Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ERUPCIÓN EN LA PALMA | El material magmático llega al mar

Sin nuevas bocas eruptivas la lava del volcán de La Palma mantendrá el mismo camino

La tercera colada alcanzó el litorial después de diez díaz arrasando el territorio; si se abren más puntos de emisión, el fluido magmático buscará vías alternativas

Entrada al mar de la colada de lava del volcán de La Palma

Entrada al mar de la colada de lava del volcán de La Palma El Día

Para ver este vídeo suscríbete a eldia.es o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Entrada al mar de la colada de lava del volcán de La Palma Isabel Durán

La lava ha dejado un rastro de destrucción en su trayecto desde Tajogaite, en La Palma, hasta el mar. Durante diez días el fluido magmático buscó de forma caprichosa vías por las que llegar al litoral palmero y a su paso engulló edificaciones y cultivos, que han quedado sepultados hasta bajo 15 metros de roca. Desde que el volcán entró en erupción, el 19 de septiembre, se han generado tres coladas que emanaron desde diferentes bocas eruptivas y que avanzaron de forma irregular, pero que se fueron solapando. «Mientras el proceso se mantenga estático, con el mismo punto de salida y el mismo punto de llegada, la lava transcurrirá por su conducto preferencial para llegar hasta el mar», explica Vicente Soler, vulcanólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Si bien advierte que si se genera un nuevo punto de origen la lava buscará un recorrido alternativo y el fluido magmático seguirá arrasando el territorio.

La primera colada del volcán llegó lentamente hasta casi las puertas de la iglesia de Todoque, donde se frenó durante varias jornadas. El volcán entró en una fase explosiva y el cono formado por la emisión constante de magma sufrió el sábado un derrumbe parcial en el lado suroeste y liberó un nuevo punto emisor por el que comenzó a brotar lava mucho más fluida, que avanzó con rapidez la montaña de Todoque, arrasando previamente el templo del barrio llanense y rellenando los huecos que se habían salvado de la anterior lengua. Tras unas horas de inactividad durante la mañana del lunes el material magmático volvió a emerger y la lava emanó muy líquida. Su composición y alta temperatura facilitó su llegada hasta el mar sobre las once de la noche del martes.

«Mientras continúe esta colada activa, que ha sido la más rápida, lo más probable estadísticamente es que se mantenga por su vía preferencial, que predomina sobre los ensanches horizontales», sostiene Soler. En el caso de que se produzca «un altibajo», ya sea por una parada en la emisión de lava o por la aparición de una nueva boca, estaremos ante un nuevo escenario, que puede no tener nada que ver con el actual, porque la orografía del terreno podría facilitar que la nueva lengua transite por otro camino. «Si surge una cuarta colada no tiene porqué ir por el mismo camino, podría ocupar y destruir nuevo territorio, en lugar de ganar terreno al mar», afirma el vulcanólogo del CSIC.

Vicente Soler apunta que el volcán se está cargando de magma que procede de cotas más profundas

La lava chocó contra el agua salada tras saltar un acantilado de más de 85 metros de altura, en la Playa del Perdido, al norte de la Playa de Los Guirres, donde se estimaba que llegaría a la costa. Las condiciones atmosféricas y la presencia de gases tóxicos, producidos por la colisión de temperatura entre el material magmático y el agua, han hecho imposible que la comunidad científica pueda estudiar sobre el terreno el espacio que se ha ganado ya al océano. Las únicas estimaciones posibles se han realizado a través de vuelos o desde el mar. Según el jefe de la misión del buque oceanográfico Ramón Margalef del Instituto Español de Oceanografía (IEO), Eugenio Fraile, en el litoral palmero se ha comenzado a crear un «enorme delta» de aproximadamente medio kilómetro de ancho.

Al caer al mar la lava se ha encontrado con unos metros de poca profundidad y cuando alcance el final de la plataforma insular «empezará a rellenar poco a poco», detalla Soler. Las fajanas son terrenos muy estables, aunque castigados por el mar, y La Palma ya cuenta con la que se generó en El Remo, durante la erupción del volcán de San Juan, en 1949; y la que se creó con el material magmático del Teneguía, en 1971. Con los datos actuales no se puede desarrollar una estimación sobre los metros que se ganarán al mar durante este episodio volcánico, porque depende de factores como el tiempo que dure la erupción y la cantidad de lava que emane. Inicialmente se calculó que el volcán de Cumbre Vieja expulsaría entre 17 y 20 millones de metros cúbicos de material magmático, per ya han brotado cerca de 50 millones. Estos estudios, aclara Soler, se hacen con la medición del abobamiento del terreno, pero no tienen el cuenta el magma más profundo.

El Instituto Volcanólogo de Canarias (Involcan) y el Instituto Geográfico Nacional (IGN) han observado durante los últimos días un incremento en la sismicidad en la zona en la que comenzaron los terremotos el día 11 de septiembre. Soler apunta que esto se puede deber a que el volcán se está alimentando desde un reservorio magmático a niveles más profundos. «La sismicidad no ha migrado, ha vuelto a sus orígenes, es una realimentación desde la profundidad por un camino preferencial», concluye. La directora del IGN en Canarias, María José Blanco, apuntó ayer que el volcán ya tiene una brecha abierta, por lo que no tendría que generar una nueva fisura para expulsar el material magmático.

El material volcánico que llegue al mar ampliará poco a poco la plataforma insular de La Palma

IGN Canarias: “Aunque esta colada activa ha llegado al mar, el proceso eruptivo continúa”

IGN Canarias: “Aunque esta colada activa ha llegado al mar, el proceso eruptivo continúa” Agencia ATLAS | EFE

Compartir el artículo

stats