50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mercado laboral | El pluriempleo en el Archipiélago

Siete de cada diez canarios a tiempo parcial buscan otro empleo

La economía sumergida oculta el crecimiento del pluriempleo en las Islas | Los sindicatos creen que la crisis disparará las cifras

Siete de cada diez canarios a tiempo parcial buscan otro empleo

Pagar las facturas se ha convertido en un auténtico reto para muchos canarios. La inflación provocada por la guerra en Ucrania ya impacta en la economía de muchas familias que, además de reducir costes, buscan la manera de incrementar los beneficios. Conseguir un segundo empleo es la primera idea de la lista, pero regularizarlo no es la prioridad de todos. Así los explican los principales sindicatos de las Islas –Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de Trabajadores (UGT)– que alertan de que «una gran parte» del pluriempleo en Canarias no se registra porque se produce dentro de la economía sumergida y aseguran que la inflación y la «escasa subida salarial» van a provocar un incremento de estas cifras ocultas. A esta conclusión llegan los sindicatos analizando los datos de empleo en Canarias del segundo trimestre del año, que indican que hay 101.800 trabajadores con contratos de jornada parcial y de ellos, el 70% –siete de cada diez– (71.260 personas) busca un segundo empleo para completar el salario del primero.

Trabajar menos horas de las que integran una jornada completa provoca que muchos de ellos busquen otras ocupaciones para alcanzar los ingresos que requieren sus hogares. «La búsqueda de un segundo empleo es única y exclusivamente para completar el salario y así poder llegar a fin de mes», explica el secretario de Política Institucional y Empleo de CCOO, Ignacio López, quien afirma que Canarias es una de las cuatro comunidades autónomas con mayor porcentaje de economía sumergida.

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre del año reflejan que actualmente existen 16.600 personas en las Islas con dos o mas trabajos –el 2% del total de los ocupados–, una cifra que desde CCOO aseguran, se ha mantenido estable durante años. «Los datos son muy relativos porque la mayor parte del pluriempleo sabemos que se da en negro», reconoce el secretario de Organización, Comunicación y Relaciones Institucionales de UGT, Héctor Fajardo, quien asegura que se producirá un repunte del pluriempleo, legal y ilegal, como consecuencia de la «escasa subida salarial de un 2,5% de media».

A nivel estatal los datos de pluriempleo sí reflejan una tendencia creciente. En el segundo trimestre, el número de ocupados con más de un empleo tocó máximos no vistos desde 2008, según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa del INE. Entre abril y junio hubo más de medio millón de trabajadores con un empleo secundario. Concretamente, hay 547.800 personas en España en situación de pluriempleo. Por sectores, los principales movimientos se dan dentro del sector servicios, en el que se ubican los dos o más trabajos de cuatro de cada cinco pluriempleados (439.000).

Tres sectores

Los sindicatos no son capaces de contabilizar el peso que representan los pluriempleados en la economía sumergida de las Islas, pero afirman que «con los índices de precios disparados» la tendencia apunta a que cada vez son más lo que trabajan sin cotizar para poder llegar a fin de mes. «La crisis va a disparar los datos, siempre ocurre lo mismo», insiste Fajardo. Para López es imposible controlar este fenómeno, que se produce especialmente en tres sectores muy concretos: en las limpiadoras de hogar, la agricultura y las viviendas vacacionales. «Ni siquiera sabemos que funciones realizan los trabajadores en algunas de esta áreas y muchas veces realizan más de una tarea», explica el representante de CCOO.

La razón que lleva a los trabajadores a aceptar un empleo en B son variadas, según explica Fajardo. «En algunas ocasiones es porque el empleador prefiere no hacer contrato porque son pocas horas y otras veces es decisión del propio trabajador para su propio beneficio», indica.

López considera que Canarias presenta uno de los índices de pluriempleo más bajos del país debido, además de la economía sumergida, a los altos niveles de paro que hay actualmente en las Islas. La tasa de desempleo en el Archipiélago, en el segundo trimestre del año, se situó en el 17,76% según la EPA. «Si a la gente le cuesta encontrar uno, imagínate dos. Es muy difícil que el índice de pluriempleo suba si mantenemos estas cifras de desempleo», aclara López.

El perfil del pluriempleado en Canarias no es el mismo que si se analizan los datos del conjunto del Estado. Desde UGT afirman que en las Islas la franja de edad en la que más personas cuentan con dos o más trabajos es la comprendida entre los 35 y los 44 años, mientras que en el caso del conjunto del país el porcentaje es mayor entre los 45 y los 49 años.

También hay diferencias cuando se analizan las cifras por sexo. A nivel estatal el porcentaje de mujeres pluriempleadas representa el 55% y el de hombres, el 45%. En el Archipiélago la tendencia se invierte y son más los varones (65%) los que cuentan con dos o más empleos.

Pocos analfabetos

Lo que sí coincide cuando se analizan las cifras en las Islas y en el resto del país, es que la mayor parte de los pluriempleados cuenta con educación superior. Este grupo representa el 60% del total. «Donde menos se da esta tendencia es en personas analfabetas o con educación primaria incompleta», afirma Fajardo. Lo cierto es que este último grupo solo representa el 0,3% del total de pluriempleados.

El sector con mayor peso de trabajadores con dos o más empleos es el sanitario, los sindicatos creen que se debe a que muchos médicos que trabajan para la Seguridad Social cuentan, además, con un despacho privado en el que atienden por las tardes. Según explica Fajardo, el pluriempleo ha crecido mucho entre los odontólogos por la precarización de su trabajo. «Han nacido muchas clínicas de bajo coste, lo que obliga a los trabajadores a tener que buscar otro salario para mantenerse», añade. Esta radiografía del pluriempleo «legal» difiere mucho de la realidad, ya que no muestra los datos ocultos en la economía sumergida. «El panorama sería opuesto», añade Fajardo.

Para UGT un factor determinante en el incremento o descenso del pluriempleo es la subida de los salarios. Desde el sindicato insisten en la importancia de actualizar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) conforme al IPC. «Ya no pedimos que se llegue a 1.060 euros, pedimos que como mínimo llegue hasta los 1.100 euros», apunta Fajardo. Desde el sindicato denuncian «el inmovilismo» que ha demostrado la patronal en todo este asunto y aseguran que si no hay «corrección», el pluriempleo se disparará «aún más». «Pedimos que no se firmen convenios colectivos que no lleven incluida una subida salarial importante que cubra la inflación porque si no ocurre esto no habrá quien nos saque de la crisis», aclara Fajardo.

Los sindicatos advierten de que algunas modalidades de contratos incluidos en la última reforma laboral puede estar teniendo un impacto en las cifras de pluriempleo. «Los trabajadores que tienen ahora contratos fijos discontinuos, con periodos de inactividad, buscan otro empleo para esas fechas», apunta el secretario de Organización, Comunicación y Relaciones Institucionales de UGT. Pese a esto, recuerda que la reforma laboral se ha enfocado en reforzar la estabilidad de los contratos y las estabilidad del empleo. Lo cierto es que en España los contratos indefinidos, tanto iniciales como convertidos desde otras modalidades, se triplicaron en la primera mitad del año frente al mismo periodo de 2021 hasta sumar 3,2 millones de acuerdos laborales estables, frente a los 956.907 de hace un año, reflejo de la entrada en vigor de la reforma laboral.

En el caso de Canarias las cifras de agosto reflejan que cuatro de cada diez nuevos contratos son de este carácter. Suman un total de 20.474, y aunque supone la cifra más baja desde la nueva reforma laboral, desde CCOO insisten en que se trata de «todo un récord respecto a los años anteriores».

Otro de los aspectos que preocupa a los sindicatos es el incremento de los riesgo laborales. Los que trabajan dos veces al día tienen muchas más papeletas para sufrir un accidente laboral. «Está comprobado que a mayor carga de trabajo, existe mayor fatiga y por lo tanto mayor probabilidad de sufrir un accidente», advierte Fajardo, quien asegura que también dependerá de las condiciones en las que se trabaja.

Me esfuerzo ahora para vivir mejor mañana

Garoé Martín tiene 29 años. De lunes a viernes trabaja como encargado de parques y jardines en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y los fines de semana es parrillero en un grill de leña. Aunque asegura que con su sueldo de empleado público «podría vivir», ha decidido sacrificarse durante su juventud para estar mejor el día de mañana. «Con un único salario no podría progresar, tener expectativas de ahorro y estar más tranquilo en el futuro cuando tenga una familia», insiste. Aunque, vivir una doble vida laboral no es fácil para él. «Compaginar los dos trabajos y tener tiempo para dedicar a mi pareja, la familia y los amigos es complicado», reconoce, pero mantiene que es igual de disciplinado con su tiempo libre que con su jornada laboral. «El poco ocio que tengo es sagrado», detalla aunque lamenta que no ha podido evitar perderse «fechas importantes» por estar trabajando.

Martín nunca buscó estar pluriempleado sino que fue algo que surgió ante la falta de estabilidad. «No tenía un empleo fijo como jardinero y me surgió la oportunidad en la hostelería», explica. Pero cuando llegó la ansiada estabilidad optó por no dejar su segundo empleo y seguir compaginándolo para tener mayores ingresos. Pero algo sí tiene claro, se trata de una situación que tiene fecha de caducidad. «Me he puesto como límite los 30 años», momento en el que le gustaría dejar la hostelería para enfocarse únicamente en su trabajo como jardinero, con el apoyo de las rentas que ha podido obtener gracias a algunas inversiones inmobiliarias.

Nunca imaginé que sería pluriempleada

Lourdes Hernández nunca pensó que acabaría siendo pluriempleada. «Como todos me imaginaba que mi vida con 32 años sería con un único trabajo y una casa pudiendo vivir de forma holgada». Pero el panorama laboral del Archipiélago acabó dándole un baño de realidad. Hernández es coordinadora de servicios en un tanatorio, directora a tiempo parcial de formación, de la empresa Atlantic Emergency SLU y responsable del Equipo de respuesta Inmediata de Emergencias de Ayuda Humanitaria a Inmigrantes, en Tenerife, de Cruz Roja Española. «En el tanatorio tengo jornada completa pero salieron las otras dos responsabilidades y no pude decir que no al suponer un plus económico y aportarme mucha experiencia», señala. Se aprovecha de la posibilidad de teletrabajar para poder llegar a todo y aunque no le gustaría pasarse toda su vida siendo pluriempleada, ahora mismo le parece una situación utópica.

Esta joven tinerfeña vive sola y asegura que con un solo sueldo «se me dificultarían cosas tan básicas como tener un coche y poder ponerle gasolina», aunque afirma que esos ingresos extra también le sirven para vivir algo más holgada «poder irme de vacaciones y salir de vez en cuando a comer fuera». Asegura que a muchos jóvenes en Canarias «no les queda otra» que pluriemplearse para poder acceder a una hipoteca, ya que «ahorrar el 20% para la entrada» se ha convertido en misión imposible y mantiene que a su generación las continuas crisis no les han puesto nada fácil vivir con la misma calidad de vida que sus padres.

Un solo sueldo no da para tener una familia

Carlos Morilla tiene 31 años, vive de alquiler y tiene dos hijos. Trabaja de lunes a sábado como vendedor en unos grandes almacenes y de jueves a sábado por la noche en una discoteca. «¿Por qué lo hago?», se pregunta, «es sencillo, con el sueldo mínimo puedo pagar la casa, el agua y la luz, pero no nos da también para comer». Por eso, hay días en los que no ve a sus pequeños por sus extenuantes jornadas laborales y cuando llega el domingo tiene que sacar fuerzas de donde sea para salir a disfrutar con ellos, aunque lo que le pida el cuerpo es dormir para enfrentarse al día siguiente a otra dura semana laboral. Se queja de que los jóvenes no tengan ningún tipo de ayuda. «Es más incluso te lo ponen más complicado». Morilla asegura que vive de alquiler «porque no me queda otra», ya que necesitaría tener «al menos 20.000 euros ahorrados» para poder acceder a una hipoteca. Algo que asegura en su situación es extremadamente difícil.

Este joven grancanario insiste en que ser pluriempleado es «muy duro» no solo por el tiempo que te resta para estar con tu familia sino porque ve que el esfuerzo que está realizando no le está sirviendo para cambiar su situación. «No lo hago por ambición económica sino porque lo necesitamos», recalca y no puede evitar compararse con sus padres «que eran seis hermanos y tenían un piso en el centro y una casa en el campo y siempre me pregunto cómo lo hicieron». Por ahora, no se plantea dejar alguno de sus trabajos porque «hay cosas que pagar» así que asegura que seguirá «hasta que el cuerpo aguante».

Compartir el artículo

stats