Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Referencia incuestionable en el CD Tenerife

El portero tinerfeño Samuel Pérez, voz autorizada para hablar de Nacho Martínez y Javi Díaz, cuenta maravillas de ambos fichajes

Samuel Pérez Fariña, ayer durante la pretemporada del Guadalajara. E. D.

Al igual que el CD Tenerife, otros muchos equipos del fútbol profesional y no profesional se afanan estos días en engrasar la maquinaria para la temporada que arranca en solo unos días. En el mismo proceso que los jugadores blanquiazules, en la búsqueda de su mejor nivel y puesta a punto, se encuentra en estos momentos el tinerfeño Samuel Pérez Fariña, portero recién firmado por el Guadalajara (del grupo V de Segunda RFEF) y que confiesa que entre dobles sesiones y amistosos apenas hay margen para nada en estas semanas de alta exigencia.

De pretemporada como el representativo, Samuel saca tiempo de donde no lo hay para atender a EL DÍA. Su testimonio es referencia incuestionable para testar cómo ha fichado el Tenerife, especialmente en dos de las operaciones que primero resolvió Juan Carlos Cordero. No en vano, se da la curiosa coincidencia de que el arquero isleño conoce de primera mano cómo son y cómo juegan Javi Díaz y Nacho Martínez, dos de los refuerzos ya cerrados por el conjunto blanquiazul.

Al veterano lateral izquierdo lo conoció Samu de su etapa en el Real Valladolid, con el que Martínez acaba de rubricar un ascenso; mientras que con el joven portero de la factoría del Sevilla coincidió mucho antes, y con el que forjó una estrecha relación –comparten posición en el campo– y además en este caso durante varios años consecutivos.

«Nacho me encantó como persona cuando llegué al Valladolid. Es muy gracioso, es agradable, siempre está de buenas y eso hace grupo. Siempre está disponible para cualquier cosa e intenta que el vestuario vaya bien», relata el teguestero Samu, quien subraya que el nuevo defensor blanquiazul «puede aportar mucha veteranía en el campo».

«Es un tío que defiende bien, tiene mucho recorrido, es hábil en el manejo del balón y en el control de la banda», enumera. Y a modo de anécdota, recuerda los momentos que pasaban juntos cuando ambos militaban en el club del José Zorrilla. «Siempre solíamos quedarnos al final de los entrenamientos tirando penaltis. Son buenos tiempos los que pasé con él», apunta.

Con la misma precisión puede hablar Samu de las virtudes de Javi Díaz, apuesta de Cordero para alimentar la competencia en una demarcación tan especial como la portería, donde suele haber estabilidad y pocas oportunidades para los hombres llamados a ser suplentes. A priori, en tal situación está el sevillano, al que Pérez Fariña define «como un deportista humilde, luchador y, sobre todo, muy trabajador». Con él convivió cuatro años, recuerda.

Perseverancia asegurada

«Hasta que no consigue lo que quiere, no se da por vencido. Al equipo le puede aportar mucha seguridad en la portería, para mucho y está en constante activación. Lo mejor que tiene es que nunca se rinde. Es un profesional que va a intentar ayudar al equipo lo máximo posible, también si no juega», recalca Samuel, quien considera que Díaz es un hombre óptimo para lo que buscaba el representativo.

«Cuando esté fuera, va callado la boca y ayuda lo máximo posible», destaca. Así que, por lo que él conoce y sabe, le da su particular visto bueno Samuel a ambos refuerzos blanquiazules. Ahora que el Tenerife prepara la pretemporada a pocos kilómetros de donde está él, percibe ilusión y entusiasmo después del lógico luto por la decepción mayúscula de la derrota con el Girona.

«Espero que afronten la temporada con la misma fuerza del año pasado. Se quedaron a punto del objetivo, pero lo importante es que la afición mantenga el entusiasmo, pero esta vez con el ascenso como destino final», comenta. Cuenta Samu que, en su remodelación de plantilla, el Tenerife acierta. Conviene hacerle caso.

Por lo que ya he podido comprobar, es una ciudad que tiene ganas y hambre de fútbol. Quieren volver a lo que eran antes: un equipo top y que pelee por estar en Segunda. Han tenido problemas que se están intentando solventar», revela en pleno período de pretemporada.

También se propone ascender

Tras cerrar su periplo en el Real Valladolid, con el que logró debutar al más alto nivel, Samuel Pérez afronta un nuevo reto con los colores del Guadalajara. «Se están haciendo las cosas lo mejor posible», relata el de Tegueste. Y el principal objetivo es ascender, como sucede con el Tenerife, aunque en su caso a Primera RFEF. «A mí me gustaría subir con ellos, cambiar de categoría y luego luchar por cosas bonitas. Todo en el fútbol depende de dar lo mejor de ti; y si todos lo hacemos, el final puede ser el deseado», afirma Samuel, muy considerado por jugadores propios y rivales como un gran profesional y un excelente compañero. «Lo que busco es ayudar», afirma.

Compartir el artículo

stats