Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artesanía para todos en La Cuesta, en La Laguna

11

La artesana Miriam Cuéllar, junto a unos clientes. Carsten W. Lauritsen

Artesanos de distintas especialidades y procedentes de diferentes puntos de la Isla se dan cita en La Laguna para mostrar lo mejor de su producción. El concejal de Desarrollo Local, José Juan Gavilán, explica que han tratado de ayudarles al pertenecer a un sector «muy castigado» durante la pandemia. Estos buscan en estas citas vender sus trabajos y dar a conocer su producción para lograr nuevos clientes.

Marroquinería, joyería, ganchillo, modelado, muñequería, telas... La plaza de El Tranvía, de La Cuesta, comenzó este sábado su cita con la artesanía local. Se trata de la segunda de las cuatro ferias que tiene previstas el área de Desarrollo Local del Ayuntamiento de La Laguna durante este año. «Ya que la artesanía fue un sector muy castigado durante la pandemia, les hemos ofrecido la oportunidad de hacer ferias por todo el municipio», explicó el concejal de Desarrollo Local, José Juan Gavilán.

A las 11:00 horas, poco después de abrir al público los puestos, la plaza intentaba ir cobrando vida entre alguna llovizna. Por allí ya estaba Gavilán y su equipo, y los artesanos mostraban lo mejor de su producción. «Lo de llevar las ferias a los barrios era también un compromiso para sacar actividades a estas zonas y no estar siempre en el casco», manifestó el representante de Unidas.

Los estands suponían un recorrido por diferentes modalidades artesanas que se practican en la Isla, e incluso ofrecían la posibilidad a los más pequeñas de introducirse en este mundillo, y más concretamente en la alfarería. Virginia Hernández, del Taller del Sol, era quien los guiaba en esta primera incursión. «Yo no dirijo el trabajo, solo los apoyo; es un taller de libre expresión con el barro», manifestó la artesana. Se daba la particularidad de que la materia primano era de cualquier tipo, sino mazapé de La Vega.

En otro de los puestos se encontraba Miriam Cuéllar, de Trece Lunas (@trecelunas.store en Instagram), centrada en la elaboración de velas y con una historia llamativa detrás: era maestra y el deseo de estar más tiempo con su hijo tras su nacimiento la llevó a un cambio en su vida. Según explica, cada una de las velas que realiza tienen una intención. Las primeras giraban en torno al embarazo y, en particular, buscaban favorecer la meditación y la conexión con los bebés. Sin embargo, a partir de ahí fue abriendo el abanico en la medida en que le empezaron a pedir velas para otros momentos. Otra de las peculiaridades de su actividad es que la desarrolla con productos naturales, las entrega en bolsas de algodón para lograr la mayor sostenibilidad posible e intenta comprar todo cuanto puede en el ámbito local.

Por su parte, Carlota González, de CGS Artesanía Canaria, llevó hasta La Cuesta el macramé y un tipo de encaje denominado frivolité. Del municipio de La Orotava, lleva en esta actividad desde 2015. «Yo soy autodidacta; empecé haciéndole una pulsera de algodón a un familiar», precisó sobre el punto de arranque de la que posteriormente se ha convertido en su profesión. Admite que se hace difícil vivir de la artesanía, por lo que ferias como esta ayudan a vender un poco más y a que los clientes conozcan los productos que confeccionan. Estos tendrán este domingo una nueva oportunidad (de 10:30 a 15:00 horas) para acercarse hasta su puesto y a los demás que componen esta muestra artesana en La Cuesta. 

Compartir el artículo

stats