Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fotografía

La conquista vertical del espacio

Decenas de miles de kilómetros a cuestas en busca de espacios ocupados por gigantes de cemento, acero y cristal P Una mirada singular en un viaje fascinante por el techo de las principales ciudades del mundo

La conquista vertical del espacio

Incheon, ciudad vecina de Seúl, es un claro ejemplo de nuevos territorios que absorben población de capitales exhaustas. En la imagen, se aprecian altas torres de viviendas cimentadas en tierra rocosa que parecen maquetas de arquitectura.

La conquista vertical del espacio

Manuel Álvarez Diestro lleva más de 30 años fotografiando edificios y «ciudades en construcción», donde halla, dice, la belleza. Se ha pateado medio mundo cargando con sus cámaras, primero analógicas y desde hace años digitales. Las imágenes de este santanderino de 49 años nacen de una mirada muy especial. «Me interesan las ciudades en su proceso más incipiente, la manera en la que el ser humano ocupa y conquista espacios a la naturaleza, ya sea en un desierto, como en Egipto, Irán o Qatar, o en una zona verde subtropical como Hong Kong». La belleza de las ciudades radica en «el momento de levantarse, que es el de mayor fragilidad. Es la etapa más surrealista y salvaje», afirma.

La conquista vertical del espacio

Una buena parte de los espacios que ha captado con el objetivo forman parte de ciudades donde ha vivido: Nueva York, San Francisco, París, Londres, Seúl, Pekín, El Cairo, Beirut, Johannesburgo, Teherán, Dubái, Casablanca, Argel, hasta sumar más de 15. A ellas hay que añadir las que ha visitado —más de un centenar— con el propósito expreso de buscar rincones que inmortalizar con sus cámaras e incorporar a su impresionante producción.

La conquista vertical del espacio

A este fotógrafo trotamundos, a quien le encanta viajar, le gusta moverse por tierra, ya sea en el tren bala de China, fotografiando rascacielos a más de 340 kilómetros por hora, o en bicicleta, con largos y pausados recorridos consumidos en países como Corea del Sur. «Muchos de los edificios que capto con las cámaras se levantan en espacios de la nada, en parajes desconcertantes y surrealistas. Parecen espejismos en lugares desérticos como Dubái o Doha, en el golfo Pérsico». En su amplio catálogo hay también lugar para imágenes que muestran diferentes capas de rascacielos o fachadas de las que cuelgan centenares de antenas parabólicas.

La conquista vertical del espacio

En las fotografías de Álvarez Diestro no aparece ni una sola figura humana y en sus encuadres predominan «los ejes verticales y horizontales, a lo Piet Mondrian». El famoso pintor vanguardista holandés, impulsor de la abstracción geométrica, es uno de sus grandes referentes, como lo es también, sobre todo, el fotógrafo alemán Michael Wolf, cuya extensa obra retrata grandes metrópolis del mundo y particularmente Hong Kong.

La conquista vertical del espacio

Los trabajos de este singular fotógrafo cántabro, formado en Historia del Arte por la Universidad de Boston y que actualmente dirige el departamento de Arte y Creación de la TAI (Escuela Universitaria de Artes de Madrid), se han publicado en las mejores revistas de arquitectura del mundo, entre ellas la italiana Domus web, la holandesa Mark, la británica BluePrint o la española Arquitectura Viva. También ha tenido espacio en importantes medios de comunicación de diferentes países, como la estadounidense CNN.

Esta imagen fue captada en un tren a 300 km/h en un punto entre las dos ciudades chinas. Una conexión entre la velocidad del tren y el vertiginoso desarrollo del gigante asiático.

Vista de la ciudad de Parand, situada en la provincia de Teherán, muy cerca del aeropuerto Iman Jomeini de la capital iraní. Parecen fichas de dominó ancladas en un paisaje desértico.

La metrópoli china ha desarrollado un modelo urbanístico basado en la construcción de rascacielos, proporcionando encuentros inesperados entre edificaciones y naturaleza.

Capas de rascacielos en la nueva Marina de la ciudad de los Emiratos Árabes Unidos (EAU). Los tonos cálidos de las imponentes fachadas conectan con la luminosidad de la arena del desierto.

La capital de Qatar, como ocurre en el resto de ciudades de la península arábiga, apuesta por la construcción de peculiares rascacielos para dotar a la ciudad de una identidad propia.

En el nuevo barrio de Santa Fe de la capital mexicana, los rascacielos de lujo y de última generación se levantan en lo que en su día fue uno de los grandes basureros de la ciudad.

SEÚL

ENTRE PEKÍN Y SHANGHÁI

TEHERÁN

HONG KONG

DUBÁI

DOHA

CIUDAD DE MÉXICO

Compartir el artículo

stats