Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La desaladora de Valle de Guerra evita la declaración de impacto

La Comisión de Evaluación Ambiental de Tenerife observa que la obra carece de efectos significativos sobre el medio natural

El concejal de Servicios Municipales de La Laguna en la depuradora de la Punta del Hidalgo.

La instalación desaladora que se pretende construir en Valle de Guerra no deberá someterse al procedimiento de evaluación de impacto ambiental ordinaria. Así lo recoge un anuncio publicado ayer en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) de Santa Cruz de Tenerife. El texto, del área de Planificación del Territorio, Patrimonio Histórico y Turismo del Cabildo de Tenerife, indica que la Comisión de Evaluación Ambiental abordó este asunto el pasado 9 de septiembre.

El objetivo de construir esta infraestructura no es nuevo. Aunque de forma lenta y discreta, el proyecto ha ido dando algunos pasos. Incluso desde La Laguna ha sido defendido como necesario. Sin ir más lejos, en julio del pasado año, el Ayuntamiento manifestó que era una acción prioritaria en materia de aguas. «Es una obra estratégica dentro del Plan Hidrológico Insular», expresó el concejal de Servicios Municipales, Josimar Hernández (PSOE), cuyo deseo es que este mandato quede al menos encauzada la obra.

La edición de este viernes del BOP recoge que la Comisión de Evaluación Ambiental de Tenerife acordó el 9 de septiembre emitir informe de impacto ambiental para el proyecto, que concretamente se denomina Construcción de la estación desaladora de agua de mar de Valle de Guerra. La publicación expone que se ha determinado «que no tiene efectos significativos sobre el medio ambiente, por lo que no deberá someterse al procedimiento de evaluación de impacto ambiental ordinaria, siempre y cuando se cumplan las condiciones, medidas correctoras y compensatorias recogidas en el presente acuerdo».

Más en detalle, el promotor de la actuación es el Consejo Insular de Aguas de Tenerife y entre los objetivos se encuentra disminuir la presión sobre las masas de agua subterráneas con la producción industrial de agua desalada de mar, aumentar la disponibilidad de los recursos hídricos para el abastecimiento de la población, mejorar la calidad de agua para uso urbano, desarrollar un sistema que permita producir y almacenar agua para abasto de modo continuo...

10.000 metros cúbicos

La planta industrial prevista tiene una capacidad de producción de 5.000 metros cúbicos al día, ampliables en otros tantos hasta alcanzar los 10.000. «El desarrollo de la EDAM se realiza en dos fases: en la primera está prevista una ocupación en superficie de 4.675 metros cuadrados; en la segunda se ampliará a 6.513 metros», detalla el proyecto. Los terrenos que albergarán la futura instalación se sitúan en la franja inferior de la banda agrícola de Valle de Guerra.

Cabe apuntar que la obra se encuentra recogida en el vigente Plan Hidrológico de la Demarcación Hidrográfica de Tenerife y que viene motivada por la situación hidráulica de la Comarca Nordeste (que abarca los municipios de La Laguna, Tacoronte y Tegueste), que se caracteriza por su pujanza agrícola y que ha registrado «una tendencia decreciente de los recursos hídricos disponibles en lo cuantitativo, asociado fundamentalmente a las aguas subterráneas».

El proyecto en cuestión ha estado marcado por la economía. Según apuntaban a mediados del pasado año desde el Consistorio lagunero, la actuación estaba dentro de las obras de interés general del Estado, pero no tenía todavía definido cómo se financiaría. «Lo que sí está claro es que, de una manera o de otra, es una obra que para La Laguna es vital», consideraron tanto el Ayuntamiento como Teidagua acerca sobre la necesidad de la dotación. En aquella ocasión, precisaron que la relevancia de la obra está también vinculada a la situación de los acuíferos. «Sobre todo el de Los Rodeos, que proporciona no tanto cantidad sino calidad de agua en el municipio, está disminuyendo», apuntaron. Concretamente, del agua que utilizan los laguneros, el 35% procede de Los Rodeos y el 65% restante, de otros acuíferos.

Compartir el artículo

stats