Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

la laguna

Un camino peatonal para evitar el caos de tráfico en el antiguo colegio Militar

Educación propone una vía segura y un apeadero en la calle Santiago Álvarez para acabar con los atascos en el acceso al IES Profesor Martín Miranda y el CEIP Fernando III El Santo

El concejal de Educación, José Juan Gavilán (derecha), en la entrada del IES Profesor Martín Miranda. E. D.

El Ayuntamiento de La Laguna busca soluciones a las aglomeraciones de tráfico en la entrada y salida de los centros educativos IES Profesor Martín Miranda y CEIP Fernando III El Santo de La Cuesta, que tienen 1.100 alumnos y se encuentran uno al lado del otro. El concejal de Educación, José Juan Gavilán, mantuvo ayer con tal fin una reunión con el equipo directivo del Profesor Martín Miranda. Las actuaciones, acordadas en el Foro Local de Movilidad Escolar Sostenible, incluyen una actuación de urbanismo táctico para delimitar un itinerario peatonal seguro, así como el acondicionamiento de un apeadero en la calle Santiago Álvarez Regalado. El urbanismo táctico es una fórmula de transformación urbana sencilla y poderosa, que siguen ciudades de todo el mundo y que permite cambiar el uso de un espacio con elementos temporales y más económicos.

Gavilán explicó que, desde que se tuvo conocimiento de los atascos de tráfico en los acceso a ambos centros escolares, se puso en marcha un plan de acción transversal entre las concejalías de Educación, Movilidad Sostenible y Seguridad para solventar las incidencias de tráfico que afectan, tanto a los propios centros como a los vecinos de la zona en la que se ubican estos dos centros colindantes, antes conocidos como El Militar, al haber pertenecido en sus orígenes, a finales de los años 70, al Ministerio de Defensa.

El equipo directivo, además de sus demandas en materia de obras de mantenimiento y mejora de los accesos al centro, planteó también la posibilidad de abrir el centro a toda la comunidad, no solo la educativa, e incorporar formación reglada, en horario de tarde, dirigida al público adulto, así como ofertar educación en idiomas, todo ello para contribuir a la atención de las necesidades de un barrio en crecimiento. Para el diseño de las acciones de respuesta al problema en los horarios de entrada y salida a los centros, se han considerado como un único centro, debido a su proximidad, la similitud de la problemática y la relación estrecha entre ambos. Las medidas planteadas se han diseñado con un enfoque holístico para facilitar el rediseño del tráfico y con el enfoque puesto en ganar espacio para las y los peatones, evitando aglomeraciones en las horas punta.

Una calle sin salida

El IES cuenta con cerca de 700 estudiantes y el CEIP, con unos 400. El acceso a ambos centros educativos se realiza mediante un fondo de saco, ya que las puertas se encuentran en una calle sin salida, de aceras estrechas y con la presencia de estacionamientos. Debido a estas características, se producen numerosos colapsos de tráfico durante las horas punta de entrada y salida a los centros (de 7:00 a 9:00 y de 13:50 a 15:20 horas, respectivamente) y, en consecuencia una considerable reducción de la seguridad de la comunidad educativa que accede a pie al centro.

La alta concentración de vehículos y peatones conlleva un alto riesgo de lesiones o daños por atropellos, contaminación acústica e intranquilidad de comunidad educativa y viandantes. A todo esto hay que añadir que, debido a la reducción de espacio por el alto número de vehículos que esperan, se producen aglomeraciones y, con ello, la imposibilidad de adoptar la distancia de seguridad establecida en los protocolos sanitarios. Tras el estudio de las necesidades y problemática en los centros y el análisis técnico, se han propuesto dos actuaciones principales, que son la creación y delimitación de un itinerario peatonal seguro y accesible para el acceso y salida de los centros, mediante una actuación de urbanismo táctico que conllevará la eliminación del aparcamiento, así como el acondicionamiento de un apeadero en la calle Santiago Álvarez Regalado, ubicada en paralelo a la vía afectada, para facilitar la parada momentánea de los vehículos y que puedan dejar y recoger al alumnado de una forma segura.

Este asunto se abordó en el segundo Foro Local de Movilidad Escolar Sostenible del municipio, un espacio participativo en el que han estado representados todos los agentes implicados en la creación y promoción de entornos y caminos escolares seguros.

Compartir el artículo

stats