El envejecimiento de la mano de obra canaria acelera en los últimos 20 años

El 19,3% de la población activa de las Islas ha superado los 55 años

El aumento de los trabajadores de la franja de edad más avanzada crece el 190% desde 2003

Participantes en un espectáculo organizado con motivo del Día Internacional de las Personas de Edad.

Participantes en un espectáculo organizado con motivo del Día Internacional de las Personas de Edad. / ANDRÉS CRUZ

Julio Gutiérrez

Julio Gutiérrez

Prácticamente uno de cada cinco (19,3%) activos canarios –suma de las personas trabajando y las que buscan empleo– supera los 55 años. La proporción se sitúa aún por debajo de la media española (20,4%), pero la brecha, propiciada por la mayor juventud de la población de las Islas y la aportación de las migraciones, se va estrechando. En los últimos veinte años este segmento de mano de obra ha ganado 149.000 efectivos hasta situarse en los actuales 227.500, un salto que en términos relativos es del 190%.

En el conjunto del Estado el crecimiento ha sido del 147% en estas dos últimas décadas. También en los últimos diez el acelerón de Canarias es mayor, del 72,2% por el 61,6% del conjunto del país. Hoy son 4,85 millones de personas las que trabajan o persiguen un puesto de trabajo en toda España. Estos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) alimentan el informe hecho público ayer por la Fundación Adecco y que analiza el envejecimiento de la mano de obra en el Estado. 

«Vivimos en un invierno demográfico, lo que significa que el número de nacimientos es insuficiente para reemplazar a las personas que fallecen. Esto conduce a una disminución de la población y, por tanto, a una menor fuerza laboral disponible, además de otros efectos como una mayor presión sobre el sistema de la Seguridad Social», advierte el análisis.

El informe explica que el actual "número de nacimientos es insuficiente para reemplazar a las personas que fallecen"

Asomarse a la situación desde otro ángulo revela que el 19,3% que hoy representan sobre el total los trabajadores mayores de 55 años en Canarias, era un 12,1% en 2013 y no alcanzaba ni siquiera los dos dígitos (9,2%) en 2003. La rapidez de la evolución es clara y la mostrada por el conjunto del país es muy pareja: el 20,4% hoy, 12,9% en 2013, y 10% en 2003. Ante este panorama, el informe de la Fundación Adecco muestra su preocupación por la falta de relevo generacional. La inversión de la pirámide poblacional provoca que una escasez de jóvenes entre la población activa.

Los analistas inciden en que la generación del baby boom, la más numerosa de la historia, ha superado prácticamente en su totalidad la franja de los 55 años y engrosa el segmento de personas sénior en España. Además, hay que sumar el incremento de la población inactiva sénior, que no ha dejado de crecer en la última década, especialmente tras el punto de inflexión de la pandemia, «cuando no pocos trabajadores sénior se han visto abocados a la jubilación», apunta el informe.

También crecen los inactivos

Tomando de nuevo como referencia los últimos veinte años, en las Islas ahora hay más de medio millón de ciudadanos (515.800) en esa franja de edad superior a los 55 años y ya fuera del mercado laboral. Son 221.000 más de los que había en 2003, lo que supone un crecimiento del 75%. Sin embargo, en el conjunto del país el salto en ese mismo tiempo es mucho menor, del 23,4%.

Es cierto que en el análisis de esta última variable incluyen otros factores difícilmente cuantificables como el poder de seducción que tiene Canarias como lugar para vivir tras la jubilación frente a otros enclaves situados en la Península. 

«Ante esta realidad, urge potenciar el talento sénior como motor de competitividad, de modo que se desechen definitivamente los prejuicios negativos que relegan a los mayores de 55 años del mercado laboral. Su contribución y aporte es clave para la competitividad de las empresas y para la sostenibilidad del país», explicó Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco.

"Su contribución y aporte es clave para la competitividad de las empresas y para la sostenibilidad del país"

Francisco Mesonero

— Director general de Fundación Adecco

Ante la novedosa estructura que el envejecimiento de la población imprime al mercado laboral, un colectivo de difícil inserción como este de las personas de edad avanzada –al menos en años cotizados– empieza a tornarse vital si se pretenden preservar los actuales niveles de productividad. 

La Fundación Adecco subraya en su informe que la inclusión de las personas sénior en el mercado laboral se ha convertido en un «asunto estratégico» para la economía, en un contexto de envejecimiento récord, en el que la media de edad de la población es cada vez mayor.

Solo una de cada cinco

Sin embargo, solo una de cada cinco empresas (21%) vincula el concepto de envejecimiento poblacional con una oportunidad económica y exclusivamente un 3% hace lo propio con la «rentabilidad». Así lo refleja el Monitor de Empresas de la Economía Sénior 2023 de Fundación Mapfre.

El 56% de las empresas consultadas reconoce que más del 40% de su facturación procede del colectivo sénior, pero solo el 21% de las empresas españolas cuenta con una estrategia productiva o comercial concreta orientada a este colectivo.