Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comercio internacional

El colapso del tráfico marítimo favorece la apertura de nuevas rutas terrestres con China

Ante la coyuntura global, las empresas de transporte por carretera amplían sus redes de transporte desde Asia

Contenedores en el puerto de Guixar y, al fondo, granito almacenado.

El colapso del transporte marítimo y los cuellos de botella que se han originado en los puertos, especialmente en los asiáticos, tensa las cadenas de suministro y podría poner en peligro las Navidades. Como todo en la vida, lo que para unos es un obstáculo, para otros supone una oportunidad. Ante esta coyuntura global, las empresas de transporte por carretera amplían sus rutas desde Asia. Lo hacen como refuerzo, para compensar la saturación portuaria y lo hacen, sobre todo, desde China.

Es el caso de Trucksters, la startup de transporte internacional por carretera implementará un itinerario que conectará China con España en 2022. “Es una ruta que operamos durante la pandemia, en 2020, y que esperamos poner en marcha el próximo año”; comenta Ramón Castro, cofundador y responsable de la oficina de Trucksters en Galicia. La idea de recuperar este recorrido parte, de hecho, de la propia demanda de los clientes. Contarán con una flota de entre 5 y 8 camiones que harán el transporte de mercancías por tramos, que tardarían unos 12 o 14 días en traer las existencias desde China hasta España. “A día de hoy, hay materiales que llegan antes por carretera que por mar”, comenta Castro. “Esta ruta tendrá sentido para sectores de alto valor añadido, sectores que tienen urgencia porque casi todo de lo que hay carencia es por la tensión de las redes logísticas, no tanto por carestía del material en sí. Los precios del transporte en barco y por carretera están muy tensionados”.

“Es una vía más cara que el transporte marítimo, por eso no se lo pueden permitir todas las mercancías”

decoration

Otros operadores de transporte por carretera también han optado por ampliar sus rutas de conexión hasta China. Es el caso de Morarte, que efectúa esta ruta entre 18 y 15 días o Ceva Logistics, uno de los principales grupos logísticos del mundo. “Es una vía más cara que el transporte marítimo, por eso no se lo pueden permitir todas las mercancías”, expone Iago Domínguez, gerente del Clúster da Función Loxística de Galicia.

En los últimos meses el transporte marítimo ha cedido terreno frente al transporte por carretera en el comercio internacional de Galicia con Asia, especialmente en lo referente a las importaciones. Al comparar los ocho primeros meses del presente ejercicio con el mismo periodo de 2019 se observa que el valor de las mercancías que llegaron de Asia a Galicia por mar sobre el total cae del 71,37% al 58,76%, es decir, 12,61 puntos porcentuales menos. Una bajada que absorbió, fundamentalmente, el transporte por carretera cuyo peso aumenta un 10%, evidencian los datos del Clúster da Función Loxística de Galicia. “Son fluctuaciones relevantes pero más del 50% del transporte continúa siendo marítimo”, recuerda Domínguez.

No deja de llamar la atención que aparatos y materiales eléctricos copen el grueso de las importaciones por carretera desde Asia. Un efecto de la crisis de los microchips que vive el sector del automóvil y que evidencia el hecho de que, en 2019, el principal flujo de mercancías en esta vía fueran los vehículos de motor y las conservas de carne o pescado. La mayoría de las mercancías que llegan por vía aérea de Oriente son prendas de vestir, aunque tienen un peso relevante también los aparatos y materiales eléctricos. “Aquellos materiales que por urgencia o valor necesitan un envío más inmediato están entrando en otros medios de transporte”, explica el experto en logística.

El valor de las importaciones asiáticas por transporte marítimo desciende hasta los 873 millones de euros, el del transporte por carretera asciende a 466,6 millones de euros, el aéreo se sitúa en 137,6 millones de euros y el ferrocarril concentra 7,7 millones de euros en importaciones desde Asia. En todos los casos, China se erige como el principal país con flujo comercial en la región, con distancia respecto al resto. El trasvase será temporal, considera Domínguez. “Estos volúmenes responden a una situación coyuntural”, opina. 

Claves destacadas

  • Caos del transporte marítimo
  • El valor de las importaciones de Asia por transporte marítimo cae del 71% que representaba sobre el total en 2019, al 58,7% en 2021.
  • Oportunidad para el terrestre
  • El transporte por carretera absorbió la práctica totalidad de esa bajada, y su peso aumenta un 10% respecto a los niveles de 2019.


  • El ferrocarril asoma la cabeza
  • El ferrocarril también se ha incrementado de forma considerable, pero continúa siendo un modo minoritario. Ha pasado de suponer el 0,01% de las importaciones en 2019 al 0,50% actual.


Compartir el artículo

stats