Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Banca

CaixaBank rechaza generalizar las ayudas a los hipotecados

La entidad espera un impacto moderado de la subida de tipos y subraya que la crisis no tiene nada que ver con la de 2008

El ceo de CaixaBank, Gonzalo Gortázar. EP

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, defendió este viernes en València durante la presentación de resultados de la entidad la necesidad de acordar medidas de apoyo a personas que tienen dificultades para hacer frente a su hipoteca por la subida de tipos de interés y el encarecimiento del coste de la vida, pero restringidas “a un perímetro reducido” formado “por las personas más vulnerables" ya que lo contrario supondría "poner en duda la cultura de pago del país». Gortázar admitió que todo el sector está preocupado por la subida de tipos, pero insistió en que la crisis actual no tiene nada que ver con la de 2008 porque no se prevé una gran destrucción de empleo como hace 14 años. "Aquí hablamos de salarios, de pérdida del poder adquisitivo”, advirtió.

El directivo de CaixaBank incidió en que la situación de la cartera hipotecaria del banco es mucho mejor que cuando estalló la burbuja inmobiliaria. “Tenemos una cartera hipotecaria de 125.000 millones de euros, un 60% concedidos antes de 2012. Son personas que llevan diez años haciendo frente a tipos variables y esperamos que puedan seguir haciéndolo salvo excepciones. Un 33% de la cartera es de los últimos 7 años y el 72% está a tipo fijo. Los clientes que están a tipo variable creemos que han entendido los riesgos y podrán hacer frente a la subida de tipos” porque suelen tener más poder adquisitivo, apuntó. Gortázar añadió que la actual tasa de esfuerzo es del 25% en las hipotecas a tipo variable y subirá al 30% con el incremento de tipos, situación alejada a la de 2008, cuando llegó al 50%.

Sin burbuja inmobiliaria

Gortázar añadió que no se ha producido una burbuja inmobiliaria y recordó que los precios de la vivienda están un 17% por debajo de los de 2008. El consejero delegado de CaixaBank señaló que “2023 no debe ser bueno, pero no tenemos que ser catastrofistas”. Además, destacó que España está mejor preparada para la crisis que el resto de Europa por la menor dependencia del gas ruso y el nivel de endeudamiento de empresas y familias, que es mucho más bajo que en 2008. El directivo admitió que el entorno económico se está deteriorando. “Prevemos un ritmo de crecimiento del PIB este año del 4,5% y del 1% en 2023. Esto contrasta con Europa, donde la previsión en la eurozona es del 0% en 2023", indicó.

Gortázar explicó que CaixaBank ha registrado un beneficio neto atribuido de 2.457 millones de euros hasta septiembre, un 17,7% más respecto al mismo periodo del ejercicio anterior teniendo como base perímetros homogéneos. La entidad ha registrado hasta septiembre un incremento de la cartera de crédito sana de 11.491 millones (3,4%). La tasa de morosidad ha caído al 3%. A finales del tercer trimestre, el número de empleados era de 44.501, 5.200 menos que hace un año.

Protesta de trabajadores de CaixaBank, que reclaman un aumento de los salarios. GERMÁN CABALLERO

Espiral de inflación

A la puerta de la sede social de CaixaBank, en València, se concentraron trabajadores de la entidad para reclamar la recuperación del poder adquisitivo en el sector financiero. Los empleados lamentan que este año les han incrementado el salario un 0,5% y el año que viene se lo van a subir otro 0,5% pese a la inflación al tenerlo así estipulado por convenio. Gortázar apeló a la "prudencia salarial" en un contexto como el actual. "Si acompañamos la inflación con subidas equivalentes de salarios se produce una espiral que hace que la inflación sea peor y al final nos empobrecemos todos", alertó.

Compartir el artículo

stats