Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ultimátum antes de multar en el casco de La Laguna a los vehículos de reparto

Alejandro Marrero avisa de que se usará la «vía sancionadora» frente a los incumplimientos

El casco histórico de La Laguna, en una imagen de archivo. Carsten W. Lauritsen

Fin al período de cortesía con los vehículos de reparto en el casco histórico de La Laguna. El Ayuntamiento tenía previsto remitir en la jornada de ayer un escrito a comerciantes y vecinos para recordar la nueva normativa específica de acceso de vehículos pesados al centro histórico de la ciudad, «tal y como figura en el bando publicado por la corporación el 3 de mayo del presente año». El motivo: los incumplimientos y su objetivo de empezar a multar.

«Tras la aprobación de las restricciones de vehículos pesados por el casco histórico de la ciudad, se viene observando una cierta afluencia de vehículos de menos de 3,5 toneladas, los cuales no están haciendo cumplimiento del bando publicado por este Ayuntamiento», explicó en una nota de prensa el concejal de Seguridad Ciudadana, Alejandro Marrero, y consideró pertinente «advertir previamente a los posibles afectados de la existencia de esta nueva normativa antes de recurrir a la vía sancionadora».

Este ultimátum llega después de las medidas articuladas por el Consistorio lagunero para evitar la entrada de ese tipo de vehículos, para lo que se pusieron en marcha cuatro zonas de carga y descarga en puntos estratégicos del centro. En concreto, la reglamentación municipal establece la limitación de tonelaje (un máximo de 3,5 toneladas) en los vehículos que accedan a las calles peatonales para carga y descarga, debiendo esta realizarse en la franja comprendida entre las 9:00 y las 11:00 horas. El resto de vehículos no podrán circular por estas vías, salvo los expresamente autorizados.

Según se desprende de las explicaciones de Marrero, el problema actual está con aquellos vehículos inferiores en peso a las 3,5 toneladas y con autorización de carga y descarga. Estos sí pueden circular por estas vías de 9:00 a 11:00, aunque deberán cumplir con una serie de requisitos. Entre las condiciones destaca que solo podrán aparcar en estas zonas para viandantes durante un tiempo máximo de una hora, únicamente en el margen izquierdo de la vía, según el sentido de la circulación, y separados de la fachada (con un margen de al menos un metro y respetando los accesos a todos los inmuebles y mobiliario urbano), según informó el Ayuntamiento en una nota.

Conservación del pavimento

Tanto el alcalde, Luis Yeray Gutiérrez, como Alejandro Marrero aseguraron que las medidas aprobadas por el Consistorio «pretenden garantizar el dinamismo de la actividad comercial y facilitar las operaciones de carga y descarga para los numerosos establecimientos de la zona, junto con la conservación y mantenimiento de las calles más emblemáticas de una ciudad que cuenta con el título de Patrimonio Mundial y cuyas características estamos obligados a preservar». El edil de Seguridad añadió: «Además, la normativa municipal pretende favorecer la convivencia entre la propia actividad comercial y el tránsito de personas por nuestras calles peatonales, generando las menores molestias posibles».

Desde el Ayuntamiento recordaron que los vehículos que accedan al casco para carga y descarga disponen de un máximo de una hora para realizar la maniobra y deberán cumplir una serie de requisitos, como estacionar en el margen izquierdo de la vía según sentido de circulación.

Compartir el artículo

stats