantice que no haya «desarraigo» y que todos puedan volver a vivir en los barrios a los que pertenecen, algunos sepultados casi íntegramente.

Durmió tres noches en el campo de fútbol y se duchaba en el Ayuntamiento. «No pude coger ropa»

«Hay que vivirlo y sentirlo»

«Hay que estar aquí, vivirlo y sentirlo», indicó en una comparecencia sobre la erupción en la que en algunos momentos rompió a llorar porque «no es nada fácil» describir la situación real en su municipio, donde se viven «momentos muy complicados». Quiso también agradecer el apoyo de todas las instituciones, los cuerpos de seguridad y Protección Civil, para destacar la solidaridad de los ciudadanos, pues hay hasta 3.000 personas que se están ofreciendo a colaborar de forma voluntaria.

Así, frente a los «debates estúpidos» que en muchas ocasiones marcan el devenir político, Sergio Rodríguez reclama a todas las instituciones que «saquen lo que tienen que sacar para ayudar a los damnificados y no se apague el esfuerzo de todos para sacar esta situación adelante». Por eso recalca que «hay que intentar que se pueda volver a vivir en Todoque y en Las Manchas; hay que hacer lo necesario para que eso ocurra», para lo que considera necesario «el compromiso» de todas las instituciones. Y todo para que la erupción de Tajogaite «no pase a la historia como una eterna asignatura pendiente».

Compartir el artículo

stats