Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'Excepción ibérica'

El precio de la luz sube en España tres veces menos que en Europa

El tope al gas en el mercado eléctrico logra contener los precios en los dos últimos meses, aunque menos de lo esperado | El desacople entre este combustible en el mercado ibérico y la referencia europea incrementa la diferencia entre países

El precio de la luz sube en España tres veces menos que en Europa.

Dos meses después de la puesta en marcha del tope al precio del gas en el mercado eléctrico se puede decir que el mecanismo funciona. El instrumento creado para reducir el contagio de la escalada de precios del gas en la factura de la electricidad ha logrado contener ese alza, aunque menos de lo que se esperaba, y ha hecho que España deje de ser uno de los países más caros, para ser de los más baratos. El precio de la luz en España sube ahora tres veces menos que la media de los principales países europeos. Aunque a esto último también ha influido el menor coste del combustible porque en las últimas semanas el mercado del gas ibérico (Mibgas) se ha desacoplado del mercado de referencia europeo (TTF holandés). En la comparación histórica, la electricidad sigue siendo diez veces más cara que antes del inicio de las tensiones con Rusia.

Entre el 15 de junio y el 15 de agosto, el precio de la luz en el mercado mayorista español ha registrado una media de 254,74 euros por megavatio-hora (MWh) --suma del precio ‘pool’ y la compensación--, un 35% superior a la media del mes anterior a la entrada en vigor de este mecanismo (del 15 de mayo al 14 de junio), según los datos del operador del mercado ibérico, OMIE. Mientras, el incremento medio en los seis principales países europeos (Francia, Alemania, Italia, Bélgica, Países Bajos y Reino Unido) fue del 102%. Es decir, la subida de precios en España es tres veces inferior a la de la media de esos países. "Yo siempre he calificado a los países entre primera y segunda división. En segunda siempre estaban Reino Unido, Italia y España, y en primera, el resto. Bien, pues Francia ha bajado a Segunda y Reino Unido y España hemos subido a primera", explica el experto en energía y consultor de Menta Energía, Francisco Valverde.

¿Cuánto más alto sería el precio sin tope? Es difícil de cuantificar. Según estimaciones realizados por este medio, que coinciden con los cálculos diarios publicados por el Ministerio para la Transición Ecológica, de no existir la ‘excepción ibérica’ se podría hablar de un precio medio en los dos últimos meses de 299,46 euros MWh, un 17,7% superior al actual. En cualquier caso, se trata de cuentas sobre el papel y no de una simulación real del mercado, por lo que requieren cautela. "Yo creo que desde el tope, los generadores no están ofertando de la misma manera. Aunque no puedo probarlo, si yo fuera generador y me cambiaran las reglas cambiaría la forma en que realizo mis ofertas", advierte Valverde.

¿Y cómo se refleja esto en una factura mensual? Según los cálculos del experto en mercado energético y profesor de la Universidad Pontificia de Comillas, José Luis Sancha, un consumidor con tarifa regulada (PVPC) que en marzo pagó unos 100 euros de factura, pagará en julio 81,23 euros, un 14% menos de lo que hubiera pagado sin tope.  

Los expertos coinciden en que los precios no son tan bajos como se había previsto porque el mecanismo ha entrado en funcionamiento en medio de una "tormenta perfecta" formada por la sequía y la escasez de viento, una demanda alta por las continuas olas de calor, el alza de las exportaciones a Francia (que no incluyen compensación) y el impacto "inesperado" de los costes de arranque de las centrales de ciclo combinado, según explica el consultor de Afry, Javier Revuelta. "Cuando vuelva el viento y el agua mejorará su funcionamiento hacia los precios previstos, alrededor de 130 MWh en el ‘pool’ (el precio medio de la subasta en los últimos dos meses fue de 145 euros MWh de media), pero no serán de 50 o 60 euros MWh", asegura Revuelta, quien prevé que los precios sigan altos. Este invierno, explica, el gas estará "muy, muy caro", pero después Europa tendrá que volver a comprar gas para llenar los almacenamientos, lo que mantendrá la presión sobre los precios.

Tampoco ha ayudado el hecho de que las centrales de cogeneración (térmicas anexas a la gran industria que producen vapor y electricidad al quemar gas y venden los excedentes al sistema) no reciban la compensación al gas (diferencia entre los 40 euros MWh del tope y el precio real que ha estado en una media de 145 euros MWh estos dos meses), como sí lo hacen los ciclos combinados, añade Carlos Martín Graña, responsable de operaciones de Enerjoin. "Las centrales de cogeneración tienen que producir a pérdidas –pagan el precio del gas del mercado (esos 145 euros MWh), pero son retribuidas solo por los 40 euros MWh del tope, sin la compensación— y por eso la mayoría ha decidido parar. Y en su lugar se genera más con gas", añade Graña. La cogeneración solía producir alrededor del 11% de la electricidad; en julio esa tasa fue del 4,3%. 

Con todo, aún con un ‘pool’ normal, sin tope al gas, los expertos coinciden en que el precio de la electricidad sería más bajo que el de otros países porque el precio del combustible en España (Mibgas) se ha desacoplado de la referencia europea (TTF holandés). En la actualidad es un 35% más baja. El motivo es la "capacidad de la Península Ibérica de abastecerse de gas natural licuado que hace que estemos menos a merced de la caída y las interrupciones de gas desde Rusia como ocurre en otros países", explica el director de análisis y modelización de Aleasoft, Oriol Saltó. "Al final todos los mercados son financieros. Y una 'commodity' (materia prima) te puede costar 1, 2 o 3 mientras tengas energía, pero cuando no hay, el precio es el que quieras", agrega Carlos Martín Graña

Compartir el artículo

stats